de ocho y 10 años

Segunda cadena perpetua por matar a sus hijas "impuras" bajo la influencia de su secta

La acusada convivía con los miembros del culto en una granja de marihuana en la que aseguraban que sus hijas eran una "aberración" y "debían ser purgadas"

Foto: Nashika Bramble, condenada por segunda vez a cadena perpetua en Colorado (EE.UU) por provocar la muerte de sus dos hijas menores. (San Miguel Sheriff)
Nashika Bramble, condenada por segunda vez a cadena perpetua en Colorado (EE.UU) por provocar la muerte de sus dos hijas menores. (San Miguel Sheriff)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Nashika Bramble, residente en Telluride (oeste de Colorado), fue sentenciada este martes a cadena perpetua por la muerte de sus hijas —de 8 y 10 años—, a quienes en 2017 abandonó dentro de un automóvil en una zona de montañas al considerar un grupo religioso al que pertenecía que las niñas eran "impuras". La defensa de la acusada pidió revocar la condena alegando que su clienta se encontraba bajo la "influencia de una poderosa líder religiosa" conocida como Madani Ceus.

Según información revelada durante el juicio, meses antes de las muertes de las niñas Bramble se había afiliado a un "grupo religioso itinerante", con creencias apocalípticas y dedicado a "trabajar la tierra".

Los cuerpos de las menores, encontrados en estado de descomposición, fueron hallados el 8 de septiembre de 2017 en el automóvil en el que habían sido abandonadas cerca de la localidad de Norwood, en el suroeste de Colorado, pero la fecha exacta de las muertes no se ha podido determinar.

En declaraciones al Buró de Investigaciones de Colorado, reproducidas en vídeo durante el proceso, Bramble dijo que los dirigentes del culto le indicaron que las niñas eran "una abominación" y que, por eso, debían ser "purgadas" tras el eclipse de sol del 21 de agosto de 2017.

Más tarde, Bramble también fue "eliminada" por el culto y dejada dentro de un vehículo para que allí muriese, pero la mujer logró escapar y alertar a residentes locales, que a su vez llamaron al alguacil del Condado San Miguel.

Debido a las acusaciones de asesinato en primer grado y a las circunstancias agravantes, pues las niñas murieron de sed e inanición, la jueza Keri Yoder, del Séptimo Distrito Judicial de Colorado, impuso a Bramble la pena máxima permitida por la ley.

Yoder no aceptó la petición de reducción de condena del abogado defensor de oficio, quien argumentó que Bramble había actuado "bajo amenaza de fuerza" o "fuerza y violencia". La jueza indicó que la mujer podía haber escapado del culto, como lo hicieron otras personas.

En una granja de marihuana en Norwood

Por su parte, Ceus, la líder religiosa, su esposo, Ashford Archer, y otras personas vinculadas al culto como Ika Eden, una jamaiquina ayudante de Ceus, y Alec Blair, quien invitó al grupo a vivir en su granja de marihuana en Norwood, también enfrentaron cargos por asesinato.

Archer fue condenado en marzo a 24 años en prisión; Eden no irá a juicio por enfermedad mental, y a Blair, quien se declaró culpable de complicidad en mayo de 2018, le anularon otros cargos cuando accedió a cooperar con los investigadores. El juicio de Ceus comenzará el 13 de enero de 2020, en un lugar aún no determinado.

Debido a ese proceso, los cuerpos de las niñas aún permanecen preservados como evidencia y solo serán sepultados cuando concluya el procedimiento contra Ceus.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios