El discurso 'anticasta' de Salvini naufraga por la sentencia contra la Liga por corrupción
  1. Mundo
su líder habla de "ataque a la democracia"

El discurso 'anticasta' de Salvini naufraga por la sentencia contra la Liga por corrupción

A un mes de su nombramiento, la coalición gubernamental que se presentó como la nueva política afronta su primer escándalo: una decisión judicial de incautar 49 millones de euros malversados

Foto: El ministro deL Interior italiano, Matteo Salvini, se baña en una piscina durante la visita a una propiedad confiscada a la mafia en Suvignano, Siena, el 3 de julio de 2018. (EFE)
El ministro deL Interior italiano, Matteo Salvini, se baña en una piscina durante la visita a una propiedad confiscada a la mafia en Suvignano, Siena, el 3 de julio de 2018. (EFE)

Apenas transcurrido un mes de su nombramiento, la coalición gubernamental italiana que se presentó como la nueva política, de la gente y anticasta, ya afronta su primer escándalo judicial. El tribunal Supremo de Italia, la máxima instancia judicial del país, ha dado luz verde para que se confisquen casi 49 millones de euros a la Liga Norte, el anterior nombre de la hoy Liga de Matteo Salvini, que en la actualidad lidera el Gobierno italiano junto con el Movimiento 5 Estrellas (M5S). El Supremo respondió así, de acuerdo con las motivaciones de la sentencia hechas públicas esta semana, a un recurso presentado por la Fiscalía de Génova, en un fallo que ha agrietado la imagen ‘anti-establishment’ y de renovación política que la formación ha querido dar de sí misma en los últimos años.

La decisión del Supremo se remite a unas acusaciones que versan sobre un complejo caso de estafa agravada y daños al Estado italiano, cometido hace unos diez años, por casi 49 millones de euros en reembolsos electorales que obtuvo la Liga y que fueron usados para fines personales, según la sentencia de primera instancia contra la Liga emitida por el Tribunal de Génova el 24 de julio de 2017. Es “indudable” que exista una sentencia de condena contra el fundador de la formación, Umberto Bossi, y otros cuatro imputados —tres contables y el entonces tesorero, Francesco Belsito—, ha recordado la jueza Matilde Cammino, en la sentencia número 29923 de la Segunda Sección Penal del Supremo.

Por ello, se pide que la Guardia de Finanzas italiana proceda con la incautación, para que sea devuelto el importe total entregado anteriormente por el Estado italiano a la Liga, “dondequiera esté y quienquiera lo tenga”, consideró Cammino en su dictamen —que El Confidencial pudo leer— que también ha puntualizado que vincula esta devolución a los ingresos futuros de la formación. Una sentencia que ratifica una decisión emitida el 4 de septiembre pasado por los fiscales de Génova y que rechaza el argumento de que se recupere solo el monto presente en las cajas de la Liga en el momento de la emisión de la sentencia del tribunal genovés. Con ello, los jueces también han rechazado la defensa de la Liga de que ya no poseería ese dinero, puesto que es “la obtención ilícita de la suma lo que cuenta”.

Foto: Un soldado de las Fuerzas Armadas Federales de Austria durante un chequeo rutinario en el paso fronterizo de Gries Am Brenner, cerca de Italia, en junio de 2018. (Reuters)

Una decisión, la de la máxima instancia judicial italiana (excluyendo el Constitucional), que provocó la nerviosa e incendiaria respuesta de la nueva guardia a cargo hoy de la Liga. Una formación que eligió cargar contra los críticos, sin asumir responsabilidad alguna. “Hay decenas de denuncias en preparación” contra todo aquel que hable “inapropiadamente de dinero robado”, fue la primera respuesta, el pasado martes, desde cuartel general de la formación. Algunas “corrientes de izquierda (…) deberían dejar de existir dentro de la magistratura”, afirmaron los parlamentarios Massimiliano Romeo y Ricardo Molinari, en un exculpación que ha recordado a los exabruptos del antiguo Silvio Berlusconi contra los “jueces rojos” que lo investigaban cuando el exCavaliere era primer ministro.

En la misma línea, Salvini evocó la persecución política y se dijo ajeno a todo hecho, repitiendo el mantra que ya había rezado durante la campaña electoral, en cada ocasión en que le preguntaron por el caso. “Es un juicio político, de hechos que se remontan a diez años atrás y que yo nunca he visto”, se defendió el líder del partido que más avanzado en consensos desde las pasadas elecciones generales de marzo, según los sondeos.

La Liga ha sido administrada “con total transparencia y honestidad, con presupuestos que desde años son certificados por sociedades externas”, por lo que no posee “cuentas secretas en el extranjero” sino “pocas moneditas” en sus cajas, “también a raíz de los anteriores confiscamientos”, llegó a decir el nuevo tesorero, Giulio Centemero. “Quizá la eficacia de la acción de Gobierno de la Liga molesta a alguno, pero no nos pararán así”, redobló. Incluso se llegó a invocar a renglón seguido la intervención del presidente italiano, Sergio Mattarella (quien, sin embargo, por lo menos hasta la redacción de este artículo, no había respondido a una petición de encuentro).

placeholder El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y el ministro de Trabajo y líder del M5S Luigi Di Maio ofrecen una rueda de prensa en el Palacio Chigi de Roma, el 3 de julio de 2018. (EFE)
El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y el ministro de Trabajo y líder del M5S Luigi Di Maio ofrecen una rueda de prensa en el Palacio Chigi de Roma, el 3 de julio de 2018. (EFE)

​Sus socios, en aprietos

Un sapo difícil de tragar también para el populista Movimiento 5 Estrellas (M5S), el cual, desde su nacimiento como partido, no ha parado de clamar en contra de la corrupción e incluso, hasta hace pocos meses, le pedía a la Liga que devolviese el dinero en cuestión. “La Liga Norte que decía ‘Roma ladrona’ (…) tenga la decencia de restituir el dinero”, llegó a decir Luigi di Maio, el líder del M5S, antes de las elecciones generales de marzo pasado, en un vídeo que circuló nuevamente esta semana en las redes sociales. Y, sin embargo, con la polémica ya en curso, el perfil del M5S fue bajo; las declaraciones, escasas y medidas.

“No es una sentencia que me avergüence. No remite a la Liga de Salvini, sino a la de Bossi”, afirmó Di Maio, en un intento de minimizar el fallo contra sus socios de Gobierno, tras conocerse la decisión del Supremo. “Todos tienen el derecho de defenderse (…) Luego, las sentencias deben ser respetadas, sin evocar escenarios que pertenecen a la Segunda República”, dijo finalmente —el jueves, dos días después del dictamen del Supremo— también el ministro de Justicia y miembro del M5S, Giulio Bonafede. “Pedir la intervención del presidente es algo fuera del perímetro constitucional”, había criticado, poco antes, la Asociación Nacional de los Magistrados. “Exigimos que acuda a explicarse ante el Parlamento”, solicitó el progresista Matteo Renzi.

Foto: Migrantes desembarcan en el puerto siciliano de Augusta, Italia. (Reuters) Opinión

Más aún dado que, además, no sería el único lío judicial de la Liga, ni Salvini estaría exento de toda sospecha de estar involucrado personalmente en estos escándalos, según la prensa italiana. Lo recordaban esta semana los principales diarios del país, según los cuales existiría otro procedimiento abierto en enero por blanqueo de dinero, ligado al mismo caso, pero por algunos fondos supuestamente transferidos a bancos de otros países en un periodo de tiempo más reciente. Es decir, después de la dimisión en 2012 de Bossi como jefe de la formación, cuando —tras una inspección de la policía— por primera vez se conoció de estas malversaciones de fondos públicos, y después del nombramiento de Salvini en 2013 como jefe de este partido. Unos años en los que también se cosió el alejamiento de Salvini de Bossi, el viejo líder hoy aislado por los últimos llegados.

Un ruido de sables y chorros de veneno sobre el que, hace días, también intervino el conocido escritor Roberto Saviano, adelantando la tormenta que estaba a punto de caer. “Eres el ministro de la Malavita [de las organizaciones mafiosas]”, le dijo Saviano en un ácido vídeo-mensaje que tuvo miles de visualizaciones y estaba dirigido a Salvini, personaje que desde hace tiempo el escritor critica.

“Salvini fue elegido en Calabria. Durante un mitin en Rosarno, en las primeras filas había hombres de la familia Pesce, la histórica familia de [la mafia calabresa de la] Ndrangheta, afiliados a la familia Bellocco, poderosa organización de narcotraficantes. No dijo [Salvini] nada contra la Ndrangheta (…) Este es Matteo Salvini, que no se acuerda de los vínculos entre la Liga Norte y la Ndrangheta (…) que no nos dice donde están los 50 millones de la mega-estafa de la Liga con los reembolsos electorales”, incidió el escritor.

Matteo Salvini La Liga Noticias de Italia Movimiento 5 Estrellas
El redactor recomienda