¿Se nos ha echado encima otra vez el invierno sin preparar nuestro coche para el frío?
  1. Motor
  2. Tráfico
10 consejos para afrontar los temporales

¿Se nos ha echado encima otra vez el invierno sin preparar nuestro coche para el frío?

Ahora que llega el invierno, y con la meteorología cambiante que caracteriza esta época del año, conviene tener nuestro coche revisado y con ciertos elementos presentes en el vehículo

Foto: Prepararse para el invierno es vital para no sufrir algún susto. (Fesvial)
Prepararse para el invierno es vital para no sufrir algún susto. (Fesvial)

España puede presumir de gozar de un clima que atrae a cientos de miles de turistas cada año, con una media de días soleados superior a la gran mayoría de países de Europa. Sin embargo, esto mismo es lo que hace que, cuando llega el invierno, a muchos nos pille con el pie cambiado y con el coche sin preparar para lo que viene. Y es que en nuestro país no es muy común, como sí lo es en otras regiones europeas (en algunas es hasta obligatorio), el cambio en estas fechas a los neumáticos de invierno, por ejemplo; o llevar unas cadenas en el maletero. Ahora, cuando aún está reciente en la memoria el histórico temporal 'Filomena' que azotó sobre todo a la zona centro de la península, muchos son los que han tomado nota para que no les vuelva a sorprender un acontecimiento como este. Por si acaso, para aquellos más despistados, aquí dejamos una serie de recomendaciones para tener el coche a punto de cara a cualquier eventualidad que pueda acontecer en los meses invernales. Y es que a la hora de ponerse al volante, las condiciones se vuelven mucho más delicadas ante lo imprevisible muchas veces de las condiciones atmosféricas. Ante esta situación, cobra una importancia vital estar bien preparado, sabiendo qué llevar en el coche para la nieve o para superar cualquier evento puntual al que debamos enfrentarnos.

10 recomendaciones en invierno

1- Como primer punto a vigilar citaríamos los neumáticos, ya que son los únicos elementos que nos mantienen en contacto con el asfalto, lo que los convierte en un elemento de vital importancia para nuestra seguridad. Es por esto que debemos revisar su estado, asegurándonos de que tengan la profundidad de huella y la presión adecudadas, pues unas gomas en mal estado incrementan mucho la posibilidad de sufrir el temible aquaplaning en lluvia, por ejemplo. Además, si residimos en un lugar donde hace mucho frío, podemos optar por montar unos neumáticos de invierno, capaces de ofrecer un agarre muy elevado sobre agua, hielo y nieve, o también con firme seco pero a temperaturas inferiores a 8 grados. De hecho, tanto es así que sustituyen legalmente a las cadenas.

placeholder Los neumáticos de invierno sustituyen legalmente a las cadenas.
Los neumáticos de invierno sustituyen legalmente a las cadenas.

2- Las cadenas (hay de varios tipos, desde metálicas hasta las de tela, más sencillas de poner) son un elemento que muchas veces pasamos por alto, pues dependiendo de la zona en que vivamos, no son un elemento que vayamos a usar muy habitualmente. Sin embargo, conviene contar con unas en el maletero cuando se acerca el invierno, pues si llega el momento en que nos vemos sorprendidos por una nevada, las cadenas nos sacarán de un apuro. Y no son un elemento que tenga un coste desorbitado. Eso sí, cuando las adquiramos estaría bien practicar para saber colocarlas, de manera que entendamos y aprendamos cual es la forma correcta de ponerlas. Así, el día que las necesitemos podremos realizar la operación de manera fácil, segura y rápida; un punto importante si nos encontramos a baja temperatura o en un peligroso arcén con tráfico próximo.

placeholder Conviene aprender a poner las cadenas en seco antes de salir a la nieve.
Conviene aprender a poner las cadenas en seco antes de salir a la nieve.

3- El nivel del líquido refrigerante, pero también la calidad del líquido que elijamos, es otro de los puntos clave a la hora de tener nuestro coche bien preparado para el invierno. Y es que si el líquido no es el adecuado, con las bajas temperaturas puede congelarse el agua del radiador, lo que hará que no podamos arrancar el motor y provocará daños mecánicos en nuestro coche.

4- Siguiendo con otros elementos que pueden hacer que ni podamos arrancar, la batería es un clásico. A partir del tercer año, la batería debe ser revisada en el taller, y más cuando llegan las bajas temperaturas. Eso se debe a que, como sucede con la batería de nuestro smartphone, cuanto más frio hace, más se reduce su capacidad (la temperatura óptima para una batería es de unos 25 grados). Por si acaso, nunca está de más llevar unas pinzas en el coche, pues pueden sacarnos de un apuro y no requieren una gran inversión.

placeholder La batería se resiente con las bajas temperaturas, por eso conviene llevar pinzas.
La batería se resiente con las bajas temperaturas, por eso conviene llevar pinzas.

5- El aceite del motor también debe mantenerse vigilado. Si vives en una zona donde las temperaturas son bajas, lo mejor es optar por uno de viscosidad baja (5W-40 por ejemplo). De esta forma mejoraremos la resistencia del motor a las heladas.

6- Como sucede con los neumáticos, los limpiaparabrisas son otro de los elementos de seguridad que no solemos tener en cuenta al revisar el coche. Unos 'limpias' en mal estado harán que sea más complicado disfrutar de buena visibilidad, lo que compromete nuestra seguridad y la del resto de usuarios de las vías. Si hacen ruido al funcionar o dejan rastro de agua al pasar, es momento de cambiarlos.

placeholder Un raspador para el cristal y unos buenos limpiaparabrisas son esenciales.
Un raspador para el cristal y unos buenos limpiaparabrisas son esenciales.

7- Como séptimo punto, y siguiendo con los elementos que nos ayudarán a contar con una buena visibilidad, tenemos las luces. En invierno anochece antes y hay más probabilidad de lluvia, nieve o niebla. Es por esto que resulta indispensable revisar las luces, pues queremos ver pero también necesitamos ser vistos. Si nuestro coche equipa luces halógenas es muy recomendable llevar bombillas de repuesto, por si se funde alguna. Si por el contrario cuenta con tecnología Xenon o LED, lo mejor será pasar por el taller para comprobar su estado y solucionar los posibles problemas descubiertos.

placeholder Una correcta iluminación nos hará ver a nosotros y también nos hará ser vistos.
Una correcta iluminación nos hará ver a nosotros y también nos hará ser vistos.

8- Con lluvia, la distancia de frenado se duplica, y con hielo se multiplica por diez. Ante estos datos resulta vital que nuestro sistema de frenado esté en plenas condiciones. Se han de revisar tanto los discos como las pastillas, así como el, en muchas ocasiones gran olvidado, líquido de frenos.

placeholder En condiciones deslizantes la distancia de frenado se multiplica hasta por 10.
En condiciones deslizantes la distancia de frenado se multiplica hasta por 10.

9- También es muy recomendable contar con un kit de primeros auxilios en el coche; con gasas, alcohol, algodón, esparadrapo… Además, también conviene llevar en el maletero una manta por si nos quedamos tirados o no podemos poner la calefacción. Esto puede suponer una gran diferencia ante temperaturas bajo cero.

10- La última de las diez recomendaciones principales es llenar el depósito de combustible antes de los desplazamientos y parar a repostar en cuanto baje de la mitad de su capacidad. Si vamos a viajar o a recorrer una zona con riesgo de nevadas, conviene disponer de carburante, ya que si nos quedamos en un atasco durante horas o atrapados a baja temperatura, podremos hacer uso de la calefacción para mantenernos calientes.

placeholder Si tenemos que emprender un viaje en condiciones complejas, conviene llevar el depósito lleno.
Si tenemos que emprender un viaje en condiciones complejas, conviene llevar el depósito lleno.

Fuera de estas diez recomendaciones que componen la lista, nunca está de más añadir unos cuantos consejos que, aunque siempre repetidos y de sentido común, conviene recordar. Informarse sobre la climatología de la zona a la que vamos a ir antes de salir, contar con algo de bebida y comida en el coche, salir de casa con la batería del móvil bien cargada y con un cargador, disponer de un simple y barato raspador de parabrisas y de unos guantes, o incluso contar con una pequeña pala, un elemento que no es obligatorio pero que ante determinadas situaciones con nieve puede sernos de gran ayuda.

Lluvia Nieve Seguridad
El redactor recomienda