Los liberales de Rutte ganan las elecciones en Países Bajos, pero necesitará formar coalición
  1. Mundo
según sondeos a pie de urna

Los liberales de Rutte ganan las elecciones en Países Bajos, pero necesitará formar coalición

Mark Rutte y su partido liberal VVD habrían ganado las elecciones generales en Países Bajos, según sondeos a pie de urna. En segundo lugar, los progresistas del D66

placeholder Foto: Rutte tras votar en La Haya. (EFE)
Rutte tras votar en La Haya. (EFE)

Por cuarta vez consecutiva, el primer ministro Mark Rutte y su partido liberal VVD ganó las elecciones generales celebradas el miércoles en Países Bajos. Con el 90% escrutado, el centro derecha mejoró su resultado en dos escaños hasta 35 de los 150 que tiene el Parlamento —en línea con lo que pronosticaban las encuestas durante la campaña electoral—. Sin embargo, siguen sin ser suficientes para gobernar en solitario, por lo que deberá volver a formar una coalición de varios partidos.

En segundo lugar quedó el partido progresista D66, liderado por la ministra de Cooperación Exterior, Sigrid Kaag, que obtuvo un resultado histórico para su formación en estos comicios sumando ocho escaños más y llevando su representación a 24 diputados. Esto supone un golpe en las urnas para la ultraderecha de Geert Wilders (PVV), que se se habría dejado tres escaños y pasaría a ser la tercera fuerza política con 17 diputados.

“Compatriotas, estoy muy orgulloso”, subrayó Rutte en su primera reacción, en la que alertó de que “la agenda que tenemos por delante es muy grande, hay que seguir dirigiendo Países Bajos durante la crisis del coronavirus en las próximas semanas y meses”, lo que exige apoyo a las pymes, y la gestión de los problemas del mercado inmobiliario y el cambio climático, agregó el primer ministro, que tiene 54 años.

Los democristianos de la CDA —del ministro en funciones de Finanzas, Wopke Hoekstra, a la cabeza— también habrían resultado castigados en las urnas, con un descenso de cuatro escaños y cuartos en el cómputo general con 15. Así como los verdes de GroeLinks se quedan con siete y los socialistas del PS con nueve.

Foto: Mark Rutte abandona el Palacio Real, en la Haya, tras anunciar su dimisión el pasado 15 de enero. (Foto: Reuters)

Hasta 17 partidos podrían obtener representación parlamentaria, incluyendo cuatro nuevas formaciones como la europeísta Volt, que entraría en la cámara por primera vez con tres escaños. A estos comicios se presentaron 37 partidos políticos y más de 1.500 candidatos, cifra récord para Países Bajos. También lograría tres escaños la ultraderecha JA21, una escisión de Foro para la Democracia (FvD), liderado por Thierry Baudet, que crecería con fuerza hasta ocho escaños, seis más que ahora. Finalmente, el grupo de los granjeros BBB y el antirracista BIJ1 sumarían cada uno un representante.

Si se confirman estos resultados de la agencia de investigación Ipsos, publicados por la televisión neerlandesa NOS, Países Bajos abrirá una fase de duras negociaciones para formar una coalición entre varios partidos que sumen al menos 76 escaños. Estas cifras solo incluyen las votaciones hasta media hora antes del cierre de los colegios electorales, y se actualizarán más adelante con un sondeo a pie de urna más completo, a medida que se avanza en el conteo de votos a todos los colegios electorales.

Varias opciones sobre el tablero

Además del primer ministro, la otra gran ganadora de la noche ha sido Kaag, nueva líder del partido progresista y ministra (en funciones) de Comercio Exterior y Cooperación. Esta funcionaria con décadas de experiencia en la ONU le ha hecho sombra en los debates electorales al primer ministro y ha logrado neutralizar a Hoekstra, cabeza de lista del CDA. En general, los partidos de la coalición, VVD, CDA y D66, parecen haber salido ilesos de su gestión de la pandemia y podrían incluso apostar por la continuidad en la coalición que gobernará Países Bajos hasta 2025. Sin embargo, hay varios opciones más sobre el tablero.

"¡Qué noche tan maravillosa! Vuestro apoyo a nuestros ideales es abrumador. Estoy muy agradecida. Por supuesto, también felicitaría a los demás ganadores esta noche. Empezamos ya, el futuro no espera", dijo Kaag, de 59 años, en un mensaje en Twitter, acompañado de una elocuente imagen donde se la puede ver celebrando subida sobre la mesa, con su equipo aplaudiendo y levantando los brazos en señal de victoria.

La única posibilidad descartada por Rutte, conocido como el "camaleón neerlandés" por su capacidad para pactar a izquierda y derecha, es la entrada de la ultraderecha en el Gobierno. Pese a la caída de Wilders, la subida de Baudet y la entrada de JA21 refuerza su posición en el hemiciclo neerlandés, aunque muy dividida. “Seguimos siendo el tercer partido de Países Bajos y probablemente el partido de oposición más grande”, recordó Wilders. "Mostraremos la fuerte voz del PVV desde la oposición. Tengo mucha energía para eso y estoy deseando que llegue el momento", añadió.

Con todo a favor

Concluye así una campaña peculiar, precipitada por un escándalo del que luego no se habló. El Gobierno presentó su dimisión en bloque en enero por un caso en el que la Agencia Tributaria acusó erróneamente a más de 33.000 familias de fraude fiscal con unas ayudas para pagar los cuidados de sus hijos (guarderías o niñeras) y las obligó a devolver cantidades ingentes de dinero, en plazos imposibles, lo que los llevó a la ruina, al divorcio o a lidiar con problemas psicológicos. Rutte dijo que tenía responsabilidad directa, se disculpó y pasó página. El tema apenas se mencionó en los debates.

Foto: Funcionarios electorales reparten el enorme número de papeletas de cara a las elecciones parlamentarias en Nijmegen, Países Bajos. (EFE)

Estas han sido las primeras generales que se celebran en la Unión Europea desde marzo del año pasado y han sido un reflejo de meses de incertidumbre. Una campaña gris y aburrida, en la que Rutte ha liderado cómodamente las preferencias en todo momento, coronada por una elección repartida en tres días para evitar las aglomeraciones. Pese a ello, la participación estimada ha sido de casi el 83 por ciento, superior a la de 2017 y máximos desde 1986.

Los partidos tampoco trataron de lucirse con sus temas. El cambio climático, el futuro de los jóvenes, los impuestos corporativos o la educación se han visto relegados a un segundo plano por el omnipresente coronavirus. Así que Rutte las ha tenido todas consigo. Ha sido la figura pública estos meses y ahora ha podido dirigir a su gusto los debates como futuro primer ministro. La inestabilidad de la pandemia también ha hecho que pocos sean capaces de poner sobre la mesa cómo será la vuelta a la normalidad y cómo se afrontará la crisis económica y social que resultará de tantos meses de confinamientos y cierres de negocios.

Foto: Vistas del centro de La Haya el pasado 20 enero. (EFE)

Ahora queda ver cómo encara Rutte la negociación de una nueva coalición. Durante la campaña, el primer ministro propuso dividir la formación de una coalición en dos fases: primero un Plan Nacional de Recuperación inmediatamente después de las elecciones y, después, dedicar el tiempo necesario a definir otros puntos de la futura coalición. Su objetivo es evitar un escenario como el de 2017, cuando la fragmentación política lo obligó a dedicarse meses a negociar cada uno de los puntos del acuerdo de coalición. Pero con la pandemia apretando y la urgente necesidad de acelerar la campaña de vacunación, esta vez no hay tanto tiempo.

Elecciones en Holanda
El redactor recomienda