el presidente galo aterriza en bruselas pisando fuerte

Macron ya tiene enemigos: Polonia y Hungría critican su entrada en escena

El nuevo presidente francés ha llegado con propuestas y un discurso europeísta. Pero también, con líneas rojas

Foto: El presidente galo, Emmanuel Macron, ofrece una rueda de prensa durante la cumbre en Bruselas. (EFE)
El presidente galo, Emmanuel Macron, ofrece una rueda de prensa durante la cumbre en Bruselas. (EFE)

La 'marcha' de Emmanuel Macron ha entrado pisando fuerte en Bruselas. Para bien y para mal. El nuevo presidente francés ha llegado con propuestas y un discurso europeísta. Pero también, con líneas rojas: frente a los que quieren vaciar la Unión Europea de contenido político y social, Macron reivindica defender sus valores: la libertad, el respeto a la justicia y la democracia. Un discurso con el que se adentra en un terreno pantanoso, en donde no ha tardado en toparse con los gobiernos de Polonia y Hungría.

“Hostilidad hacia el Este”

“Sería bueno hablar sobre la base de hechos, no recurrir a estereotipos”. La bala viene de la primera ministra polaca, Beata Szydlo. La ultraconservadora ha mostrado su enfado por las palabras pronunciadas por Macron en una entrevista con varios medios internacionales, entre ellos El País, en la que afirma que "Europa no es un supermercado” y que la Unión se “debilita cuando permite que se rechacen sus principios”. Un discurso que Polonia interpreta como una muestra de “hostilidad” hacia el este, según unas declaraciones recogidas por FT.

Los primeros ministros del Grupo de Visegrado: la polaca Beata Szydlo y el húngaro Victor Orban (EFE)
Los primeros ministros del Grupo de Visegrado: la polaca Beata Szydlo y el húngaro Victor Orban (EFE)

Desde Budapest, que al igual que Varsovia anda a vueltas con Bruselas por unas políticas cuestionables desde el punto de vista del Estado de Derecho, también se critica a Macron. “Su debut no es muy prometedor”, ha asegurado el primer ministro húngaro, Viktor Orban. El controvertido político conservador se ha atrevido a vincular la “juventud” del presidente francés con su inexperiencia en Bruselas. Y le ha lanzado una advertencia.

“(Macron) pensó que podría dar una patada a los países de Europa central. Así no es como funcionan las cosas aquí”, ha dicho a su llegada a la primera cumbre de líderes europeos en la que participa el líder de “En Marche”.

Calurosa bienvenida de Berlín

Las palabras de Orban y Szydlo contrastan con la calurosa bienvenida que Macron ha recibido de parte de la mayoría de sus colegas. El nuevo presidente, que se impuso a la eurófoba Marine Le Pen, es presentado como la “esperanza blanca” de una Unión Europea dispuesta a despegar, tras una década saltando de crisis en crisis. “Es uno de los líderes europeos dispuestos a trabajar por una Europa más fuerte”, ha asegurado el primer ministro belga, Charles Michel. “Es una figura fuerte”, coincide el sueco Stefan Löfven: “Es bueno que hable a favor de la UE¨.

Aún más significativas son las palabras de bienvenida de la siempre comedida Angela Merkel, quien ha mostrado su interés en “cooperar con Francia”. Ambos líderes pretenden revivir el eje franco-alemán, ese sobre el que, para lo mejor y lo peor, se ha apoyado buena parte del progreso de la Unión Europea. Macron ha aclarado que París y Berlín se coordinarán antes de los encuentros a Veintiocho (o Veintisiete, sin Reino Unido) y “hablarán con una sola voz”.

“Una Europa que proteja”

En su primera cumbre europea, Macron ha defendido que Europa “no es una idea, sino un proyecto”. Y por eso, ya ha dejado caer varias medidas que espera que sus socios respalden. Este jueves ha hecho especial hincapié en poner en marcha “Una Europa que proteja” a sus ciudadanos, con avances concretos en materia de lucha contra el terrorismo, migración y defensa. Para ello, ha mostrado su conformidad con la próxima modificación de las normas que regulan el espacio Schengen para controlar mejor las entradas y salidas.

Libre comercio sí, pero no “ingenuo”

Ya desde la campaña, el presidente francés ha hecho del libre comercio uno de sus campos de batalla. Con un importante matiz: Macron defiende que Europa adopte una “protección justa” ante las prácticas comerciales desleales, como el dumping. "Soy favorable al libre comercio (...) pero no a la ingenuidad. Europa era la única que no se defendía de prácticas de dumping" comerciales, asegura Macron, quien se ha mostrado a favor de poner en marcha “mecanismos de control cuando las inversiones (extranjeras) se hacen en sectores que son estratégicos”.

Ante toda esta batería de propuestas, Alemania se muestra relativamente receptiva. Merkel ha asegurado este jueves que quiere aprovechar “la creatividad y los nuevos incentivos” que, dice, va a aportar Macron. Una señal de que está dispuesta a escuchar las numerosas propuestas con las que el político galo llega a Bruselas. Lo que, a la vista de su falta de sintonía con el ex presidente galo François Hollande, no es poco.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios