12 MILLONES DE FETICIDIOS DESDE 1984 EN INDIA

El país que asesina a las mujeres por la dote y aborta a las niñas

Una mujer muere cada hora a manos de su marido por no pagar suficiente dote matrimonial en la India. La prosperidad material ha elevado estos asesinatos

Foto: Una niña observa al fotógrafo desde el umbral de su casa en Nueva Delhi (Reuters).
Una niña observa al fotógrafo desde el umbral de su casa en Nueva Delhi (Reuters).

Una mujer muere cada hora a manos de su marido o familia política por no pagar suficiente dote matrimonial en la India. En la tercera economía asiática, la prosperidad material ha acentuado estos asesinatos. El nuevo consumismo ha disparado la demanda de dinero, joyas, oro, casas o coches a entregar al novio. Uno de los métodos más recurrentes para matar a mujeres que no pagan lo requerido, sin embargo, es medieval: prender fuego a la esposa.

El sari, esa colorida prenda, es una trampa mortal. Arde rápido y con cinco metros de tela a su alrededor las mujeres no tienen tiempo de librarse del fuego. El marido suele declarar que su esposa sufrió un accidente mientras cocinaba. Después, busca otra mujer con la que casarse, una que ofrezca mejor dote. En la India, la combinación de tradición y modernidad conspira contra las mujeres.

Los últimos datos del Buró Nacional de Registro de Crímenes de la India indican que 8.233 mujeres fueron asesinadas en 2012 por la dote, un descenso respecto a las 8.618 muertes de 2011. Pero suponen un 3% más que hace cinco años. Asimismo, los casos de tortura han crecido un 5,4% respecto al año anterior: han pasado de 99.135 a 106.527.

Ubicación
Mapa de ubicación

Los activistas advierten de que el número de muertes y malos tratos por dote es mucho más alto, ya que generalmente los padres no denuncian para evitar un escándalo y no dificultar las posibilidades matrimoniales de otras féminas de la familia.

El suicidio para evitar la ruina

Los casos de mujeres que se suicidan a causa del acoso que sufren por parte de las familias políticas para que paguen más y evitar arruinar a sus padres no siempre aparecen en las estadísticas de crímenes por dote. El suicido es la principal causa de muerte entre las féminas indias, con la mayoría de los casos ubicados entre los 15 y los 29 años, según el informe Global Burden of Diseases, Injuries, and Risk Factors 2010. Y el matrimonio (concertado por lo general) representa la principal causa de suicidio entre las mujeres. Unas 78.000 se quitaron la vida en la India en 2010. Se desconocen cuántas lo hicieron por la dote, pero los expertos creen que supone un número importante.

Según los datos oficiales, un 94% del total de las muertes por esta causa se denunció en 2012, pero la tasa de condena es sólo del 32%. En los casos por crueldad, únicamente el 15% de los hombres son condenados. Matar o torturar a una mujer en el país de Gandhi apenas se castiga.

Una voluntaria reparte arroz entre un grupo de mujeres sagradas en Amritsar
Una voluntaria reparte arroz entre un grupo de mujeres sagradas en Amritsar

La dote se prohibió en India en 1961 . El reclamo o pago de la misma está castigado con hasta seis meses de prisión y multas de 5.000 rupias (59 euros). Pero en una nación en la que conviven varios siglos de la historia, la tradición es, en ocasiones, más poderosa que las leyes. Esta práctica se da en todos los estratos de la sociedad, niveles educativos y castas.

Una sociedad más materialista que espiritual

La llegada de la prosperidad en forma de centros comerciales, coches modernos y un nuevo estilo de vida más consumista ha encarecido los pagos matrimoniales. Y, como consecuencia, los asesinatos por no pagar lo suficiente. Desde que la India liberalizó la economía en la década de los 90, los casos de muertes de mujeres por dotes no han parado de crecer.

Para las clases más altas, con sus grandiosas y lujosas bodas, la dote representa un símbolo de estatus y prestigio. Para las clases medias supone una forma de hacerse con nuevos bienes materiales. Para los pobres es, además, una cuestión de honor. Y, por encima de todo, sobresale la avaricia de una sociedad que, a pesar del mito místico y espiritual, es profundamente materialista.

Es una práctica motivada por la avaricia e impulsada por el mercado en una sociedad cada vez más consumista”, explica a El Confidencial Ranjana Kumari, directora del Centro de Investigación Social de Nueva Delhi, que calcula que en un 98% de las bodas indias se paga la dote.

Secado al sol
Secado al sol

“Está tan institucionalizado que las empresas que organizan bodas cuentan con un coordinador de dotes que ayuda a la familia de la novia a comprar lo necesario”, continúa la activista, quien añade que “el matrimonio se ha comercializado. Es como una proposición de negocios”.

Para las clases más altas, con sus grandiosas y lujosas bodas, la dote representa un símbolo de estatus y prestigio. Para las clases medias supone una forma de hacerse con nuevos bienes materiales. Para los pobres es, además, una cuestión de honor

12 millones de feticidios de niñas desde 1984

La dote tiene profundas consecuencias en la sociedad india. Sus efectos llegan hasta el embarazo con los feticidios de niñas. El censo de 2011 confirmó que crece el rechazo contra las féminas. El ratio de sexos es de 933 niñas por cada 1.000 niños. Nunca se han abortado más niñas en la India. Desde 1994 está prohibido que se informe del sexo del bebe a los futuros padres, pero por unos pocos euros el médico le dará un caramelo azul o rosa. La revista The Lancet estima que hasta 12 millones de niñas podrían haber sido abortadas desde 1984 en la India. Un genocidio silencioso bautizado como “generocidio”.

La desaparición de mujeres no sólo es causada por los feticidios. La tasa de mortalidad entre las niñas indias es un 40% más alta que en los niños, según UNICEF. Las niñas son peor alimentadas y reciben menos cuidados médicos. Entre los diferentes motivos (algunos culturales y religiosos) se encuentra la dote. Casarlas es muy caro y, tras la ceremonia nupcial, la esposa forma parte de la familia del marido.

La diferencia entre niños y niñas menores de seis años es hoy de 7,1 millones. En 2001 era de seis millones y de 4,2 en 1991. En total, faltan 34 millones de mujeres en la India.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios