"un día histórico que ha cambiado el país"

El Gobierno de Italia eleva el déficit fiscal al 2,4% para financiar la renta básica

El 'Documento de economía y finanzas' (DEF) italiano, que sienta las bases para el debate sobre los presupuestos en el Parlamento, fue aprobado este jueves pese a las discrepancias internas

Foto: El ministro de Desarrollo Económico, Luigi Di Maio, y el ministro del Interior, Matteo Salvino, el 1 de junio de 2018. (Reuters)
El ministro de Desarrollo Económico, Luigi Di Maio, y el ministro del Interior, Matteo Salvino, el 1 de junio de 2018. (Reuters)

Italia elevará su déficit fiscal hasta el límite del 2,4% del PIB en 2019. La noticia, que durante todo el jueves mantuvo en vilo a media Europa y a los operadores bursátiles, ha sido oficializada por la noche, en medio de una tensa reunión nocturna del Consejo de Ministros del Gobierno que lideran el populista Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y la soberanista Liga. La cifra, que supone una subida de 0,8 puntos respecto a lo prometido por Italia en 2017 (1,6%),aparece en el 'Documento de economía y finanzas' (DEF) italiano, que sienta las bases para el debate parlamentario sobre la Ley de Presupuestos de Italia. “La guerra con Bruselas será total”, ha sido el comentario inmediato de los observadores.

El ministro de Desarrollo Económico y líder del M5S, Luigi Di Maio, se felicitó en las redes sociales por “el día histórico” que “ha cambiado Italia”. Di Maio celebró 10.000 millones de euros destinados a la renta básica garantizada para “seis millones de personas en estado de pobreza (…) que hasta ahora han sido completamente ignorados”. Un logro que se suma a un aumento de las pensiones mínimas para los jubilados, que subirán hasta los 780 euros, y la llamada 'cuota 100', que pretende que los ciudadanos se jubilen cuando la suma de los años de edad y de contribución alcance 100, según dijo el político.

Pese a que aún debe pronunciarse el Parlamento, Matteo Salvini, el jefe de la Liga, también festejó la aprobación del documento, aunque sin los tonos absolutamente eufóricos de sus socios de Gobierno. Indicó que el paquete de medidas programadas contiene, entre otras, amnistías y “descuentos fiscales del 15% para un millón de italianos”, así como “ningún aumento del IVA” e inversiones para construir nuevas "escuelas y calles". “Me siento completamente satisfecho”, añadió.

Con ello, los dos partidos de la coalición gubernamental italiana avanzan en su camino para llevar adelante las reformas que prometieron a sus votantes durante la campaña electoral que les permitió triunfar en las elecciones de marzo pasado. La Liga, para guiñar el ojo, en particular, a los pequeños y medianos empresarios del norte de Italia. El M5S, con el fin de premiar ese segmento empobrecido de la sociedad que se convirtió en un caldo de cultivo ideal para que su formación tomara el poder. “Son resultados extraordinarios”, dijo posteriormente Di Maio quien, cuando eran ya las 10 de la noche, apareció asomdo a un balcón del Palacio de Gobierno italiano levantando los brazos en señal de victoria.

Desconocido aún el impacto que tendrán las medidas este viernes en los sistemas financieros, ya el jueves la situación no se presentó idílica. En concreto, la Bolsa de Milán abrió el día a la baja y cerró a la baja, con su índice selectivo, el FTSE MIB, que llegó a caer un 1,6% en el peor momento de la jornada y que perdía un 0,62% en el cierre, lastrado sobre todo por el sector bancario. Del mismo modo, la prima de riesgo, el índice que mide el diferencial con el bono alemán, tuvo un día de altibajos y cerró en los 235 puntos básicos.

El ministro de Economía, Giovanni Tria, en el Parlamento, el pasado 6 de julio. (Reuters)
El ministro de Economía, Giovanni Tria, en el Parlamento, el pasado 6 de julio. (Reuters)

Problemas estructurales

“El problema está justamente en que los mercados no toleran las tomaduras de pelo. Si el año pasado habíamos prometido el 1,6%, en consideración también de la elevada deuda pública italiana, ahora no es previsible que uno pueda dar marcha atrás sin que haya repercusiones”, explicó una fuente italiana. “Dar una renta básica a los más necesitados es algo loable. Pero si las medidas de inclusión no están acompañadas por medidas para fomentar el crecimiento del PIB, las finanzas públicas se ponen en riesgo. Esto es lo que está faltando”, coincide Mario La Torre, economista de la Universidad La Sapienza de Roma y autor del blog ‘Good in Finance’. “Los problemas estructurales de Italia no se están enfrentando”, añadió La Torre.

El ministro de Economía italiano, Giovanni Tria, puede ser la primera víctima de la actitud del M5S y la Liga. Desde que fue nombrado en el cargo, el ministro se ha obstinado en mantener —al menos públicamente— una actitud conciliadora con Bruselas y, en sus cálculos para el DEF, ha partido precisamente de ese 1,6% —prometido el año pasado, por el anterior Gobierno italiano— como límite para el déficit fiscal italiano. A renglón seguido, Tria se ha convertido en las pasadas semanas en el objeto de las más ácidas críticas del M5S y de la Liga, algo por lo que el ministro llegó a amenazar con dimitir.

“He jurado ejercer mi cargo para proteger los intereses de la nación, no los de otros”, decía Tria el pasado miércoles, en un acto público celebrado ante los delegados de Confcommercio, el mayor gremio de comerciantes del país. “Es necesario que el país sea estable. Sin eso no puede crecer”, recalcó Tria, un tecnócrata no directamente vinculado ni con la Liga ni con el M5S.

Salvini y Di Maio, sin embargo, no retrocedieron durante la semana en sus propósitos de llevar adelante sus proyectos de expansión del gasto público. Más bien lo contrario. Di Maio llegó incluso a escudarse en la argumentación de que el presidente francés, Emmanuel Macron, anunció hace unos días un plan de reducción de impuestos que implicará llevar el déficit hasta un 2,8%.

“Hagamos como Macron. O mejor que él”, dijo el jefe político del M5S. “Eso es imposible. Italia tiene una deuda pública mucho más elevada que la de Francia y su PIB crece más lentamente”, le han respondido sus opositores políticos. “Esta es una maniobra para el pueblo y no para los poderosos”, insistió Di Maio, poco antes de la firma del DEF, sin aclarar a quiénes se refería.

Silvio Berlusconi habla en la conferencia.
Silvio Berlusconi habla en la conferencia.

Una deuda pública disparada

“¿Quiénes serían estos poderosos? ¿Los mercados? Entonces, ¿por qué le están pidiendo dinero de nuevo? Eso significa hacer déficit”, comentó entonces Alessandro Marenzi, vicedirector del telediario Sky24News. Italia posee una deuda pública heredada en particular de los gobiernos de Silvio Berlusconi, integrados entonces por la Liga, y que en la actualidad supera el 130% del PIB.

Y aun así en la noche del jueves las primeras críticas negativas llegaron precisamente del entorno de Berlusconi. “Las medidas financieras del Gobierno arruinarán las cuentas públicas, malgastarán el dinero de los ciudadanos y devolverán Italia a una Edad Media con el bloqueo de las infraestructuras”, consideró Mara Carfagna, del Forza Italia. “Es una locura (…) este escenario nos recuerda a Grecia", expresó Giorgio Mulé, diputado del mismo partido. “Que alguien les diga a Di Maio y al M5S que aumentar la deuda italiana significa poner en riesgo el futuro de nuestros hijos. Irresponsables”, añadió.

“Esta no es una revolución. Es un gesto irresponsable que interrumpe un camino de 10 años de estabilización de nuestras cuentas públicas”, fue el comentario desde el progresista Partido Democrático (PD). “Que querían que Italia fuera una nueva Venezuela ya nos lo habían dicho”, comentó por su parte Ivan Scalfarotto, también del PD.

Desde 2011, ningún 'Documento de economía y finanzas' italiano había despertado tanto interés, fuera y dentro de Italia. Aquel año, en plena crisis económica por la tormenta financiera originada en 2008 en Estados Unidos, Berlusconi, entonces primer ministro italiano, creó este documento como punto de encuentro de las políticas nacionales italianas y las exigencias europeas. Algo que, con el paso del tiempo, lo ha convertido en la principal herramienta de programación macroeconómica de Italia y la base sobre la que luego se discute la Ley de Presupuestos del país.

En este clima, el próximo octubre, se prevé que las agencias de 'rating' se pronuncien. Ahí, si no ocurre antes, llegará la sentencia.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios