"ES NUESTRO SOCIO COMERCIAL NÚMERO UNO"

¿Qué pasaría si Trump cierra la frontera con México? Los efectos económicos

Trump amenaza con cerrar la frontera, una manera de controlar el relato político y fomentar el caos en el que medra el trumpismo. La medida dañaría el pulmón económico de los estados fronterizos

Foto: Un granjero con una bandera mexicana en el cruce fronterizo entre Ciudad Juárez y El Paso. (Reuters)
Un granjero con una bandera mexicana en el cruce fronterizo entre Ciudad Juárez y El Paso. (Reuters)

El presidente Donald Trump ha subido las apuestas en la gran partida de póker de la inmigración. Después del cierre parcial del Gobierno y de la declaración de emergencia nacional, la Casa Blanca ha puesto sobre la mesa la potencial clausura de la frontera con México, una manera de obligar a los países vecinos a detener el flujo de inmingrantes indocumentados. La medida, sin embargo, puede dañar el pulmón económico de los estados fronterizos y ha provocado el rechazo de sus líderes.

Sería excepcionalmente perjudicial para nuestra economía. Me entran sudores fríos sólo de pensarlo”, declaró el alcalde de El Paso, el republicano Donald Margo. Sólo en El Paso viven 50.000 personas que van a trabajar diariamente a las maquiladoras de México. Estas maquiladoras utilizan materia prima estadounidense que luego vuelve al norte en forma de productos acabados. Una de las muchas operaciones que se dan a través de la frontera y que se verían afectadas en caso de cierre.

Cada día, 21.000 agentes de aduanas tramitan el cruce legal de 1 millón de personas en la frontera con México, inspeccionan 67.000 cargamentos y revisan transacciones económicas por valor de 1.500 millones de dólares. El volumen de trabajo es tan grande que el Gobierno tiene que despachar empleados de refuerzo a los 330 puertos de entrada que puntúan esta frontera de más de 3.000 kilómetros. Según el sindicato del sector aduanero, los funcionarios trabajan hasta 16 horas diarias para lidiar con el flujo de actividad, y estiman que harían falta unos 3.700 empleados más.

Con 615.000 millones de dólares de transacciones 2017, México es el tercer socio comercial de Estados Unidos. Una relación que se estrecha todavía más en los estados fronterizos. El mercado más importante para Arizona, por ejemplo, es México: hacia allí van el 30% de sus exportaciones, especialmente motores de aviones, circuitos integrados y productos del cobre. En Texas, las exportaciones sostienen cerca de 1 millón de empleos. ¿Primer socio comercial? México. Y con diferencia: Texas vende a México más que a los 10 siguientes países juntos.

También dejarían de llegar productos mexicanos: casi la mitad de los vegetales y frutas que se consumen en Estados Unidos viene de México. Y todos los aguacates. De manera que, en caso de cierre, los consumidores verían un incremento del precio en estos y otros géneros en el supermercado. Cuando el paso de San Yisidro, en California, echó las candado durante unas horas el pasado noviembre, la Cámara de Comercio local estimó un coste económico de 5,3 millones de dólares.

Un grupo de personas hace cola para solicitar asilo en EEUU, en Ciudad Juárez. (Reuters)
Un grupo de personas hace cola para solicitar asilo en EEUU, en Ciudad Juárez. (Reuters)

El gobernador de Arizona, el republicano Doug Ducey, no ha dejado lugar a dudas. “Lo he dicho más de mil veces, México es nuestro socio comercial número uno, por un múltiplo de cuatro”, declaró en una rueda de prensa. “Así que quiero que sigamos pudiendo comerciar”.

Las críticas del alcalde de El Paso, normalmente del lado de Donald Trump en lo que respecta a la inmigración, han ido más allá. Donald Margo reconoce que la delincuencia no es una de sus preocupaciones, pese al aumento del número de inmigrantes sin papeles en las últimas semanas. Y sospecha que la amenaza de cerrar la frontera ha tenido un efecto llamada: muchas personas habrían aprovechado para venir antes de que fuera demasiado tarde. “Mi suposición es que ha habido un impulso de márketing entre los coyotes [los contrabandistas que cruzan inmigrantes] en América Central para decir: ‘Esta es tu última oportunidad, la frontera se va a cerrar, así que sube al autobús y vamos”, declaró a 'The Guardian'.

“Lo he dicho más de mil veces, México es nuestro socio comercial número uno”, dice el gobernador de Arizona

Al sector del Valle de Río Grande están llegando unas mil personas diarias, según la policía fronteriza, y el centro de detención de Brownsville tiene bajo custodia a 5.355 personas: un 174% de su capacidad. La presión es alta y la policía se ve obligada a liberar a los inmigrantes en las ciudades de alrededor, con orden de presentarse en los tribunales.

El presidente de EEUU ha barajado el cierre fronterizo como forma de presión a México y Centroamérica, para obligarlos a que corten la inmigración de raíz, y en esta misma línea anunció el final de 500 millones de dólares en ayudas a Guatemala, México y El Salvador. También es una manera de seguir controlando el relato político, absorber todo el oxígeno, y fomentar el caos en el que medra el trumpismo.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios