En España cualquier persona puede realizarse un test de paternidad. Basta con acudir a un laboratorio de genética con las muestras de ADN de cada una de las personas interesadas.


Es tan fácil y rápido que incluso se puede solicitar un “test a domicilio”,  compuesto por cuatro bastoncillos (dos para el padre y dos para la madre), que hay que impregnar de saliva, una hoja informativa y una plantilla para rellenar los datos del solicitante. Se trata de de pruebas informativas o anónimas y suponen cerca del 80% del total que se realizan.


A día de hoy se pueden considerar 'low cost', ya que cuestan menos de 200€, aunque ascienden hasta los 300€ para que tengan validez judicial.

En este caso es necesario acudir a un centro homologado, donde los profesionales identifican a cada persona a partir del ADN. De esta forma, los resultados se podrían usar en un proceso judicial.

Sinfiltros.com habla con el laboratorio LabGenetic y su director general, Jorge Puente, quien asegura que el 30% de las pruebas que realizan dan como resultado que las muestras no son de un padre y de un hijo. 

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios