HRW Y AI DENUNCIAN EL ARRESTO DE ACTIVISTAS

"Traidoras al Estado": represión contra las defensoras de la mujer en la 'nueva' Arabia

Riad acusa a siete activistas por los derechos de la mujer detenidas recientemente de graves crímenes, entre ellos “contactos sospechosos con entidades extranjeras” y amenaza a “la seguridad”

Foto: Una mujer saudí prueba un coche en la primera feria del automóvil dedicada a la mujer en Yeda, Arabia Saudí. (Reuters)
Una mujer saudí prueba un coche en la primera feria del automóvil dedicada a la mujer en Yeda, Arabia Saudí. (Reuters)

Las autoridades saudíes han acusado a siete activistas de los derechos de la mujer detenidas recientemente de graves crímenes, entre ellos “contactos sospechosos con entidades extranjeras” y amenaza a “la seguridad y estabilidad” del Reino. Es la denuncia emitida este miércoles por la organización Human Rights Watch (HRW), que advierte del arresto de más activistas saudíes en el marco de una “campaña alarmante” en medios y redes sociales contra estas mujeres, a quienes tachan de “traidoras”.

Al menos cuatro personas han sido arrestadas desde el 15 de mayo, lo que eleva la cifra de presuntos detenidos a 11. Según las activistas detenidas —entre las que se encuentran figuras muy conocidas en el país por su lucha contra la prohibición de conducir para las mujeres, veto que Riad levantará en un mes—, la campaña en medios progubernamentales, “profundamente personalizada, carece de precedentes”. Una represión que ha conmocionado incluso a los más firmes defensores del Reino, según escribe el analista saudí Jamal Khashoggi en 'The Washington Post'. "Se espera que aplaudamos enérgicamente las reformas sociales y elogiemos al príncipe heredero [Mohamed bin Salman, artífice de dichas reformas] mientras evitamos cualquier referencia a los saudíes pioneros que se atrevieron a abordar estos asuntos hace décadas", afirma.

La campaña contra activistas en medios progubernamentales “carece de precedentes”

La Presidencia de Seguridad del Estado, órgano creado por el rey Salman poco después de que nombrase heredero a su hijo en 2017, ha identificado a algunas de las detenidas: Louyain al-Hatloul —arrestada durante 73 días en 2014 por desafiar la prohibición de conducir—, Aziza al-Yusef —quien hizo lo propio en 2013— o Eman al-Nafyan, profesora universitaria y bloguera. Tanto Al-Hatloul como Al-Yusef han aparecido en la portada de un diario local, el 'Al-Jazirah', bajo un titular que las describe como traidoras al Estado. También han sido arrestados Ibrahim al Modaimeegh, un abogado experto en derechos humanos, y el activista Mohammad al-Rabea.

El príncipe Bin Salman, "que se ha calificado a sí mismo como un reformador con aliados e inversores occidentales, debe agradecer a los activistas sus contribuciones al movimiento de los derechos de las mujeres saudíes", declara Sarah Leah Whitson, directora de HRW para Oriente Medio. "En cambio, las autoridades saudíes parecen estar castigando a estos defensores de los derechos de las mujeres por promover un objetivo que Bin Salman asegura que apoya".

El príncipe heredero es el promotor de un amplio espectro de reformas sociales y religiosas que acompañan al programa Visión 2030, diseñado para diversificar una economía dependiente de la exportación de crudo. De dichas reformas debe emerger una "nueva Arabia Saudí", ahora que la opinión pública occidental tiene una visión cada vez más negativa del Reino, hasta el punto de que podría complicar las relaciones políticas y empresariales con sus aliados.

Las reformas sociales se abren paso en un país que también se prepara para atravesar dificultades económicas. La Casa Saud ha sido duramente golpeada por la caída global de los precios del petróleo desde 2015, la tasa de paro aumentó el pasado año hasta el 12,8%, el Reino introdujo el 1 de enero el IVA (al 5%) por primera vez en su historia y ha emprendido la eliminación gradual de ciertos subsidios.

Lo cierto es que Riad avanza rápidamente en la ampliación de derechos para lograr "una sociedad más competitiva", según fuentes diplomáticas saudíes. Gracias a un decreto real, las mujeres podrán conducir a partir de junio por primera vez desde 1990, una decisión enormemente simbólica que incrementará su participación en el mercado laboral —Uber y Careem, por ejemplo, prevén contratar a 10.000 conductoras—. También podrán entrar en el ejército —en puestos de mantenimiento de la seguridad en cuatro provincias (Riad, La Meca, Al Quassin y Medina), siempre que cumplan varios requisitos— y asistir a eventos deportivos.

Sin embargo, las activistas detenidas “habían sido acosadas e interrogadas anteriormente por su activismo a favor de los derechos de la mujer en el país”, denuncia Amnistía Internacional. La organización sostiene que la detención de las activistas “demuestra que la supuesta actitud aperturista y reformadora del príncipe heredero no es más que una gigantesca y engañosa campaña de relaciones públicas". "Todo parece indicar que las élites saudíes creen que es necesario que todo cambie para que todo permanezca igual”, concluye AI.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios