Es noticia
Menú
Probamos el Volkswagen T-Cross, referente por espacio y tecnología
  1. Motor
  2. Pruebas
CON MOTOR GASOLINA DE 150 CV

Probamos el Volkswagen T-Cross, referente por espacio y tecnología

La combinación de un eficiente motor de gasolina con el cambio DSG de 7 marchas permite un perfecto compromiso en un vehículo que va bien en ciudad y mejor en carretera

Foto: Con el T-Cross, la marca Volkswagen tiene una buena oferta en el segmento que más demanda el mercado.
Con el T-Cross, la marca Volkswagen tiene una buena oferta en el segmento que más demanda el mercado.

La marca alemana Volkswagen tiene una amplia gama de versiones de tipo todocamino con las que dar respuesta a un mercado en el que los usuarios cada día buscan más vehículos con una mayor altura libre al suelo, con una posición de conducción más elevada y con una estética diferente. Dentro de esta amplísima gama, y como la versión de acceso, encontramos este T-Cross, un modelo fabricado en la planta española de Landaben y que está basado en la misma plataforma del Polo, también fabricado allí.

En los últimos 10 años el mercado ha cambiado mucho, y poco a poco los fabricantes han ido ampliando su oferta de vehículos de tipo todocamino con ese estilo diferenciador con respecto al modelo compacto, el del Volkswagen Golf y otros modelos equivalentes, que siempre han liderado el mercado. Por ello, la marca Volkswagen ha desarrollado una amplia oferta de modelos de este tipo entre los que el T-Cross que hemos probado en esa ocasión es su acceso.Y a los que pronto se añadirá el Taigo, también fabricdo en Navarra.

Es un vehículo pequeño, de solo 4,11 m de longitud, pero que al mismo tiempo ofrece una gran sensación de espacio interior. Sus plazas delanteras son amplias y las traseras tienen un espacio para las piernas de los ocupantes que realmente sorprende. Eso sí, es un modelo estrecho por sus dimensiones exteriores, como todos los vehículos que se integran en el segmento B. Por ello, está pensado para poder llevar dos personas en dichas plazas traseras, aunque en realidad está homologado para incorporar tres ocupantes y cuenta con tres cinturones de seguridad. Pero es perfecto para dos personas.

placeholder El cuadro digital ofrece muchas opciones de configuración.
El cuadro digital ofrece muchas opciones de configuración.

Para ganar aún más versatilidad de uso, este vehículo incorpora una banqueta trasera deslizante en sentido longitudinal, lo que permite adaptar el habitáculo a las necesidades de cada momento. Son hasta 14 cm lo que se puede desplazar esta banqueta, lo que permite ganar hasta 70 litros más en el maletero cuando se hace necesario. En este sentido, también es destacable la capacidad del maletero que parte de 385 litros en la posición de la banqueta más retrasada. Es decir, que gana 40 litros con respecto a su hermano, el Polo. Pero si desplazamos el asiento hasta la posición más avanzada, entonces su capacidad llega hasta 455 litros, lo que le sitúa como uno de los líderes en su segmento.

Un aspecto que me sorprende cada vez que me subo en una unidad del T-Cross es la buena sensación de espacio que transmite, sobre todo en las plazas traseras. Y es que hay una acota de altura en esas plazas posteriores muy buena e incluso una persona de más de 1,90 m de altura viajará muy cómodo.

Foto: A lo largo del verano, las actualizaciones inalámbricas Over-the-Air estarán disponibles para todos los Volkswagen ID.3 e ID.4.

La gama del Volkswagen T-Cross ofrece motorizaciones de gasolina de tres y cuatro cilindros, los primeros con dos opciones de 95 o 110 caballos, mientras que el de cuatro proporciona 150 caballos. Este último, que siempre está asociado con la caja de cambios automática DSG de doble embrague y siete marchas, es el que hemos probado en esta ocasión.

Es una muy buena combinación mecánica, permite hacer una conducción tranquila y relajada para desplazarse a diario. Y todo ello con unos consumos bastante razonables. El valor homologado en ciclo mixto es de 5,9 litros, mientras que en una conducción normal, por autovía, estaremos solo ligeramente por encima de los 6 litros.

placeholder El Volkswagen T-Cross ofrece un puesto de conducción muy completo.
El Volkswagen T-Cross ofrece un puesto de conducción muy completo.

Es un motor que permite una conducción muy suave, que sube de vueltas de manera muy razonable desde solo 1500 revoluciones por minuto, cuando ofrece su par máximo. Se nota que es un cuatro cilindros y que tiene más cilindrada. Pero al mismo tiempo, si queremos ir más rápido cuando vamos de viaje o para movernos con más alegría, también permite un funcionamiento bastante más dinámico.

Es un motor de última generación y con una avanzada tecnología que incluye la desconexión de cilindros cuando estos no se están utilizando. Gracias a este sistema que desconecta dos de los cuatro cilindros cuando circulamos a velocidad estabilizada, se puede conseguir una cifra de consumo más que razonable para un modelo con 150 caballos. Además, al ser más alto que un modelo compacto, también su aerodinámica se ve algo perjudicada, pese a lo cual su consumo es muy interesante.

Es un vehículo moderno que incluye la tecnología más avanzada con sistemas de ayuda a la conducción de última generación, con control de crucero adaptativo, frenada de emergencia, mantenimiento de carril o los sistemas de conexión automática de las luces o del limpiaparabrisas para hacer más fácil la conducción. Y como parte de su tecnología también incluye un cuadro instrumentos digital de 10,2 pulgadas y una pantalla en la consola central de 10 pulgadas. Esta permite la máxima interconectividad entre nuestro smartphone y el sistema del vehículo y también una conectividad de primer nivel con el exterior.

El T-Cross es un vehículo de estilo todocamino que además cuenta con una buena altura libre al suelo, de 18,5 cm. Eso le permite salir con ciertas garantías del asfalto y adentrarse por caminos, pero hay que ser conscientes de que no llevamos un modelo de enfoque todoterreno. Además, tampoco contamos con tracción a las cuatro ruedas o un sistema de optimización de la tracción, como si ofrecen los modelos equivalentes del grupo Stellantis. que nos pueda sacar de un apuro si llega a producirse.

placeholder Con unas dimensiones contenidas, ofrece un estilo robusto y diferenciador.
Con unas dimensiones contenidas, ofrece un estilo robusto y diferenciador.

Este T-Cross es una alternativa muy interesante del grupo Volkswagen para aquellos usuarios que necesitan un coche para moverse por la ciudad con agilidad, con un consumo bastante razonable. Un vehículo que proporciona un magnífico agrado de conducción por la combinación de un motor potente y un cambio de marchas de doble embrague muy efectivo, con el que los desplazamientos en coche se hacen mucho más sencillos.

En cuanto a su precio, 25.000 euros según el listado oficial creo que es muy razonable si tenemos en cuenta todo el equipamiento que ofrece de serie y su buena calidad de fabricación, aunque, eso sí, con materiales poco costosos. No hay que olvidar que es el coche de acceso a esta gama todocamino en Volkswagen. Su estilo muy llamativo y juvenil, le aporta un valor añadido para competir en un segmento lleno de competidores muy buenos. Pero el sello de Volkswagen en su frontal siempre es una garantía adicional.

Ficha Volkswagen T-Cross 1.5 TSi

Motor: 4 cilindros en línea

Potencia máxima: 150 CV a 5.000 rpm

Par máximo: 250 Nm desde 1.500 rpm

Cilindrada: 1.498 cc

Combustible: gasolina

Velocidad máxima: 200 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h, 8,5 segundos 

Caja de cambios: automática de doble embrague con 7 marchas.  

Tracción: Delantera  

Consumo homologado WLTP en ciclo combinado 5,9 litros.

Dimensiones (longitud/anchura/altura), 4,11 x 1,78 x 1,56

Capacidad maletero: entre 385 y 455 litros.  

Peso en vacío: 1.315 kg.

Precio: 25.200 euros.

La marca alemana Volkswagen tiene una amplia gama de versiones de tipo todocamino con las que dar respuesta a un mercado en el que los usuarios cada día buscan más vehículos con una mayor altura libre al suelo, con una posición de conducción más elevada y con una estética diferente. Dentro de esta amplísima gama, y como la versión de acceso, encontramos este T-Cross, un modelo fabricado en la planta española de Landaben y que está basado en la misma plataforma del Polo, también fabricado allí.

El redactor recomienda