Cómo evitar que la nieve nos deje tirados en una carretera
  1. Motor
MEJORAR LA TRACCIÓN DEL COCHE

Cómo evitar que la nieve nos deje tirados en una carretera

La mejor solución es quedarse en casa si no se tienen neumáticos de invierno, "all season" o una cadenas

Foto: Más allá de la tracción, lo más importante son los neumáticos o en su defecto unas buenas cadenas.
Más allá de la tracción, lo más importante son los neumáticos o en su defecto unas buenas cadenas.

La noche del pasado viernes en Madrid se produjeron momentos de mucha tensión cuando en medio de una gran nevada los coches se empezaron a acumular en las salidas de la M30 o la M40 y en otros muchos tramos de las carreteras del centro de España. Más de 700 vehículos según las estimaciones del ayuntamiento de Madrid. Contra esta situación no hay ninguna solución mágica, solo quedarse en casa, evitar desplazarse y entender que ante estas complicaciones solo un equipamiento específico, unos neumáticos de invierno, y una gran experiencia, nos puede ayudar.

Se pueden dar algunos consejos, algunas formas de aumentar ligeramente esa capacidad de tracción, pero solo sirven para mejorar mínimamente la situación y salir de un apuro. Además, hay que tener en cuenta que se trata, no solo de conseguir subir esa pendiente tan difícil que tenemos delante, porque luego habrá que bajar y en este caso tendremos un problema de seguridad.

Hay algunas cosas que nos podrán ayudar ligeramente a mejorar la capacidad de tracción en una situación extrema. Por un lado hay que investigar si nuestro coche tiene un modo "nieve". Es muy útil porque reduce el par que se transmite a las ruedas y ayuda a arrancar en una cuesta. En cualquier caso se trata de enviar el menor par posible a las ruedas y si se puede repartir entre las cuatro ruedas porque tenemos un todocamino con sistema 4x4 bloqueable, mejor.

Incluso tras el paso de las quitanieves las calles sigue estando peligrosas.
Incluso tras el paso de las quitanieves las calles sigue estando peligrosas.

Con un coche normal, de cambio manual, lo ideal es arrancar en la marcha más larga posible. En principio, segunda o incluso si es una ligera bajada hasta tercera. Y deberemos acelerar el mínimo imprescindible antes de que se llegue a calar. Al enviar el menor par posible a cada rueda, esta puede conseguir arrancar y empezar a moverse, pero siempre acelerando el mínimo para que no se llegue a calar el motor. Sin embargo, el instinto nos mueve a lo contrario, a acelerar más para ver si finalmente agarra, pero eso es un grave error.

Si estamos en un sitio alejado y tenemos que intentar salir de allí como sea, se puede recurrir a echar arena en la carretera, o incluso alguna rama pequeña de árbol o de hojas, porque con ello se mejora el coeficiente de rozamiento entre el neumático y la superficie nevada o de hielo. Con ello tendremos más opciones de poder salir. Pero luego hay que mantener el acelerador al mínimo y en una marcha larga, siempre para reducir el par sobre cada rueda. Y nunca llegar a detener el vehículo hasta que estemos en una bajada, donde será más fácil volver a arrancar.

Tener un coche 4x4, o incluso un todoterreno, no es garantía de no quedarse tirados en una situación como esta. Dependerá del tipo de neumático que llevemos puesto y también de las manos del conductor. Un todoterreno es un coche mucho más pesado, con un complejo sistema de tracción, pero si no tiene bloqueos de diferencial, algo muy poco frecuente, y sobre todo si su conductor no sabe cómo utilizarlos, tampoco será de mucha ayuda.

La única solución real es llevar unos buenos neumáticos de invierno, pero qué es lo que hace diferente este tipo de neumático. Pues tiene un dibujo específico, más abrasivo que el de uno de carretera. Es por ello más ruidoso y también se desgasta más, pero aporta un mayor coeficiente de rozamiento. Además, incluye unas laminillas que son las que se encargan de mejorar notablemente esa tracción al ir clavándose en el hielo. Unos neumáticos "all season" no son tan eficaces como unos de invierno, pero mejoran la capacidad de tracción en estas circunstancias y sirven para todo el año.

Cadenas

Algo parecido, pero más tosco, es el trabajo que hacen las cadenas tradicionales. Entre la superficie del neumático y la carretera nevada ponemos unos hierros que son los que aumentan el rozamiento y la capacidad de tracción. Pero sin duda, ya sea una u otra, son la mejor solución ante esta situación de riesgo provocada por la nevada. Es mejor un coche normal, incluso un tracción delantera, con neumáticos de invierno que un buen todoterreno o un todocamino grande de lujo y 4x4 con neumáticos de carretera.

Las cadenas de tela pueden servir para una emergencia.
Las cadenas de tela pueden servir para una emergencia.

La gran nevada parece que ha pasado ya, aunque todavía quedan coletazos en algunas zonas. Pero lo peor está por llegar con fuertes heladas en las próximas noches, lo que va a hacer que la nieve que se mantiene en muchos tramos de carretera se convierta en hielo, algo aún más peligroso. Y ojo, estos consejos que les hemos dado solo sirven para intentar solucionar una situación apurada y salir airoso. Pero no son para llegar a pensar que con estos consejos ya no vamos a tener problemas.

Si puede, quédese en casa y si no puede hacerlo, organice sus desplazamientos en transporte público. Aunque tenga un coche bien preparado para la nieve, procure no salir salvo que tenga alguna tarea concreta, porque si al problema de las carreteras y de la nieve o el hielo se suma la presencia de muchos coches, el caos seguirá durante días. Con muchos coches en las calles, no pueden actuar los quitanieves y el transporte público, las ambulancias o los camiones de reparto de alimentos y otros bienes de primera necesidad no podrán hacer bien su trabajo. Quédese en casa...

Nieve
El redactor recomienda