Es noticia
Menú
Probamos el Toyota Supra, deportividad en estado puro en un coche espectacular
  1. Motor
  2. Pruebas
MOTOR 6 CILINDROS DE 340 CV

Probamos el Toyota Supra, deportividad en estado puro en un coche espectacular

La quinta generación del legendario deportivo comparte la plataforma mecánica del BMW Z4 pero con un estilo cupé y un dinamismo completamente diferente

Foto: Esta es la quinta generación del Toyota Supra, un deportivo de altas prestaciones para disfrutar de la conducción.
Esta es la quinta generación del Toyota Supra, un deportivo de altas prestaciones para disfrutar de la conducción.

La prueba de esta semana corresponde al Toyota Supra Performance, un modelo muy deportivo de la marca japonesa pero que al mismo tiempo es también lo suficientemente confortable como para poder usarse en el día a día. Eso sí, es un vehículo de dos plazas y con un maletero bastante razonable de 290 litros y muy fácil de cargar. Si buscamos un deportivo muy rápido pero no demasiado radical, esta puede ser una opción muy llamativa y diferente, sobre todo en esta versión de 340 caballos.

Toyota es líder mundial del mercado del automóvil al vender cada año más de 10 millones de unidades, lo que le posiciona como un referente de este sector. Es un fabricante que produce muchos coches híbridos, de enfoque más urbano y ecológico, pero tiene una amplia gama de modelos. También cuenta con una gama muy completa de vehículos todoterreno, de los mejores del mercado, y una oferta deportiva también muy destacada. En este último sector es donde se encuadra el nuevo Supra un vehículo desarrollado por el equipo Gazoo Racing sobre la base de un modelo de BMW, el Z4, pero muy diferente en muchos aspectos. En este enlace pueden ver más fotos de la prueba.

El Z4 es un vehículo biplaza descapotable que en esta última generación cuenta con un techo de lona. Pues bien, sobre el mismo bastidor y el mismo equipo mecánico de motor y caja de cambio, Toyota ha desarrollado específicamente esta versión de tipo cupé, con una carrocería cerrada completamente distinta, pero lógicamente también de dos plazas. Su estética es también totalmente diferente y en ella destaca su frontal afilado o su largo capó motor delantero, pero también esa parte trasera cortada como un verdadero cupé.

placeholder Magníficos asientos con los reposacabezas integrados.
Magníficos asientos con los reposacabezas integrados.

Es decir, es un coche basado en el BMW Z4 pero al mismo tiempo completamente distinto al modelo alemán. Con este punto de partida, lógicamente también su comportamiento dinámico es muy diferente. En el caso del modelo de la marca japonesa tenemos un vehículo con un peso solo ligeramente superior por su techo, unos 50 kilos, pero al mismo tiempo con una rigidez estructural muy superior a la del BMW. Esto se aprecia cuando se conduce este vehículo y sobre todo cuando se circula a un ritmo elevado.

Quizá lo más destacable de este modelo es que ofrece un comportamiento muy dinámico, deportivo, pero al mismo tiempo sin renunciar a confort de marcha y a facilidad de conducción. Si el modelo de BMW ofrece tres modos de conducción diferentes, eco, normal o sport, en este caso solo ofrece dos opciones, el modo normal o el sport. Eso hace que sea más fácil decidirse sobre cómo queremos conducir en cada momento.

Para disfrutar

También permite disfrutar de la conducción, algo cada vez más difícil de conseguir. En este caso tenemos un vehículo muy potente, con propulsión trasera, con un bastidor que proporciona una gran rigidez y con una capacidad de tracción realmente buena. Da igual en qué circunstancias estemos circulando, que tengamos algo de arena o que pisemos a fondo el acelerador en una curva, el coche siempre tracciona muy bien.

Las suspensiones son distintas a las del modelo de BMW y en este caso emplea unos amortiguadores de dureza ajustable. Esto permite transformar el comportamiento del vehículo de manera muy sencilla en función de que queramos conducir más tranquilos en el día a día o que busquemos las máximas prestaciones, en cuyo caso recurriremos al modo sport. Para ello solo hay que presionar una tecla situada por detrás de la palanca de cambios. La activación de este modo se aprecia también en el cuadro de instrumentos.

placeholder El cuadro de instrumentos en el modo Sport incluye una zona en color rojo entre las 6..500 y las 7.200 rpm.
El cuadro de instrumentos en el modo Sport incluye una zona en color rojo entre las 6..500 y las 7.200 rpm.

El habitáculo es como el de un buen deportivo, es un biplaza con un espacio pequeño para los dos ocupantes. Eso sí, los asientos son magníficos, ofrecen una sujeción perfecta del cuerpo y además tienen un estilo llamativo al tener integrado el reposacabezas en el propio asiento. También incluyen una pieza metálica que permite incorporar los cinturones de competición.

Además, estos asientos permiten una postura de conducción realmente deportiva, van anclados en una posición muy baja y la postura de conducción es ideal, ya que permite llevar las piernas casi totalmente horizontales con una postura al volante magnífica para conducir de manera más deportiva.

Ya que hablamos de su volante hay que destacar que también proporciona un tacto de conducción muy agradable. Diría que es un puesto de conducción perfecto por la situación, por el asiento y también por su cuadro de instrumentos. Este es digital, muy sencillo, pero con el cuentavueltas situado justo en el centro. De esta forma el conductor sabe en todo momento en qué régimen de giro está funcionando el motor, algo imprescindible para poder rodar deprisa. A los lados encontramos los diferentes indicadores, la velocidad o el estado del depósito de combustible.

Larga tradición

Este nuevo Toyota Supra es heredero de un hombre con una larga tradición en la marca japonesa. El retorno de esta denominación llega con la quinta generación Supra. Este retorno se hace con un vehículo muy interesante, que está disponible con dos opciones mecánicas en el mercado español. Por lado una variante de acceso, con la denominación Pure, con un motor de cuatro cilindros de 258 caballos. Por encima la versión Performance que cuenta con el motor de seis cilindros en línea que proporciona 340 caballos.

Foto: En esta imagen, se aprecia el coche de serie, en blanco, y el de carreras preparado por MSi.

Esta es la versión que hemos probado en esta ocasión con la que hemos podido comprobar, una vez más, que este motor ofrece un rendimiento mecánico excepcional. Un propulsor que permite una conducción tranquila, con mucho par desde pocas vueltas, pero que también ofrece la posibilidad de conducir de forma mucho más rápida, más ágil, y todo ello con unos consumos bastante razonables. Y también que la combinación de este motor con el cambio automático de ocho marchas proporciona un perfecto equilibrio entre confort de conducción y dinamismo.

Si circulamos por autovía a la velocidad legal y en el modo normal de conducción, estaremos hablando de un entorno de 8 litros a los 100 km. Pero si circulamos por una carretera virada en modo Sport y disfrutando de verdad de la conducción, para lo que este coche está perfectamente capacitado, entonces la cifra se puede disparar hasta los 12 litros y por encima.

placeholder Estética muy llamativa en esta quinta generación del Toyota Supra, tan diferente pero igual de deportiva.
Estética muy llamativa en esta quinta generación del Toyota Supra, tan diferente pero igual de deportiva.

Es por ello un motor sensible al estilo de conducción. Pero aunque estemos en esa cifra más alta, tampoco hay que olvidar que estamos llevando un vehículo que no es excesivamente ligero y que cuenta con un potente motor de 340 caballos. Un motor que permite rodar muy deprisa por cualquier tipo de carretera.

Este buen motor tiene también un detalle importante, su sonido. En otros vehículos últimamente se está poniendo de moda preparar sonidos artificiales para potenciar el placer de conducir también para el oído. En este caso no lo necesita su sonido es magnífico y si conducimos llevando el motor hasta la parte alta del cuentavueltas, por encima de las 4.500 rpm es un placer más de su conducción.

A modo de resumen les diría que este Toyota Supra es un vehículo deportivo muy razonable, con un aspecto exterior realmente llamativo, muy dinámico y que ofrece una dualidad de utilización que le hace muy versátil. Si queremos un coche para el uso diario solo tenemos que activar el modo normal y conducir con suavidad. Para hacer una conducción más deportiva en un momento determinado solo hay que presionar el botón Sport y dejarse llevar. Lo mejor es que incluso con esta conducción muy deportiva no perderemos confort de marcha y la sensación de que todo está perfectamente controlado. El trabajo de los ingenieros del equipo Toyota Gazoo Racing ha sido magnífico en esta quinta generación del Supra.

Ficha Toyota Supra Performance

Motor: 6 cilindros en línea

Potencia máxima: 340 CV desde 5.000 rpm

Par máximo: 500 Nm desde 1.600 rpm

Cilindrada: 2.998 cc

Combustible: gasolina

Velocidad máxima: 250 km/h (autolimitada)

Aceleración de 0 a 100 km/h, 4,3 segundos 

Caja de cambios: automática de convertidor de par con 8 marchas.  

Tracción: Trasera  

Consumos homologado WLTP en ciclo combinado 8,1 litros.

Dimensiones (longitud/anchura/altura), 4,38 x 1,85 x 1,29

Capacidad maletero: 290 litros. 

Peso en vacío: 1.550 kg.

Precio: 69.900 euros.

La prueba de esta semana corresponde al Toyota Supra Performance, un modelo muy deportivo de la marca japonesa pero que al mismo tiempo es también lo suficientemente confortable como para poder usarse en el día a día. Eso sí, es un vehículo de dos plazas y con un maletero bastante razonable de 290 litros y muy fácil de cargar. Si buscamos un deportivo muy rápido pero no demasiado radical, esta puede ser una opción muy llamativa y diferente, sobre todo en esta versión de 340 caballos.

El redactor recomienda