Ucrania: "Nunca entregaremos la península de Crimea"
  1. Mundo
DESERCIONES ENTRE SUS FILAS EN LA PENÍNSULA

Ucrania: "Nunca entregaremos la península de Crimea"

Ucrania está "lista para defenderse" tras la invasión de Crimea por parte de fuerzas prorrusas. Pero si la ofensiva continúa "pedirá ayuda militar y respaldo"

"Nunca entregaremos Crimea". Así de contundente se ha mostrado hoy el primer ministro de Ucrania, Arseni Yatseniuk, quien ha advertido a las autoproclamadas nuevas autoridades de la península, dominada ya por fuerzas rusas,que serán responsables ante la ley por sus acciones. La realidad parece contradecir a Yatseniuk. En Kiev, mientras miles de ucranianos forman largas colas en la capitalpara alistarse en el Ejército, los líderes de los grupos parlamentarios de la Rada Suprema de Ucrania acordaron hoy formar, en la sesión del Parlamento que se celebrará este martes, un grupo de diputados paraentablar negociaciones con sus homólogos rusospara perfilarel futuro de la región autónoma.

Mientras, la batalla propagandística continúa. La agencia Interfax ha difundidohace unas horas queRusia había lanzadoun ultimátum a las fuerzas ucranianas: deberán rendirse y entregar las armas o serán atacadas. El comandante de la Flota del Mar Negro rusa, Alexander Vitko, ha remitido dichoultimátum a las unidades ucranianas que se encuentran en la península de Crimea para que se rindan antes de las 5.00 de la madrugada de este martes (4.00 hora peninsular española), según ha informado el diario 'Kiev Post' en su edición digital, que cita a Interfax. De lo contrario, advierte Vitko, ordenará un ataque contra todas las fuerzas ucranianas en la zona.

Sin embargo, el Ministerio de Defensa ruso ha desmentido que la Flota del Mar Negro rusa haya dado un ultimátum. "Es un absoluto disparate", ha afirmado un responsable del Ministerio de Defensa ruso en declaraciones recogidas por el diario económico ruso 'Vedomosti' en su edición digital. La Flota rusa del Mar Negro negó tambiénque tenga planes de lanzarse al asalto de las unidades militares ucranianas en Crimea, y calificó de "tonterías" las informaciones acerca de un supuesto ultimátum para que se rindan.

Si no se han rendido a las 5.00 horas de mañana, habrá un asalto real a las subdivisiones y unidades de las fuerzas militares de Ucrania en toda Crimea

Sobre el terreno, Rusia afianza su control sobre la península mientrasse suceden las deserciones entre las fuerzas ucranianas desplegadas en Crimea. Los 800 militares destinados en la base de la Fuerza Aérea ucraniana próxima a Sebastopol, Belbek, han prestado hoy obediencia a las nuevas autoridades prorrusas de la región, según ha indicado un portavoz de las mismas en declaraciones a Interfax Ucrania. En la Base Aérea de Belbek hay 45 aviones de combate MiG-29 y cuatro aviones de entrenamiento L-39, si bien sólo cuatro de los primeros y uno de los segundos están operativos, según Interfax.

Además, manifestantes prorrusos irrumpieron hoy en la sede de la Delegación del Gobierno central de Ucrania en Donetsk y en el Parlamento regional de Odessa (Mar Negro), en el este y el sur del país. En Donetsk, patria chica del depuesto presidente Víktor Yanukóvich, un centenar de manifestantes tomaron el patio interior de la Delegación mientras la Policía evacuaba a los periodistas por la puerta de atrás. En Odessa, los asaltantes irrumpieron en la cámara cuando se estaba celebrando una sesión, armados con porras y protegidos con cascos, tras romper algunas puertas y ventanas. Alrededor de 700 manifestantes exigieron a los diputados regionales que desobedezcan a las nuevas autoridades de Kiev, a las que acusan de haber tomado el poder en un golpe de Estado cuando depusieron hace nueve días al entonces presidente ucraniano Víktor Yanukóvich.

placeholder Un soldado ucraniano besa a su pareja desde el interior de un cuartel en Lyubimovka, Crimea (Reuters).

¿Ayudará Occidente a Ucrania?

"Vamos a demostrar que (..) estamos preparados para defendernos. Si se produce un agravamiento y las tropas rusas se incrementan en las próximas horas, naturalmente pediremos ayuda militar y otro tipo de respaldo". Son las palabras del embajador ucraniano ante la ONU, Yuri Sergeyev. Ucrania ha puesto a todas sus unidades de combate en máxima alerta mientras la cuerda entre Occidente y Rusia se tensa. La invasión de Crimea por parte de fuerzas partidarias de Moscú, que han rodeado cuarteles e instalaciones del Ejército ucraniano en la península, ha llevado a EEUU a amenazar a Rusia con la expulsión del G8. Desde la OTAN se ha acusado a Vladimir Putin de poner en peligro la paz en Europa y de "violar los principios de la Carta de Naciones Unidas". En la república autónoma no hay todavía informaciones sobre enfrentamientos armados, aunque el jefe de la Marina de Ucrania juró ayer lealtad a los prorrusos y manifestantes que enarbolaban la bandera rusa ("extranjeros", según la BBC) tratabande nombrar gobernadores populares en diversas ciudades.

Moscú consolidó ayer su dominio sobre Crimea. Fuerzas rusas sin distintivos de identificación en uniformes o vehículos asediaroncuarteles militares ucranianos por toda la región, mientras el presidente del Parlamento regional de la península, Vladimir Konstantinov, nombrado hace tres días tras asaltar la Rada milicianos prorrusos y no reconocido por Kiev,defendía un autogobierno de Crimea como parte del "mundo ruso". Konstantinov advirtió al Gobierno de Ucraniaque la mayoría de los miembros de las fuerzas de seguridad y del Ejército en la región autónomacomparten su visióny defendióla creación de los cuerpos de autodefensa que han surgido en la península, integrados por "personas que temen por sus vidas y sus familias ante la violencia en Kiev y los gestos antirrusos" del nuevo y joven poder instaurado en la capital a golpe de revolución.

Lo cierto es que la lealtad de ciertosmiembros del Ejército ucraniano parece haber quedadoen entredicho: el comandante de la Flota Militar de Ucrania, el contralmirante Denis Berezovski, se negó ayer a luchar contra las tropas rusas, a las que entregó el cuartel general de Sebastopol, y juró lealtad al nuevo Gobierno deCrimea, que el viernes adelantó la celebración de un referéndum soberanista al próximo 30 de marzo.

Sobre el terreno, la invasión prosigue. Los soldados del Ejército ruso amenazabanayer con recurrir a las armas que han incautado en los arsenales tomados en la localidad de Sudak o en un centro de entrenamiento en la ciudad portuaria de Sebastopol, donde está la base de la flota rusa en el Mar Negro. "Negociadores" ofrecieron al Ejército ucraniano en Crimea que deponga sus armas para unirse al bando opuesto, tentándoles con "condiciones decentes de servicio y protección social". Mientras, una columna de camiones militares rusos avanzaba anoche por la carretera hacia Simferópol, capital de la república autónoma´, desde la ciudad de Sebastopol, según medios locales e imágenes difundidas por la televisión.

placeholder Militares sin distintivos en sus uniformes rodean un cuartel ucraniano cerca de Simferópol (Reuters).

"Seamosrealistas, ¿espera usted ayuda militar?"

"Seamos reallistas, ¿espera, embajador, que haya algunaayuda militar para Ucrania en esta confrontación o busca usted algún tipo de esfuerzo diplomático global?", pregunta Crowley, periodista de la CNN. "Ambas cosas. Buscamos que los líderes mundiales detengan esta agresión cuando aún está en su primera etapa (...), pero necesitamos también apoyo militar", responde Yuri Sergeyev, embajador ucraniano ante la ONU.

Antes de esta entrevista, el secretario general de la OTAN, el danés Anders Fogh Rasmussen, había exigido a Rusia detener sus actividades militares en territorio ucraniano y el regreso de lastropas a sus bases en la península. "Lo que Rusia está haciendo en Ucrania viola los principios de la Carta de las Naciones Unidas. Es una amenaza para la paz y la seguridad en Europa. Rusia debe detener sus actividades militares y sus amenazas", advirtió Rasmussen, quien acusó al Kremlin de amenazar la paz y la seguridad en el Viejo Continente y agredir militarmente a un "vecino y valioso aliado" de la Alianza Atlántica.

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, fue todavíamás lejos al acusar este domingo a las autoridades rusas de perpetrar un "increíble acto de agresión" al desplazar sus tropas en Ucrania, al más puro estilo de "una nación decimonónica" que ha decidido "invadir otro país sin ningún pretexto", según declaróa la cadena CBS. Kerry anunció queEstados Unidos está manejando un amplio abanico de medidas de respuesta, desde la cancelación de visados hasta la congelación de activos, pasando por sanciones comerciales contra Moscú.

La batalla también se desarrolló ayer en el terreno diplomático. Francia anunció que no participará en la reunión preparatoria de la cumbre del G8 en Sochi, Rusia, en señal de protesta por la invasión de Crimea. Londres también suspendió su participación. "Tenemos que reconocer que la soberanía y la integridad territorial de Ucrania han sido violadas y ésta no puede ser la manera de conducir los asuntos internacionales", dijo el ministro de Asuntos Exteriores, William Hague.

La cancelación anunciada por el Gobierno francés se sumó a la emitida el viernes por Estados Unidos en represalia por la continua "violación del derecho internacional" perpetrada por Rusia en Ucrania, según hizo saber la Casa Blanca. Alemania, por su parte, pidió a Ucrania y a Rusia "desistir de cualquier paso que pueda ser interpretado como una provocación" para evitar que la actual crisis tenga "consecuencias dramáticas". "Nos encontramos en un camino muy peligroso de aumento de la tensión. La vuelta atrás todavía es posible. Todavía puede evitarse una nueva división de Europa", subrayó el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, en un comunicado.

placeholder Hombres armados rodean el Parlamento de Crimea en Simferópol (Reuters).

Kiev se prepara para la guerra

Una "declaración de guerra". Así definió el primer ministro de Ucrania, Arseni Yatseniuk, el despliegue de tropas rusas en Crimea. Las nuevas autoridades de Kiev exigieron a Moscú que dé"márcha atrás" y devuelva a los soldados a sus bases en la península, al tiempo que el Ejército de Ucrania llamó ayer a filas a los reservistas y puso en alerta máxima a todas sus unidades de combate. Aún no hay constancia de enfrentamientos armados entre ambos ejércitos. Mientras, los grupos ultranacionalistas ucranianos ganan adeptos en medio de la intervención rusa. Los dirigentes de la formación ultraderechista Pravij Sektor, que ha dirigido las acciones de guerrilla urbana contra la policía durante las protestas de los últimos meses, llamaron este fin de semana a la movilización de sus células operativas.

La aprobación de una intervención militar en el país vecino que obtuvo Vladmir Putin del Senado de la Federación Rusa -justificada por la existencia de una “situación extraordinaria” y de una “amenaza” a “ciudadanos de la Federación Rusa, nuestros compatriotas [término con el que Moscú designa a los miembros de minorías rusas fuera de Rusia], y el personal del contingente militar de las FFAA rusas desplegado en el territorio de Ucrania (República Autónoma de Crimea)"- no especifica ningún territorio en concreto, lo que permite al Ejército ruso intervenir en cualquier parte del país que estime oportuna.

Vladimir Putin ONU Noticias de Rusia OTAN Estados Unidos (EEUU) Noticias de Europa Ucrania Yulia Timoshenko
El redactor recomienda