EL PADRE FUE QUIEN ORDENÓ EL ASESINATO

Matan a una mujer por negarse a casarse con un hombre que pagó 40 vacas por ella

El padre de la joven y un hombre han sido detenidos y se enfrentan a diversos cargos por el asesinato

Foto: En Sudán del Sur es habitual el pago de dotes con vacas (G. Araluce).
En Sudán del Sur es habitual el pago de dotes con vacas (G. Araluce).

Las dotes que los futuros maridos pagan por las hijas siguen siendo, a día de hoy, el modo de vida de muchas familias en países poco desarrollados de todo el mundo, principalmente de África. Sin embargo, no siempre la mujer acepta esa transacción sobre su persona y algunas de ellas se niegan a casarse con personas a la que, en la mayoría de los casos, ni conocen.

Eso es lo que ha pasado en Sudán del Sur, donde una familia había acordado el matrimonio de su hija Nyaluk, de 20 años, con un hombre que ofreció a su familia 40 vacas como dote. Sin embargo, Nyaluk se negó a casarse y su propio padre ordenó a sus hermanos que recibiera un castigo por arruinarle su negocio. Y el castigo desembocó en asesinato.

En palabras a Radio Tamazuj que recoge el Daily Mail, el Ministro de Información de la región de los Lagos del Este, Taban Abel, asegura que “el padre fue quien ordenó que la gente matara a su hija porque ella se negó a casarse. El primer acusado se llama Anyich. Es un acto bárbaro que necesita la intervención inmediata del gobierno". Es el segundo incidente de este tipo: el año pasado una niña quedó embarazada y luego su padre la mató a golpes".

Demasiado habitual

Las cifras de la ONU son impactantes: más del 40 por ciento de las mujeres de Sudán del Sur son obligadas a casarse antes de cumplir la mayoría de edad, a pesar de que el artículo 17 de la constitución de este país garantiza el derecho de las mujeres a consentir o no el matrimonio. Sin embargo, las dotes que se pagan por ellas son decisivas.

El artículo 17 de la constitución de Sudán del Sur garantiza el derecho de las mujeres a consentir o no el matrimonio

Joan Nyanyuki, Director Regional de Amnistía Internacional, explica la situación: "Forzar a alguien a casarse contra su voluntad es una clara violación de la propia constitución de Sudán del Sur, así como de sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos. El matrimonio y el asesinato no solo son ilegales, sino también inhumanos. Hacemos un llamamiento al gobierno para que inmediatamente responsabilice a las personas responsables”.

La región de los Lagos del Este se hizo tristemente famosa hace tres meses, cuando una familia subastó a su hija de 17 años para contraer matrimonio. Un hombre de más de 50 años pagó por ella el récord por una dote en la historia del país: 10.000 dólares, dos coches de lujo, un barco, varios teléfonos móviles y 500 vacas. Con su oferta ganadora, la niña se convirtió en la novena esposa de ese hombre.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios