India levanta un monumento AL NACIONALISMO

La increíble historia de la Estatua de la Unidad, la más grande (y cara) del mundo

Dos veces más alta que la Estatua de la Libertad, costará 300 millones, albergará hasta un acuario y se fabricará con herramientas donadas por campesinos

Foto: La increíble historia de la Estatua de la Unidad, la más grande (y cara) del mundo
Autor
Tags
Tiempo de lectura5 min

La Estatua de la Libertad empequeñecerá a su lado. El Cristo Redentor parecerá diminuto. La India construye una estatua que, con 182 metros, doblará la altitud del icono neoyorquino y quintuplicará el tamaño del Corcovado de Río de Janeiro. La mayor escultura del mundo representará a Sardar Patel, uno de los fundadores de la India moderna. Se ha bautizado como la Estatua de la Unidad pero por el momento ha creado más desunión que unión. 

El monumental proyecto es un golpe de efecto del recién elegido primer ministro Narendra Modi a la dinastía que gobernó el país durante décadas, los Nehru-Gandhi. El mandatario busca conectar con la lucha por la independencia apropiándose de uno de sus símbolos más queridos: Patel es, de hecho, miembro histórico del Partido del Congreso, el de los Nehru-Gandhi. El homenaje ha despertado muchos recelos críticas: costará 300 millones de euros en un país donde la mitad de los niños sufre desnutrición.

“Cuánto más alta sea la estatua, más conocida será la India en el escenario global”, afirmó Modi el pasado octubre cuando puso la primera piedra del gigantesco proyecto. La escultura de hierro y bronce se erigirá en la pequeña isla rocosa de Sadhu Bet, en el río Narmada, en el estado de Gujarat. La obra se alargará cuatro años y corre a cargo de la empresa estadounidense Turner Construction, responsable del rascacielos más alto del mundo, el Burj Khalifa de Dubai, y el estadio de los Yankees de Nueva York. El complejo contará con un museo, un centro de investigación y un acuario submarino. 

 

A short film on Statue Of Unity - English

Vídeo: Así será la espectacular estatua

 

Hábil propagandista, Modi ha lanzado una simbólica campaña pública para recoger metal por los pueblos de todo el país para la construcción de la estatua. “Queremos hierro de vuestros pueblos. Pero no cualquiera. Queremos piezas de hierro de herramientas que los agricultores hayan usado”, dijo el político que desde mayo lidera el país asiático tras asestar a los Nehru-Gandhi su derrota más dura en las urnas. Modi espera recaudar así 5.000 toneladas de hierro.

El homenaje al “hombre de hierro de la India”, como se conocía a Patel (1875-1950), es un ataque directo del joven Partido Bharatiya Janata -fundado en 1980- a la narrativa oficial de la India contemporánea, escrita por los Gandhi, que han gobernado el país 54 de los 67 años de su historia. 

Líder independentista contra los británicos, primer ministro del Interior de la India libre y mano derecha de Jawaharlal Nehru -considerado padre del país-, Patel es uno de los miembros del panteón histórico de líderes indios. Contribuyó de forma fundamental en la creación del nuevo Estado cuando consiguió que 536 reinos independientes del subcontinente se uniesen a la Unión India. “Su nombre vivirá para siempre en la historia. Es el arquitecto de la India moderna”, dijo Nehru de él cuando falleció. 

Nehru y Patel coincidían en su “idea de la India”, pero entre ellos existían diferencias. Si Nehru se declaraba laico y socialista convencido, Patel era hindú practicante y estaba más escorado a la derecha política. Patel además era un nacionalista y estaba menos occidentalizado que Nehru. Gandhi llegó a mediar entre ambos líderes. La historiadora Alex von Tunzelmann en su libro “Indian Summer” opina que el Partido del Congreso debió dividirse en dos formaciones tras la independencia en 1947: un partido de izquierdas liderado por Nehru y otro de de derechas con Patel al frente.

A pesar del importante papel jugado por Patel, la narrativa oficial le ha dejado relativamente de lado, al igual que a líderes como el intocable B. R. Ambedkar, que redactó la Constitución india. Las estatuas se erigen en honor de Nehru o su hija Indira. También se bautizan hospitales, aeropuertos o estadios con sus nombres y otros miembros de la dinastía. El legado de otros actores relevantes, aunque sean del Congreso, coge polvo en las bibliotecas.

“El Congreso se ha centrado en promover el legado de Nehru, Indira y otros miembros de la familia. Otros políticos han sido ignorados y ahora Modi lo utiliza para atacar a los Gandhi”, explica a El Confidencial Nilanjan Mukhopadhyay, autor de una biografía sobre Modi. 

El perfil nacionalista -exagerado por grupos hindúes- de Patel y su relegación por los Gandhi han sido utilizados por los partidos de derechas y organizaciones religiosas para asociar su nombre a Patel. Hasta ahora en vano. Al menos hasta la llegada de Modi. 

Sardar Patel, en la portada de 'Time'.
Sardar Patel, en la portada de 'Time'.

El mandatario de 63 años ha lanzado el ataque más audaz contra esa narrativa escrita por los Gandhi. Un ataque de 182 metros. Con la mayor estatua del mundo Modi busca unir su nombre al del “hombre de hierro”: al igual que él es del estado de Gujarat, tiene fama de mano dura y es nacionalista. Patel le proporciona una conexión con la gloriosa lucha independentista y le ofrece un precedente histórico a su ideología de derechas.

Pero el alto coste del proyecto en un país que acoge a la mitad de los pobres de todo el mundo ha levantado críticas. Gujarat financia la mayor parte del proyecto, que además cuenta con donaciones privadas. El Gobierno central de Modi destinó 24 millones de euros en el presupuesto del Estado a la estatua a principios de julio. Una decisión que levantó la ira de los que piensan que ese dinero estaría mejor invertido en paliar los graves problemas sociales que arrastra el país. 

La estatua recibe más fondos que la seguridad de la mujer -18 millones- en un momento en el que las violaciones continúan horrorizando a los indios. La educación para niñas recibe 12 millones en comparación.

“Si Patel estuviese vivo habría golpeado a estos políticos”, escribió una joven llamada Prerna en Twitter, donde la etiqueta #statue se convirtió en “trending topic”. 

Nehru tenía razón. El nombre de Patel vivirá para siempre. Al menos en el Libro Récord de los Guinness como el protagonista de la mayor estatua del mundo. Al menos hasta que se erija una escultura más alta.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios