el atacante estaba fichado por radicalización

La policía abate al autor del secuestro con tres muertos en un supermercado de Francia

La policía ha abatido al terrorista que tomó rehenes y mató a tres personas en Trèbes. En el interior permanecían el asaltante y un gendarme que se ha intercambiado por un rehén

Foto: Agentes en la escena del ataque en Trèbes, en el sur de Francia. (Reuters)
Agentes en la escena del ataque en Trèbes, en el sur de Francia. (Reuters)

La policía ha abatido al terrorista que tomó rehenes en un supermercado de Trèbes, a 10 kilómetros de Carcasona (sur de Francia), según medios locales franceses. Tres personas han muerto y cinco han resultado heridas en el secuestro, informó el ministro francés del Interior, Gérard Collomb. Cuando las fuerzas de seguridad entraron en el supermercado una decena de rehenes ya habían sido liberados y en el interior permanecían el asaltante y un gendarme, un teniente coronel de 45 años que se ha intercambiado por un rehén. El atacante había dicho que pertenecía al 'Estado Islámico' y exigía la liberación del único terrorista superviviente de los atentados de París, Salah Abdeslam.

"El asalto se produjo a las 14.25 (13.25 GMT) y el terrorista ha sido abatido", señalaron fuentes policiales, que agregaron que en el asalto han resultado heridos dos gendarmes de las fuerzas de intervención del GIGN, así como el teniente coronel que seguía como rehén en manos del presunto terrorista, que está gravemente herido.

El autor del secuestro, que estaba fichado por radicalización terrorista y con antecedentes también por delitos comunes, es Redouane Lakdim, un marroquí de 26 años residente en la ciudad de Carcasona, próxima a Trèbes, donde a primera hora de la mañana atacó a cuatro agentes de policías antidisturbios que volvían de correr a su cuartel. Uno de los agentes recibió un balazo que le perforó el pulmón, pero su vida no corre peligro, según el Ministerio del Interior.

Collomb catalogó a Lakdim de "pequeño traficante" que decidió "pasar a la acción" de manera solitaria e imprevista. Poco después, Daesh reivindicó el ataque a través de Telegram asegurando que el atacante es "un soldado del ISIS" y que actuó "en respuesta a las llamadas a atacar a los países de la coalición" internacional liderada por EEUU.

El atacante, un marroquí de 26 años residente en Carcasona, exigía la liberación de Salah Abdeslam

Según el ministro del Interior, en primer lugar el presunto terrorista mató al conductor e hirió al copiloto de un coche que robó, después hirió a un policía que estaba corriendo junto a unos compañeros, y finalmente entró entró hacia las 11.00 locales (10.00 GMT) en el supermercado Super U, una tienda de 2.000 metros cuadrados en la que trabajan 50 empleados, armado con una pistola y granadas, donde mató a dos personas y perpetró la toma de rehenes antes de ser abatido.

Fichado por radicalización

El autor de la toma de rehenes estaba fichado por radicalización. De acuerdo con la emisora "France Info", el nombre de este individuo aparece en el Fichero de Señalamientos para la Prevención de la Radicalización con Carácter Terrorista (FSPRT). Fue identificado porque dejó aparcado su coche junto al supermercado. Tras entrar en el establecimiento al grito de "Alahu Akbar" ("Dios es el más grande"), denunció la intervención militar francesa en Siria, amenazó con matar a los que se encontraban en el interior y dijo ser un "soldado" del Daesh.

Policías junto al supermercado donde un asaltante ha tomado varios rehenes, en Trèbes, sureste de Francia. (Reuters)
Policías junto al supermercado donde un asaltante ha tomado varios rehenes, en Trèbes, sureste de Francia. (Reuters)

Desde Bruselas, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, señaló que "todo hace creer" que el tiroteo contra varios policías y la toma de rehene "se trata de un ataque terrorista". El presidente francés no ofreció un "balance oficial" de los heridos o víctimas y señaló que la sección antiterrorista de la Fiscalía de París aportará información "lo antes posible".

Francia y la amenaza yihadista

En estos tres años de 'Califato', 40.000 combatientes extranjeros -según el Centro Soufan- se han desplazado hasta Siria o Irak para cumplir con la "hégira" (la emigración al lugar sagrado) dentro de las fronteras del nuevo `Estado Islámico´. Los países europeos han aportado más de 5.000 y, sin duda, la nacionalidad occidental más presente el frente de la yihad es Francia: 1.910 de sus ciudadanos han combatido junto al grupo terrorista. Hasta mediados de 2017, han regresado a Francia más de 200 -y el 30% de todos los países europeos-,“pero sabemos que 977 (franceses) están a punto de volver”, revelaba recientemente a El Confidencial un policía francés del departamento de antiterrorismo. El fenómeno de los yihadistas retornados a Europa solo acaba de comenzar.

El Gobierno francés presentó a principios de marzo el enésimo plan en los últimos años para “prevenir la radicalización”. En dicho plan se señala la necesidad de acondicionar zonas cerradas en las prisiones francesas para aislar a los terroristas islamistas (512) y a los presos comunes radicalizados (1.139). Un total de 1.500 plazas están previstas para unas cárceles saturadas y con una superpoblación que, en general, pasa del 100% en su mayoría. Pero la falta de espacio en las prisiones francesas no sería la única razón, ni la principal, para poner freno a la llegada de los yihadistas franceses derrotados y hechos prisioneros en Siria e Irak. Macron preferiría que fueran juzgados por las autoridades locales. Es lo que se desprende de las declaraciones de varios ministros del gabinete de Edouard Philippe, sin que el Jefe del Estado les haya contradicho en ningún momento.

La toma de rehenes de este viernes supone la cuarta vez que el terrorismo yihadista recurre en el país a este tipo de métodos desde 2015. El 9 de enero de ese año, Amedy Coulibaly, un delincuente radicalizado en prisión, secuestró a más de una decena de personas en un supermercado judío Hyper Cacher de París y mató a cuatro personas antes de ser abatido. Ese mismo día, los hermanos Said y Cherif Kouachi, culpables de asesinar dos días antes en la capital francesa a doce personas en la sede de la revista satírica francesa "Charlie Hebdo" y en contacto con Coulibaly, se pertrecharon en una imprenta en su huida de esa matanza con al menos un rehén, que consiguió ser liberado.

La mayor toma de rehenes llegó en la oleada de atentados de noviembre de 2015, cuando tres asaltantes irrumpieron en la sala de conciertos parisina Bataclan durante una actuación de la banda estadounidense Eagles of Death Metal. En esa sala de fiestas murieron 89 de las 130 víctimas en esa noche de ataques que comenzó en el Estadio de Francia, en Saint Denis.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios