españa no apoyará el acuerdo sin una solución

Gibraltar sobrevuela la reunión de May y Juncker para preparar la cumbre del Brexit

El Gobierno ha comunicado a Juncker y May, además de al resto de sus socios, que no apoyará el acuerdo sin garantías sobre el futuro de Gibraltar

Foto: Sánchez dialoga con May en presencia de Juncker, en la cumbre europea de octubre (EFE)
Sánchez dialoga con May en presencia de Juncker, en la cumbre europea de octubre (EFE)

Todas las miradas están puestas en el mismo cuadro del calendario, el de este domingo 25 de noviembre, rodeado con un rotulador rojo en las residencias oficiales de los líderes los países europeos. Ese es el día en el que se celebra en Bruselas la tan esperada cumbre extraordinaria del Brexit, en la que se espera que se dé el visto bueno al acuerdo de divorcio cerrado por los negociadores europeos y británicos.

Hay mucho en juego y no se quiere dejar ningún detalle al azar. La 'premier' británica Theresa May se adelantará a sus socios y viajará este miércoles a la capital europea para reunirse con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. En el encuentro, en el que ambos prepararán la cumbre, estará presente la última controversia que acompaña el Brexit: Gibraltar.

España comunicó el lunes a sus socios que no estaba conforme con un artículo, el 184, de entre las 585 páginas del acuerdo, que se refiere al Peñón. Lo hizo a través del ministro de Exteriores, Josep Borrell, quien también se reunión en Bruselas con el negociador europeo para el Brexit, Michel Barnier. Las preocupaciones españolas sobre el futuro de Gibraltar llegan a tal punto que, si no se les da respuesta, el Gobierno ha advertido que no respaldará un acuerdo del Brexit que Barnier no quiere reabrir.

Imagen de la entrada a Gibraltar desde el paso con España (EFE)
Imagen de la entrada a Gibraltar desde el paso con España (EFE)

Sánchez ha hablado en la mañana del martes con Juncker y pretendía hacerlo también con la propia May. El mensaje a ambos es claro: España necesita que se garantice, blanco sobre negro, que ningún acuerdo futuro entre la UE y Reino Unido se aplicará automáticamente a Gibraltar sin el consentimiento español. "Como país, nosotros no podemos asumir que lo que vaya a pasar en el futuro con Gibraltar lo vayan a negociar Reino Unido y la Unión Europea (...). Deberá ser negociado entre España y Reino Unido", ha advertido Pedro Sánchez.

La Comisión Europea, institución a cargo de las negociaciones del Brexit a través de Barnier, ha reconocido estar al corriente de las "preocupaciones españolas", en palabras de su portavoz Margaritis Schinas. Éste ha indicado también que los contactos en torno al acuerdo de divorcio -que será acompañado por una declaración política que está siendo redactada por la Comisión y aún no se conoce- están en marcha esta semana, sin entrar en más detalle.

A España no le vale con una mención en la declaración política, sino que quiere o que se cambie el acuerdo y, en concreto, su artículo 184 -incluído en el texto, según apuntó Borrell, a iniciativa británica- o que se busque una fórmula legal que deje claro el veto futuro español sobre el Peñón. En ello están ahora tanto las instituciones comunitarias, aunque no está claro que vayan a dar con la cuadratura del círculo a tiempo para la cumbre.

May, por su parte, ha logrado sobrevivir a la primera rebelión que causó el cierre del acuerdo del Brexit y llegará a Bruselas un poco más fortalecida, después de una nueva reunión de su gabinete en la que la han arropado y tras saberse que sus oponentes dentro de su propio partido no han logrado recopilar las 48 firmas necesarias para poner en marcha una moción de confianza contra la premier. Sin embargo, May sigue andando por la cuerda floja y tampoco está dispuesta a reabrir el melón de un acuerdo que casi le cuesta la cabeza y que aún tiene que lograr que sea aceptado en el Parlamento británico.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios