Grecia detiene a tres cooperantes españoles en Lesbos por tráfico de personas
  1. Mundo
participan en el rescate de refugiados

Grecia detiene a tres cooperantes españoles en Lesbos por tráfico de personas

Los arrestados son tres bomberos sevillanos que colaboran en la isla con la ONG PROEM-AID. Aseguran que todo lo que hicieron fue "ayudar en las tareas de rescate"

Foto: Cooperantes de PROEM-AID trabajando en la isla de Lesbos. (Twitter)
Cooperantes de PROEM-AID trabajando en la isla de Lesbos. (Twitter)

La organización PROEM-AID ha comunicado este jueves que la Guardia Costera Griega ha detenido a uno de sus equipos de voluntarios en la isla de Lesbos, tres bomberos de Sevilla que participan en las tareas de rescate de los refugiados que llegan en embarcaciones al archipiélago griego desde Turquía.

Grecia sospecha que estánimplicados en el tráfico de ilegales, según han explicadofuentes de la policía portuaria a la agencia France Presse. Según han confirmado en la Embajada de España en Grecia, los españoles fueron detenidos en la mañana de este jueves por la Guardia Costera Griega y se encuentran en las dependencias de la Autoridad Portuaria a la espera de que "se materialicen" los cargos y pasen a disposición judicial, algo para lo que "es prematuro".

Su abogado,Xaris Pétsikos, ha explicado a El Confidencial que están acusados detráfico de personas y posesión de arma blanca. Los tres bomberos sevillanos, por su parte,han aseguradoque iban en la barca de otra organización -porque con la suya no podían llegar donde les habían indicado que se situaba un grupo de inmigrantes en problemas- cuando los guardacostas les detuvieron. Además, añaden que los cuchillos encontrados forman parte de su equipamiento normal para casos en los que tengan que cortar algún cabo en las labores de rescate.Los tres estarán bajo custodia hasta el sábado, cuando se presentarán ante el fiscal de Mitilini. Este viernes prepararán su defensa.

Uno de los fundadores de esta organización, José Pastor, señala en declaraciones que los detenidos son tres bomberos funcionarios de carrera, dos del Ayuntamiento de Sevilla y otro de la Diputación Provincial. Llegaron a la isla de Lesbos hace dos semanas integrados en un equipo de seis personas con la previsión de ser relevados el próximo domingo.

"Lo que más nos sorprende es que tenemos buena relación con la Guardia Costera. A veces nos llaman y trabajamos coordinadamente, como el pasado martes, ellos se encargan de una embarcación y nosotros de otra. Y esta mañana van y nos detienen. Esto ha sido un palo tremendo porque estamos haciendo una labor importante allí", lamenta Pastor.

PROEM-AID nació tras la difusión de la fotografía de la muerte del niño sirio Aylan Kurdi, ahogado camino de Grecia. Está compuesta por 12 personas, en su mayoría bomberos y patrones de embarcación, y se dedica a rescatar a botes en problemas y a acompañar a otros en la recta final hasta la costa, para darles, en palabras de Pastor, "un mínimo de seguridad".

Empezaron su labor en Lesbos el 3 de diciembre de 2015 organizándose en dos equipos de seis personas que rotan cada 15 días. En la isla trabajan en grupos de tres: mientras uno sale al mar en la barca de rescate que consiguieron llevar hasta Grecia, el otro proporciona soporte en tierra y ayuda a desembarcar a los refugiados rescatados.

"En el mes de diciembre, nuestra barca ha acompañado dando soporte de seguridad a botes en los que viajaban casi 15.000 personas. En los rescates directos que hemos hecho de botes que iban a la deriva, que se han quedado sin gasolina o que se han desorientado durante la noche, había casi 3.200 personas", destaca Pastor.

Incide en que lo que ve en Lesbos "es la migración de un pueblo entero, como si España tuviera que irse a Marruecos en barca". "Hay familias enteras, muchos niños, varios bebés en cada barca, barcas sobresaturadas con 60 y 70 personas...", señala.

Por eso, aunque solo tenían intención de quedarse "un mes porque no había recursos para más", recaudaron fondos para poder seguir trabajando en Lesbos también en enero. Se apoyan en donaciones particulares y en sus propios bolsillos, y para desplazarse hasta allí, tiran de días de vacaciones y cambian guardias a sus compañeros.

"Estamos allí costándonos dinero por la situación, porque yo ya no pienso en lo que me falta o en lo que necesito sino en las caras de las personas que hemos ayudado allí, y yo lo que hevisto allí son familias, niños, personas con estudios universitarios, ancianos. Familias enteras", ha declarado.

Refugiados Grecia
El redactor recomienda