QUIÉN ES QUIÉN EN EL NUEVO GABINETE

Un enemigo de Alemania y otras figuras clave del nuevo Gobierno de Italia

Un xenófobo excomunista para Interior o un enemigo declarado de Alemania para Economía... estos son los ministros clave del nuevo Gobierno de la Liga y el Movimiento 5 Estrellas

Foto: El designado primer ministro italiano Giuseppe Conte (c) sonríe mientras se dirige a mantener una reunión con el presidente del Parlamento, Roberto Fico, en Roma. (EFE)
El designado primer ministro italiano Giuseppe Conte (c) sonríe mientras se dirige a mantener una reunión con el presidente del Parlamento, Roberto Fico, en Roma. (EFE)

La noche del jueves, Giuseppe Conte, el nuevo primer ministro italiano -quien jurará oficialmente este viernes en la tarde en Roma, salvo imprevistos- presentó la lista de ministros previamente confeccionada por los dos partidos que, de común acuerdo, le permitieron ser nombrado a la cabeza del 65° Gobierno de la República italiana, la Liga y el Movimiento Cinco Estrellas (M5S). Estos son los nombres de los ministros más relevantes del Ejecutivo que, desde ahora y hasta que la alianza M5S-Liga dure, influirán de forma significativa en el mandato de Conte.

Un xenófobo excomunista para Interior

Aunque pocos lo reconozcan en público, Matteo Salvini (1973, Milán), el líder de la xenófoba y eurófoba Liga, es uno de los políticos más competente del momento en Italia, tal y como reconocen -en privado- hasta sus opositores políticos. Un tipo astuto, capaz de lanzar los reproches más mezquinos hacia los inmigrantes, para instantes después escribir un benévolo post en Facebook a la madre (blanca) de dos hijos adoptados (negros), asegurándole que solo se ocupará de “criminales, inmigrantes clandestinos y traficantes [de drogas], no de niños”, como hizo en febrero pasado.

Salvini es un político de respuesta rápida y hábil en la negociación, que supo acabar con la vieja guardia corrupta de la Liga

De hecho, además de centrar su discurso en la crítica hacia Bruselas y "el experimento equivocado del euro", moneda con la que, según muchos, quiere acabar, Salvini ha puesto el acento en la inmigración, azuzando la cuestión de la “invasión inmigrante”. Algo que explica porque ha querido quedarse con el Ministerio de Interior, y que hace temblar a las agencias humanitarias internacionales por sus propuestas de repatriaciones masivas y leyes para endurecer las penas contra los inmigrantes. En el programa de Gobierno de la Liga con el M5S -"contrato" lo llaman ellos-, ya ha logrado imprimir su huella. Tanto que la palabra “integración” no figura ni una sola vez en el capítulo sobre inmigración.

Exmilitante de las Juventudes Comunistas antes de entrar en el movimiento padano, Salvini es un político rudo y puro, de respuesta rápida y hábil en la negociación, que supo archivar primero la vieja guardia corrupta de la Liga -junto con sus ideas regionalistas y secesionistas-, y luego al socio de toda la vida de este partido, el viejo Silvio Berlusconi, con quien acudió en coalición en los últimos comicios y al que incluso le robó su propuesta de reducir los impuestos, uno de los más populares caballos de batalla del "Cavaliere".

Con capacidad de tracción entre los pequeños y medianos empresarios del norte de Italia -hoy uno de los bastiones de la Liga-, pero también en parte en el centro del país, Salvini ha logrado la reconstrucción de la derecha italiana, alrededor de su partido y con él como eje, en una maniobra que le ha valido que su formación creciese 8 puntos tan solo desde marzo pasado, según los últimos sondeos. Una popularidad que ahora le ha consagrado como el nuevo dueño del centroderecha italiano.

Desarrollo económico: 31 años y sin licenciatura

Tiene 31 años y, dentro del Movimiento Cinco Estrellas (M5S), ocupa el cargo de "jefe político". A este puesto, accedió en septiembre de 2017, en una votación sin apenas adversarios y en la que obtuvo el consenso de 30.936 afiliados a través de la plataforma digital Rousseau, que gestiona la empresa de marketing online Casaleggio y Asociados.

Hijo de un exconcejal de la extrema derecha posfascista -en concreto, el Movimiento Social Italiano-, Di Maio no está licenciado y, antes de entrar en el Parlamento en 2013, trabajó en programación informática, como obrero y camarero para pagarse algunos pequeños gastos, como acudir al ver su amado equipo de fútbol, el Nápoles. Su destino dio un vuelco cuando se cruzó a Beppe Grillo, el cómico fundador del M5S -junto con Gianroberto Casaleggio-, quien tras conocerle en 2007 lo convirtió en un tiempo récord en uno de los rostros más visibles de los ‘grillitos’ indignados.

Pese a su retórica antisistema, se ha reunido en los últimos tiempos con el embajador estadounidense en Roma, Lewis Eisenberg, y con el 'número dos' del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin. También ha viajado hasta Washington, donde conversó en noviembre con el responsable para asuntos europeos del Departamento de Estado, Conrad Tribble, y con tres miembros del Partido Republicano del Congreso, Stive Scalise, Francis Rooney y Randy Hultgren, así como con el progresista Eliot Engel y el experto en migraciones Albio Sires. Anteriormente, en 2016, también había estado en Londres, para encontrarse con grupos de inversores locales y representantes de varios partidos, incluyendo el eurófobo Ukip.

Considerado la cara moderada de su partido, Di Maio tiene un perfil ideológico confuso, aunque haya ido, en los últimos meses, moderando sus críticas contra la Unión Europea (UE) y la moneda común. En todo caso, ha elegido una cartera estratégica para llevar adelante la más grande promesa electoral del M5S: desarrollar políticas de asistencia, como la renta mínima garantizada. Se desconoce, sin embargo, como logrará llevar adelante esta iniciativa, pues -según muchos economistas- Italia no tiene presupuesto para ello.

 El líder del Movimiento 5 Estrellas, Luigi Di Maio (c), llega a la Cámara Baja en Roma. (EFE)
El líder del Movimiento 5 Estrellas, Luigi Di Maio (c), llega a la Cámara Baja en Roma. (EFE)

Un enemigo de Alemania para Economía

El economista Giovanni Tria no es Paolo Savona -el anti-euro propuesto por la Liga y que rechazó el presidente italiano- pero coincide con su colega en su crítica contra la Unión Europea y la moneda común de la Eurozona. Así lo expresó en un artículo publicado el 14 de mayo pasado en la página web formiche.net, que anoche rescató el diario italiano 'La Repubblica'. “El Gobierno debería reaccionar pidiendo que Alemania se vaya de la Eurozona, puesto que su superávit en la balanza comercial es incompatible con el régimen de tipos fijos que están en vigor en la zona de la moneda común. O, como mínimo, [Alemania debería] aceptar un régimen de tipos fijos ajustables”, se leía, en la declaración hecha por Savona y otro economista, Giorgio La Malfa, que Tria consideró correcta.

Una circunstancia que permite augurar tiempos de polémica para el debate sobre la política económica europea, porque las ideas de Tria, del más inflexible Savona -autor incluso de un plan para salir del euro- y de su ruidoso grupo de economistas críticos con la UE, empezarán a influenciar en las iniciativas que Italia intentará llevar adelante.

Con todo, Tria también ha manifestado posiciones más moderadas y ha ocupado puestos relevantes en su carrera profesional, incluida la presidencia de la Escuela Nacional de Administración, así como también es decano de la Facultad de Economía Política de la Universidad de Roma Tor Vergata. En esta línea, una disimilitud en relación con la mayoría de los nuevos ministros es que es un profesional independiente, es decir, no está afiliado ni a la Liga ni al M5S. Aún así, según las primeras indiscreciones, apoya a una de las medidas más queridas por la Liga, una o dos tarifas fijas para los impuestos a la renta que deben pagar los ciudadanos, mientras que no se opone al proyecto de dar un subsidio a las franjas de la población que se declaren en estado de necesidad.

Un "gran negociador" para Exteriores

El nuevo jefe de la cartera de Exteriores es un juez del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que se ha construido una fama de “gran negociador” y conocedor de los mecanismos europeos. Tanto es así que ha sobrevivido a varios Gobiernos de distinto color. En los últimos años ha sido ministro para los Asuntos Europeos de Mario Monti y de Enrico Letta y, anteriormente, consejero de los primeros ministros Giuliano Amato y Carlo Azeglio Ciampi, entre 1992 y 1994. Según su currículum, se ha licenciado en Derecho por la Universidad Sapienza de Roma, ha estudiado Políticas Comunitarias en el Collège d'Europe de Bruges y luego Derecho Internacional en la Universidad de Texas. Desde mitades de los 80, ha ocupado varios puestos en Bruselas, entre ellos el de funcionario de la Dirección General de Competencia de la entonces Comunidad Europea y luego colaborando con Monti primero en la comisión de Mercado interno y luego en la de Competencia. Entre 2002 y 2005 fue secretario general adjunto de la Comisión Europea.

La pesadilla de Berlusconi para Justicia

El diputado Bonafede, con toda probabilidad, se convertirá en una de las peores pesadillas de Silvio Berlusconi, como ya el jueves en la noche reflejaban algunas fuentes cercanas al viejo primer ministro. De hecho, entre las principales tareas asignadas está la de llevar adelante una ley sobre el conflicto de intereses. Además de ello, también repite desde siempre que quisiera aumentar el número de fiscales en Italia y remodelar el sistema carcelario. Además de su actividad parlamentaria, también mantiene un estudio de abogados -que, sumado a su actividad política, ha elevado su renta a 186.708 euros, según su declaración del año pasado- y, según indiscreciones habría sido él quien le presentó Conte al M5S, puesto que el profesor había sido uno de sus enseñantes en la Universidad de Florencia. Su apodo es Míster Lobo.

Experta en ciberseguridad para Defensa

Otra cartera de peso, la de Defensa, ha pasado a estar bajo la responsabilidad de Elisabetta Trenta, una analista con la pasión por el Tango argentino y experta en seguridad cibernética. La nueva ministra habla cuatro idiomas -italiano, inglés, francés y ruso- y tiene experiencia en Irak, Libia y Líbano, donde trabajó en misiones internacionales e italianas. Además de ello, es vicedirectora del máster en Inteligencia y Seguridad de la Universidad Campus Link, un centro considerado cercano al M5S. También es reserva del Ejército.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios