Es noticia
Menú
Así es el milagro pandémico holandés: más ofertas de trabajo que desempleados
  1. Mundo
106 ofertas por cada 100 parados

Así es el milagro pandémico holandés: más ofertas de trabajo que desempleados

Es la primera vez en medio siglo que el país dispone de más vacantes de empleo que personas paradas en busca activa de trabajo, una anomalía en plena pandemia

Foto: Un empleado trabaja en el restaurante De Kas, en Ámsterdam. (EFE)
Un empleado trabaja en el restaurante De Kas, en Ámsterdam. (EFE)

El mercado laboral de Países Bajos está cerca de asfixiarse por su propio éxito. La recuperación pandémica ha provocado un incremento sin precedentes en las vacantes de empleo que choca con las bajas cifras de desempleados que buscan activamente un trabajo. Los números dan fe de esta situación inédita. Durante el segundo trimestre de 2021, por cada 100 personas en paro, había 106 puestos de trabajo en oferta. A los empresarios les cuesta cada vez más encontrar asalariados y a muchos desempleados no les interesan los puestos ofertados.

“No hemos visto algo así en 50 años”, sentencia sorprendido Peter Hein van Mulligen, economista jefe de la Oficina Nacional de Estadísticas (CBS). En economía, esto tiene un nombre: mercado laboral ajustado. Y en pandemia, mientras muchos países ven inflarse las listas del paro, a este fenómeno se lo puede denominar el milagro holandés.

Foto: Mark Rutte en un Consejo Europeo en octubre de 2020. (Reuters)

La tensión del mercado laboral ya se había incrementado durante el primer trimestre de este año, pese a que la hostelería y el sector cultural no pasaban por su mejor momento por los cierres y a que la vigencia de un toque de queda limitaba la actividad nocturna a lo esencial. En enero, febrero y marzo, el número de vacantes por cada 100 desempleados pasó de 57 a 73 puestos de trabajo ofertados, aunque eso seguía estando por debajo del segundo trimestre de 2019, cuando había 93 vacantes por cada 100 parados en busca activa de empleo. Al inicio de la pandemia, la oferta de empleo había disminuido.

Los expertos señalan que la escasez en el mercado laboral neerlandés ya tendía a aumentar antes de la aparición del coronavirus, pero la pandemia provocó una escasez adicional de empleo temporal. “Hay una escasez de trabajadores migrantes que han regresado a Europa del Este durante la pandemia”, señalan los economistas de la CBS. Pero la otra clave está en el apoyo gubernamental a las empresas, que ha garantizado que siga habiendo empleo. “Eso se refiere a empleos en empresas que se habrían ido a la ruina si no fuera por las ayudas. Ahora la gente ha podido mantener un puesto de trabajo que, de otra manera, habrían perdido”, agregan.

"Hay una escasez de trabajadores migrantes que han regresado a Europa del Este durante la pandemia", señalan los economistas de la CBS

Esto ha permitido que el desempleo haya caído durante tres trimestres consecutivos. En abril, mayo y junio, había 307.000 personas en el paro, lo que supone un 3,3% de la población activa en Holanda, y se registró un récord de creación de 327.000 puestos de empleo. El aumento de puestos de trabajo en oferta también se vio beneficiado por el fin del confinamiento y la reapertura de la actividad no esencial en el segundo trimestre. En esos meses, hubo dos fenómenos: empezaron a trabajar más personas en paro que aquellas que perdieron su empleo y el número de personas que dejaron de buscar trabajo fue prácticamente el mismo que el de desempleados buscando trabajo, según la CBS.

Otra razón subyacente de la situación es el envejecimiento de la fuerza laboral. La escasez de mano de obra más aguda se da en las oficinas gubernamentales y la educación, donde la edad media de los empleados aumenta más rápidamente que en otros sectores. "Desde 1971, no ha habido un año en que el número de vacantes sin cubrir se haya acercado al número de personas sin trabajo", aseguró al diario 'NRC' Pieter Hein van Mulligen.

Reclutar cocineros desde España

La escasez de desempleados también ha llevado a salarios más altos en muchos sectores, según los convenios colectivos de trabajo y un análisis del banco ABN Amro. Los sueldos iniciales están aumentando —generalmente, los jóvenes obtienen contratos flexibles y salarios más bajos cuando ingresan al mercado laboral— y hay más personas que consiguen un ascenso que conlleva un aumento salarial.

Foto: Carteles de 'se alquila' en las calles de Ámsterdam. (EFE)

La industria de la restauración se ha enfrentado este verano a una escasez de personal sin precedentes, tanto, que los propietarios han tenido que ponerse el delantal y echar una mano en la cocina, adaptarse a las nuevas tecnologías para que los clientes pidan la comida a través de una 'tablet' —mucho personal de 'catering' se fue durante la pandemia a trabajar en las juntas de sanidad local, mejor remuneradas que la hostelería— y buscar cocineros en Portugal, Grecia y España. “Recibo peticiones de todo tipo de emprendedores de hostelería: desde el restaurante de la esquina hasta hoteles cinco estrellas en Ámsterdam y restaurantes Michelin”, asegura a NOS Dich van Ostand, de la empresa de selección de personal Koks uit Spanje.

La mayoría de estas vacantes se encuentra en el comercio, los servicios empresariales y, por supuesto, la salud. Estos tres sectores representan la mitad de las ofertas de trabajo disponibles en Países Bajos. En la industria hotelera, la cifra de vacantes se duplicó y al final el número total de puestos de trabajo en el mercado aumentó en 133.000 en el último trimestre. Las tiendas de comestibles diarios se han mantenido razonablemente intactas durante la aplicación de restricciones. “De hecho, debido al cierre de la restauración, muchos supermercados y tiendas especializadas como carnicerías, queserías y 'catering' han experimentado un crecimiento significativo en su facturación”, subraya un recolector de datos de locales comerciales, Locatus.

placeholder Jóvenes pasean frente a una cafetería en Ámsterdam. (EFE)
Jóvenes pasean frente a una cafetería en Ámsterdam. (EFE)

No obstante, no todo son buenas noticias. Según el diario económico neerlandés 'Financieele Dagblad', la pandemia condujo a un claro deterioro de las calles comerciales de las ciudades más grandes del país (Ámsterdam, Utrecht, Róterdam y Eindhoven) y aumentó la desocupación de los locales minoristas. Para cambiar el rumbo, algunos propietarios de locales comerciales han reducido los alquileres. El precio del metro cuadrado en las mejores ubicaciones de Ámsterdam ha bajado de 2.700 a 2.250 euros en nuevos contratos, según la inmobiliaria Colliers. En Utrecht, los precios de las mejores ubicaciones comerciales del casco antiguo cayeron en torno a un 40% en un año. El año pasado, la cantidad de tiendas físicas disminuyó en casi 900, calculó la CBS.

Vuelta al crecimiento

Tras cuatro trimestres de contracción, la economía neerlandesa volvió a crecer un 3,1% en este último. Aunque la economía aún no ha vuelto a los niveles anteriores a la pandemia, la flexibilización de las restricciones, con la reapertura de prácticamente toda la actividad —a excepción del ocio nocturno y las discotecas—, ha dado un respiro a la economía. Con la reapertura de la restauración y los comercios, los ciudadanos han vuelto a gastar más dinero, aunque el consumo aún no ha vuelto al nivel de 2019.

El gasto estatal (test, vacunas, material) aumentó durante la pandemia. Pero quien más se está beneficiando es el sector del comercio, que creció no solo en comparación con 2020, sino también con 2019. En junio pasado, las exportaciones fueron un 9,3% más altas que en junio de 2019, con la exportación de productos metálicos, equipos de transporte, máquinas y productos químicos.

Foto: Thierry Baudet, líder del FvD holandés. (EFE)

El Gobierno de Mark Rutte pretende abandonar las pocas restricciones aún vigentes en el país el próximo 1 de noviembre, si la vacunación y las hospitalizaciones lo permiten. Además, la distancia social, el metro y medio que se debe mantener en interiores y exteriores con otras personas para minimizar la posibilidad de contagio, pasará a la historia a partir del 20 de septiembre. No está claro que esto vaya a producirse, pero es lo que tiene planeado el Ejecutivo, que tiene previsto escuchar primero a los expertos antes de, prácticamente, declarar el fin de la pandemia.

En principio, habrá que esperar a ver qué pasará con el ocio nocturno y las discotecas, que habían estado cerradas desde marzo de 2020. Rutte y Hugo de Jonge, ministro de Sanidad, decidieron justo antes de verano que era un buen momento para permitir que la gente baile en un espacio cerrado, sin mascarillas, ni distancia social ni ventilación, siempre que se hayan vacunado, recuperado del covid-19 o se hayan hecho un test de antígenos. La experiencia no fue nada buena, dado que estar vacunado o hacerse un test rápido no impide la circulación del virus. Dos semanas después de reabrir las discotecas, los casos pasaron de 800 diarios a volver a los 15.000 positivos cada 24 horas y el ocio nocturno tuvo que cerrar de inmediato. Muchas discotecas incluso tomaron la decisión de forma independiente para no poner en riesgo a su personal y sus clientes.

De Jonge: "Esto es una elección personal libre. Pero la libertad también implica responsabilidad"

El sistema de los test para el acceso a ciertos locales y eventos ya no rige tanto como antes de verano, porque esa estrategia no sirvió para evitar contagios, pero sí se recuperará parcialmente en las próximas semanas para la industria hotelera, festivales, eventos deportivos, cines y teatros con más de 75 invitados o visitantes. Para entonces, los test ya no serán gratis porque a partir de mediados de septiembre todo aquel que se haya querido vacunar habrá tenido la oportunidad de hacerlo ya con las dos dosis y habrían pasado ya las dos semanas de rigor para desarrollar anticuerpos.

De momento, la vacunación seguirá sin ser obligatoria. “No vamos a hacer algo así, esto es una elección personal libre. Pero la libertad también implica responsabilidad”, afirmó De Jonge. Según los datos actuales, parece que 1,8 millones de personas no se vacunarán en Países Bajos. Para alentar a más gente a inyectarse las dos dosis, se enviarán unidades móviles de vacunación a las zonas donde la tasa es baja y también se ofrecerán inyecciones en las escuelas y universidades. Salvada la economía, la vuelta a la normalidad social está en sus manos.

El mercado laboral de Países Bajos está cerca de asfixiarse por su propio éxito. La recuperación pandémica ha provocado un incremento sin precedentes en las vacantes de empleo que choca con las bajas cifras de desempleados que buscan activamente un trabajo. Los números dan fe de esta situación inédita. Durante el segundo trimestre de 2021, por cada 100 personas en paro, había 106 puestos de trabajo en oferta. A los empresarios les cuesta cada vez más encontrar asalariados y a muchos desempleados no les interesan los puestos ofertados.

Ámsterdam
El redactor recomienda