Es noticia
Alemania pone en aprietos a España al dar un inédito espaldarazo a Marruecos en el Sáhara
  1. Mundo
Guiño al plan de autonomía marroquí

Alemania pone en aprietos a España al dar un inédito espaldarazo a Marruecos en el Sáhara

El nuevo Gobierno alemán intenta así superar la crisis con Rabat que la diplomacia marroquí desencadenó en marzo

Foto: Control militar de Marruecos en Guerguerat. (EFE/Mohamed Siali)
Control militar de Marruecos en Guerguerat. (EFE/Mohamed Siali)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Alemania puso el lunes en aprietos al Gobierno español al dar un inédito espaldarazo a Marruecos en el conflicto del Sáhara Occidental con el que Berlín podría resolver la crisis diplomática desencadenada por Rabat hace ya más de nueve meses. La nueva ministra de Asuntos Exteriores alemana, Annalena Baerbock (Los Verdes), aprobó un comunicado en el que, tras ensalzar la histórica relación bilateral, hace un claro guiño al reino alauí al destacar que “con su plan de autonomía presentado en 2007, Marruecos aporta una importante contribución a un acuerdo de paz” en el Sáhara Occidental.

El Gobierno alemán no llega tan lejos como el expresidente Donald Trump, que hace un año reconoció la soberanía marroquí sobre la antigua colonia española. Pero sí brinda, por primera vez, un respaldo público a la oferta marroquí formulada hace ya 14 años para intentar sortear el referéndum de autodeterminación pactado con el Frente Polisario en 1991.

Foto: Nasser Bourita, ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos. (EFE)

La autonomía propuesta por Rabat para ese territorio semidesértico, del tamaño del Reino Unido, es muy inferior a la de cualquier comunidad autónoma española. Hasta ahora, en Europa solo Francia, el país que mantiene la relación más estrecha con Marruecos, apoyaba abiertamente la autonomía.

Diplomacia a pleno rendimiento

Tras el gesto de Trump, la diplomacia marroquí no ha ahorrado esfuerzos para que los países europeos salgan de su “zona de confort”, una expresión empleada por el ministro de Relaciones Exteriores, Nasser Bourita, y sigan el ejemplo de EEUU. Con tal propósito, Rabat desató, hace ya un año, una crisis con España y, en marzo pasado, hizo otro tanto con Alemania.

En ese momento, las autoridades marroquíes se disgustaron al conocer la reacción alemana ante la decisión de Trump. Lejos de la cautela española, el embajador de Alemania ante Naciones Unidas, Christoph Heusgen, pidió en diciembre de 2020 una reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad dedicada al tema, describió el Sáhara como un territorio “ocupado” al que Marruecos había enviado “colonos” y atribuyó a Rabat la responsabilidad de la reanudación de la guerra. Niels Annen, entonces secretario de Estado de Asuntos Exteriores, fue aún más contundente en una entrevista con 'Der Spiegel'. “Rechazamos el reconocimiento [por Trump] a costa de una de las partes”, declaró.

Foto: El presidente Emmanuel Macron y el rey Mohamed VI en 2018. (Reuters)

Desde hace 13 meses, Marruecos y el Polisario libran una guerra de baja intensidad —bombardeos sin apenas movimientos sobre el terreno— a lo largo del muro de defensa que el Ejército marroquí construyó en los años ochenta en el Sáhara Occidental.

El diablo está en los detalles

El espaldarazo alemán a Rabat es matizado, porque el comunicado de la cancillería también señala, aunque aparente ser contradictorio, que “la posición del Gobierno federal sobre este asunto sigue siendo la misma desde hace décadas”. La prensa digital marroquí, afín a las autoridades de Rabat, resaltaba, sin embargo, anoche la “señal positiva” del nuevo Ejecutivo de Berlín. Su reacción de satisfacción hace presagiar que el comunicado servirá para que Rabat dé por terminada la crisis y obtenga así los 1.200 millones de euros de ayuda alemana al desarrollo apalabrados el año pasado.

Más aún que la postura alemana sobre el Sáhara, a Rabat le importa la española. España es la antigua potencia colonial y por eso parte de la comunidad internacional tendrá muy en cuenta sus pronunciamientos. El presidente Pedro Sánchez ha multiplicado desde el verano los gestos conciliadores hacia Marruecos. El de mayor calado fue la salida del Gobierno, en julio, de la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, convertida en la 'bestia negra' de Rabat por haber apostado por hospitalizar, en Logroño en abril, a Brahim Ghali, el líder del Polisario gravemente enfermo de covid-19.

Foto: Pedro Sánchez y Ángela Merkel durante una reunión en Berlín en 2020. (EFE)

Lo que no ha hecho el Ejecutivo español ha sido modificar o matizar públicamente su postura sobre el Sáhara. Permanece alineado con las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Por eso, el palacio real de Marruecos, el verdadero centro del poder, prorroga la crisis con España. La embajadora marroquí en España, Karima Benyaich, no se ha reincorporado a su puesto en Madrid y el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, no logra que le den cita en Rabat para ir allanando el camino de la reconciliación.

Aunque solo introduzca un pequeño cambio en su lenguaje sobre el Sáhara, el comunicado de la cancillería alemana, que dirige ahora Baerbock, pondrá más presión sobre el Gobierno de Pedro Sánchez para que también haga un gesto a favor de Marruecos en el conflicto del Sáhara.

En España sí hay políticos de peso socialistas, como el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero o el exministro de Defensa José Bono, que se han mostrado partidarios de resolver el conflicto del Sáhara otorgando a ese territorio una autonomía, pero siempre en el marco del Reino de Marruecos.

Alemania puso el lunes en aprietos al Gobierno español al dar un inédito espaldarazo a Marruecos en el conflicto del Sáhara Occidental con el que Berlín podría resolver la crisis diplomática desencadenada por Rabat hace ya más de nueve meses. La nueva ministra de Asuntos Exteriores alemana, Annalena Baerbock (Los Verdes), aprobó un comunicado en el que, tras ensalzar la histórica relación bilateral, hace un claro guiño al reino alauí al destacar que “con su plan de autonomía presentado en 2007, Marruecos aporta una importante contribución a un acuerdo de paz” en el Sáhara Occidental.

Sáhara Reino Unido Noticias de Alemania Noticias de Marruecos Pedro Sánchez
El redactor recomienda