GRECIA va mejor... pero LA CALLE no lo percibe

"Alemania se benefició notablemente": cómo Berlín ganó 3.000 millones en la crisis griega

Alemania ha ganado 2.900 millones de euros como consecuencia indirecta de la crisis griega. Tras ocho años de rescates, las mejoras macroeconómicas no se sienten en la calle

Foto: Pensionistas durante una protesta contra los recortes en las pensiones aplicados por Tsipras, en Atenas. (Reuters)
Pensionistas durante una protesta contra los recortes en las pensiones aplicados por Tsipras, en Atenas. (Reuters)

Los presupuestosde Alemania han ganado cerca de 2.900 millones de euros como consecuencia indirecta de la crisis griega. Estas ganancias son en parte un resultado del programa de compra de títulos de deuda griega por parte del Banco Central Europeo (BCE), según se desprende de la respuesta del Gobierno a una pregunta formulada por el grupo parlamentario de Los Verdes, partidarios de una quita de la deuda griega.

Parte de los intereses le corresponden al Bundesbank (banco central de Alemania), que a su vez transfiere sus beneficios a los presupuestos alemanes. Hasta 2017, el Bundesbank tuvo ganancias por intereses de 3.400 millones de euros, de los que fueron transferidos al MEDE y a Grecia 527 millones en 2013 y 387 millones en 2014, con lo que queda un beneficio de 2.500 millones de euros. A ello se agregan 400 millones de intereses percibidos por un crédito del Banco para la Reconstrucción (KfW).

"En contra de las leyendas que circulan, Alemania ha sacado considerable beneficio de la crisis griega. No es de recibo que el Gobierno consolide los presupuestos alemanes con beneficios de la crisis griega", dijo este jueves el portavoz de Finanzas del grupo parlamentario verde, Sven-Christian Kindler.

Berlín se ha beneficiado pero no los griegos. Pese a que la economía crece, y así lo celebran el Gobierno de Alexis Tsipras y los acreedores, en la calle el desempleo (que se mantiene en un 20%, 55% en el caso de los jóvenes) y la precariedad siguen siendo la norma. Mientras la Comisión Europea, Alemania y Francia alaban a un Ejecutivo de Syriza respaldado por los datos macro, entre 2008 y 2015 cerraron en Grecia más de 244.000 negocios. La tendencia se ha mantenido en los años siguientes.

Muchos de los griegos que tienen un trabajo deben conformarse con el salario mínimo, de 586 euros mensuales tras los recortes. A ello se suma el auge del empleo a tiempo parcial: Grecia es el país de la UE con más empleo a tiempo parcial involuntario (70,2%), seguido de Chipre (67,4%), Italia (62,5%) y España (61,1%).

Así, ocho años después de la firma del primer rescate, ocho años de crisis en los que el país perdió el 27,5% de su PIB, Grecia registra por primera vez índices macroeconómicos positivos: un crecimiento real del 1,4% gracias al repunte de las exportaciones y un superávit primario (excluye el pago de intereses de la deuda) del 4,2%, una cifra récord que superó con creces los objetivos marcados con los acreedores (1,75%). Esto no significa que la austeridad haya terminado. Con una deuda del 180%, se prevén más recortes de pensiones y aumentos de impuestos para 2019 y 2020.

El coste social de los tres rescates es inmenso: el paro se disparó desde el 12,7% en 2010 hasta el 27,5% en 2013. Pese a la recuperación del empleo que ha logrado Tsipras, los datos demuestran que la mayoría es precario: las contrataciones a tiempo completo disminuyeron desde el 79% del total en 2009 al 44% en 2017, mientras que los contratos "flexibles" aumentaron desde el 21% al 56%. Los pensionistas, convertidos en el principal sustento de muchas familias con todos sus miembros en paro, están entre los grandes perdedores: el 74% vive con menos de 1.000 euros al mes.

Desempleo y desinversión masiva, una enorme cartera de créditos impagados, ahorro negativo, emigración... Ante la gravísima situación que afronta la sociedad griega, la mayoría de analistas y expertos apunta a un aumento de la inversión como única vía para cerrar el ciclo. Para ello, según Vassilis Korkides, presidente de la asociación de pymes del comercio (ESEE), una de las herramientas fundamentales que debe aplicar el Gobierno es reducir la presión fiscal de las empresas y mejorar el acceso de las pymes al crédito, explica a la agencia EFE.

Akis Skertsos, director general de SEV, la confederación de la industria griega, comparte su diagnóstico: destaca la necesidad de elevar las inversiones anuales a alrededor del 20% del PIB, 45.000 millones de euros, el doble de la cifra registrada en 2017. la recuperación llegue a la calle.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios