Más allá de AMLO: ventanas de oportunidad pese al elefante en la sala mexicana
  1. Mundo
TERRENO MINADO, PERO FÉRTIL

Más allá de AMLO: ventanas de oportunidad pese al elefante en la sala mexicana

La pandemia y el presidente Andrés Manuel López Obrador suponen los principales retos para la inversión española en México, pero existen sectores que todavía están desaprovechados

placeholder Foto: Jeanett M. Orozco prepara comida tras la barra del bar-restaurante Pinche Venancio. (Foto: Alejandro Hernández)
Jeanett M. Orozco prepara comida tras la barra del bar-restaurante Pinche Venancio. (Foto: Alejandro Hernández)

“Sobrevivimos al año”. Decir esa frase en México, el país que la agencia Bloomberg considera el peor lugar para vivir durante la pandemia entre las principales 53 economías del mundo, es un logro. Jeanett M. Orozco resume así lo que ha vivido con el restaurante de cocina española que tiene en la Ciudad de México con su esposo, el artista plástico Miguel Ezpania, ambos de 54 años. La pareja abrió hace cuatro años el bar-restaurante Pinche Venancio, un nombre que juega con la palabra para designar a un ayudante de cocinero, pero también una grosería que puede usarse de forma afectiva en México. Decorado con una estética de fábrica vieja y las irreverentes piezas de Ezpania en las paredes, solía llenarse de amigos hasta la madrugada. En enero de 2020, decidieron mudar su negocio a otra locación en la misma alcaldía Benito Juárez, una de las zonas más prósperas del país.

Entonces llegó la pandemia. Sin las bebidas, los eventos y una clientela fiel reducida, los ingresos cayeron. “Hemos aprendido a resistir, hemos utilizado nuestro ingenio”, dice Jeanett. Ajustaron su horario, redujeron su menú y promovieron entre sus nuevos vecinos las comidas para llevar: tortilla, fabada, croquetas y los sábados de paella (“Pinche Paella”), que se puede agotar en unas horas. Cuando el nivel de hospitalizaciones y casos de covid obligan a la Ciudad de México a cerrar los negocios, los pedidos a domicilio suben. “Para lo que nosotros ingresábamos hace dos años, pues hemos bajado, como todo el mundo”, lamenta Miguel. “Gracias a dios no hemos tenido que cerrar”.

No todos han sido tan afortunados. De acuerdo con cifras de la Cámara Nacional de Comercio, tan solo en la capital del país quebraron 37.800 negocios y el PIB cayó un 8,5% durante 2020. El impacto en los sectores turístico (una caída del 53%) y automotriz, donde empresas españolas tienen grandes inversiones, también son importantes. Para los analistas, las consecuencias de la pandemia podrían implicar una lenta recuperación del consumo interno y un ensimismamiento en las relaciones regionales. Pero también señalan áreas de oportunidad en manufactura y estabilidad en el sector financiero, de gran peso por la presencia de la banca española en el país. La Cámara Española de Comercio destaca también que México cuenta con una economía "fuertemente diversificada y con un firme peso industrial", además de un creciente mercado de bienes de consumo.

Foto:

En todo caso, los retos van más allá de la pandemia. En un país con un sistema político presidencialista que confiere al mandatario un enorme poder de decisión, el jefe de Estado actual, Andrés Manuel López Obrador, se ha convertido en uno de los mayores factores de riesgo para la inversión española. El giro en la política energética del Gobierno de México, que favorece a empresas estatales sobre las privadas, ha causado preocupación en el sector. “Las empresas españolas que invertimos seguimos apostando por México, pero en el panorama actual nos encontramos con decisiones que no favorecen esta apuesta", dijo el presidente de la Cámara Española de Comercio, Antonio Basagoiti, durante un evento el 4 de marzo con el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría. "Para atraer inversión, México debe tener regulaciones estables, predecibles y, de manera importante, respetar los compromisos adquiridos previamente”, afirmó Gurría por su parte.

Los sectores donde invertir

Más que el intercambio de bienes, entre ambos países prima la inversión directa. Según el último reporte de la Secretaría mexicana de Economía, a España corresponde el 13.7% de la inversión extranjera directa en 2020, con un monto de 3 mil 998 millones de dólares, solo por debajo de Canadá (14.5%) y Estados Unidos (39.1%). Para Jaime Sempere, doctor en Economía del Colegio de México que ha estudiado a fondo la relación entre ambos países, España está “siempre buscando mercados” y el de México es uno en expansión.

La recuperación del país, considera, tendría que superar la respuesta económica del Gobierno de López Obrador. Como otros líderes populistas, AMLO, como se le denomina frecuentemente, llegó a desestimar la gravedad de la pandemia que para inicios de marzo había dejado más de 190 mil muertes y uno de los índices de letalidad más altos del mundo: alrededor del 11 por ciento, que según especialistas se debe a la renuencia del Gobierno a expandir las pruebas de Covid. El presidente mexicano, quien asegura encabezar el abandono del modelo neoliberal, forjó parte de su carrera política criticando los rescates bancarios y el incremento de la deuda externa durante gobiernos pasados. Por ello, no fue sorprendente su decisión de invertir en estímulos alrededor del 1% del PIB, frente a la media de 6% en economías emergentes. “Mientras que en todo el mundo los gobiernos han apoyado el empleo, en México no ha sido así”, explica Sempere. “Hay sectores que pueden quedar muy dañados y el consumo interno puede tardar más en recuperarse que en otros países”, añade, aunque acota que es difícil hacer predicciones y que la recuperación económica de México también dependerá de la de Estados Unidos.

Foto:

En ese sentido, el rescate económico de 1.9 billones de dólares aprobado por el Capitolio y el ritmo de vacunación en el país vecino representa buenas noticias. De acuerdo con la OCDE, la economía estadounidense se recuperará dos veces más rápido de lo esperado. Además, señala Guillermo Jiménez, profesor de negocios internacionales del Tec de Monterrey en la Ciudad de México, la interrupción en las cadenas de suministros derivadas de la pandemia perfilan un impulso hacia estrechar los lazos entre países vecinos.

“En esa lógica de regionalización del comercio internacional no hay buenas perspectivas para la relación México-España”, admite Jiménez, quien vivió décadas en España y prefiere hablar de un “estancamiento” en las relaciones, más que una caída. “Lo que podemos esperar de un mundo poscovid es un México mucho más ensimismado en su relación con Estados Unidos”. Esa tendencia a estrechar las relaciones regionales vino incluso antes de la pandemia con la negociación del Tratado México, Canadá, Estados Unidos (T-MEC) en 2018, que renovó al TLC de América del Norte para cumplir una promesa electoral de Donald Trump.

Andrés Manuel López Obrador se ha convertido en uno de los mayores factores de riesgo para la inversión española

Sin embargo, esto abre una ventana de oportunidad para las empresas españolas, que ya representan el 20% del sector de autopartes en México. Para Jiménez, una área de oportunidad que no se ha aprovechado es la manufactura. “México tiene un sector manufacturero robusto, sólido, que tiene una gran relación con Estados Unidos", señala, y el país podría servir como "una plataforma al capital español para que pueda entrar a un mercado tan importante como Estados Unidos”.

De momento, es el sector financiero, con una participación de 39.7% por BBVA y Santander el que representa la inversión más importante de España en México y no se prevén afectaciones drásticas en el corto plazo, considera Jiménez. Al menos no por la pandemia.

placeholder Terraza del Pinche Venancio. (Foto: Alejandro Hernández)
Terraza del Pinche Venancio. (Foto: Alejandro Hernández)

Ricardo Monreal, líder en el senado mexicano de la bancada de Morena, el partido en el poder, ha flotado en al menos tres ocasiones la idea de incrementar la regulación de cobros en el sector bancario en un intento de impulsar la inclusión financiera. Tras el primer amago en 2018, Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM) ha presumido que muchos bancos redujeron en los últimos años el número de cuotas, para intentar frenar la regulación. Pero de seguir adelante con la idea, podrían existir roces importantes con España, advierte Jiménez.

La relación de la administración de AMLO con la de Pedro Sánchez, a quien recibió en 2019, es cordial, pero complicada. Al menos en el papel, existe una afinidad ideológica en ambos gobiernos, algo que ha servido como boya ante la insistencia de López Obrador de pedir al rey Felipe VI que se disculpe por la conquista de México. La maniobra puede que traiga réditos al interior para el Mandatario, pero tiene pocas posibilidades de afectar las relaciones. “Son fuegos artificiales, que hacen más ruido que otras cosas”, considera Sempere. Pero advierte: “De todas las acciones de AMLO, la única que afecta las relaciones económicas México-España es la nueva ley de reforma energética”

A contracorriente de la tendencia de muchos líderes progresistas de abandonar los combustibles fósiles, López Obrador apuesta en grande por ellos. Como opositor, fue un duro crítico de la reforma energética de su antecesor en el cargo, Enrique Peña Nieto (2012-2018), quien abrió la industria a la inversión privada, tema tabú por décadas en un país donde la expropiación petrolera de 1936 es día feriado. Desde su llegada al poder en 2018, AMLO ha tratado de desmantelar la reforma poco a poco, con normas que no han prosperado ante la Suprema Corte de Justicia.

Foto: El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. (EFE)

Esto ya ha provocado algunos roces. La española Iberdrola, frecuentemente criticada por AMLO, prometía una inversión de hasta 5 mil millones de dólares durante la presente administración federal, en nuevas centrales de generación, tanto a gas como renovables, durante el periodo 2019-2024. Sin embargo, el Presidente de la eléctrica, Ignacio Sánchez Galán, afirmó en octubre pasado que podrían descartar iniciar nuevos proyectos.

Con la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, que entró en vigor el 10 de marzo, el Gobierno daría prioridad a la electricidad producida por la estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE). Aunque AMLO la defiende como necesaria para combatir a "empresas extranjeras corruptas", los críticos han dicho que la energía obtenida será de fuentes más “sucias” y caras para los consumidores, mientras que la obtenida de fuentes “limpias” quedará relegada. “Estas partes pueden afectar negativamente a las empresas españolas en el sector, que se pueden ver desplazadas por la empresa pública”, señala Sempere. Sin embargo, apunta a un largo litigio.“Esta ley va a originar un montón de procedimientos legales tanto internos como internacionales para México y su aplicación va a ser difícil”.

Para Sempere un área de oportunidad sigue clara: la expansión del mercado mexicano a mediano plazo. "El sector de alimentos y bienes de consumo es cada vez mayor en México, unido a un paulatino crecimiento de las clases medias", señala por su parte la Camescom.

Frente al mostrador de Pinche Venancio, Miguel y Jeanett se dan un respiro después de entregar un pedido a contrarreloj y se quitan el cubrebocas un momento para inhalar profundo. Siguen haciendo planes al aire sobre el local. Ella habla sobre entrar a Uber Eats, plataforma de comida rápida que se ha popularizado en la Ciudad de México durante la pandemia, aunque de momento no puede invertir en ello. “Está bastante carito. No tienes esa lana (dinero) al principio”, dice. Pero en un país que tiene apenas el 2.2% de su población vacunada contra el Covid, no se ve para cuándo caerá la popularidad de la comida para llevar. “A lo mejor cuando tenga más ingresos", confía Jeanett, "porque sí conviene".

México López Obrador Enrique Peña Nieto Inversión extranjera PIB Rey Felipe VI Inversión exterior
El redactor recomienda