La UE corteja a Egipto: Austria alaba la "forma eficiente" de gobernar de Al-Sisi
  1. Mundo
busca pactar con el cairo contra la migración

La UE corteja a Egipto: Austria alaba la "forma eficiente" de gobernar de Al-Sisi

Egipto es un país que está dirigido de forma eficiente. Lo dice nada menos que Sebastian Kurz, el conservador primer ministro de Austria, que gobierna con la ultra derecha

Foto: El presidente de Egipto, Abdelfatah al Sisi. (EFE)
El presidente de Egipto, Abdelfatah al Sisi. (EFE)

Egipto es un país que "está dirigido de forma eficiente". Lo dice nada menos que Sebastian Kurz, el conservador primer ministro de Austria, que gobierna con la ultra derecha. No solo eso: Kurz, que lleva las riendas de la presidencia semestral de la Unión Europea y es anfitrión de la cumbre informal que está celebrando ayer y hoy con sus socios en Salzburgo, ha alabado el modo con el que Abdelfatah Al-Sisi, el militar que accedió a la presidencia de Egipto tras un golpe de estado en 2013, combate contra la migración ilegal.

¿Por qué este espaldarazo público de Kurz a Al-Sisi? Porque Egipto evita que salgan barcos migrantes hacia las costas europeas. Y esta es la principal preocupación de los dirigentes europeos que, como Kurz, defienden la mano dura con la migración. Y El Cairo, de manera sorpresiva, se abre ahora como un aliado potencialmente útil para los aliados. Lo ha dejado claro Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, que acompañó a Kurz en una vista a Egipto el pasado fin de semana. "Tenemos que discutir el potencial para aumentar la cooperación con Egipto, migración incluida", dijo a los líderes europeos en su invitación a la cumbre informal.

Foto: Así es la nueva capital que Egipto está construyendo en el desierto. (ACUD)

Cairo, escenario para la cumbre UE-Liga Árabe​

Ya lo propuso el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, hace una semana: hace falta reforzar la cooperación de la UE con África y el resto de sus vecinos. Kurz ha recogido el guante y ha propuesto celebrar en Viena, en diciembre, una cumbre UE-África, cuyos detalles están por definir. Pero ha generado más expectación la cumbre con los países de la Liga Árabe que plantean celebrar en El Cairo en febrero. Una muestra más de la confianza que la UE está dispuesta a depositar en Egipto, un socio "serio" que ha logrado que en los dos últimos años, no salga un solo barco con migrantes hacia Europa, según Kurz.

La apuesta por Al-Sisi va en serio. El domingo, Tusk tiene previsto viajar de nuevo al Cairo para explorar cómo reforzar la alianza entre las dos partes. La idea es clara: evitar que las personas que emigran a Europa por motivos económicos lleguen a las costas europeas. Esa es, junto la agilización de las expulsiones, la manera de realmente evitar los ahogamientos en el Mediterráneo, según Kurz. Unas ideas, dice, que hace unos años se consideraba de extrema derecha y hoy apoyan mucho.

"Mandarlos a su casa"

"No dejarles entrar y a los que ya están dentro, mándarlos a casa". Esa es la receta del más tajante de los líderes europeos con la migración, el ultra Viktor Orban, que ha vuelto a rechazar la participación de Hungría en ningún tipo de mecanismo de distribución de los refugiados que lleguen a Europa y, mucho menos, de migrantes económicos que vayan a ser luego devueltos a sus países de origen. Y ésta es, más allá de la cooperación con países terceros (que Austria quiere impulsar también con sendas cumbres de la UE con África y Oriente Medio en los próximos años), una de las claves para lograr un acuerdo sobre migración a nivel europeo.

La cumbre de Salzburgo ha servido para constatar una vez más la división de los Estados miembros en esta cuestión. ¿Por qué? "Porque los países europeos tienen opiniones muy diferentes sobre cómo gestionarlo, basadas en razones objetivas, históricas, sus opiniones públicas... muchas razones. Y por eso probablemente necesitaremos varias soluciones. En esto, una talla única no le irá bien a todo el mundo. Habrá soluciones por regiones", ha resumido la presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaité.

Por el momento, se busca avanzar en lo más urgente: una solución o varias soluciones para el Mediterráneo, la principal puerta de entrada de migrantes a la UE, pese a la resistencia de Italia y las dudas de otros países, como España y Grecia. Todo apunta a que, sea lo que sea que se acuerde, no implicará a todos los Estados miembros, ante el bloqueo de Hungría y otros como República Checa o Polonia. Será más bien una solución entre un grupo de países, incluídos España, Francia, Alemania y una decena más de socios. El problema es convencer a Italia, que exige no ser el punto de desembarco de la UE, mientras Francia, por ejemplo, no se ofrece a acoger a barcos con personas rescatadas en el Mediterráneo en sus puertos.

Egipto Abdelfatah al Sisi Austria Salzburgo Unión Europea Hungría Consejo Europeo Mediterráneo República Checa Refugiados Viktor Orban Donald Tusk
El redactor recomienda