Es noticia
Menú
Más retrasos para el Tesla Cybertruck, el nuevo quebradero de cabeza de Elon Musk
  1. Motor
  2. Eléctricos
Previsto para 2021, no llegará hasta 2023

Más retrasos para el Tesla Cybertruck, el nuevo quebradero de cabeza de Elon Musk

Nació con polémica, desde que Musk rompió su cristal 'irrompible' en la presentación oficial del Cybertruck, un modelo que después ha sumado nuevos problemas que retrasan su producción

Foto: Las formas angulosas crearon polémica, pero los problemas de diseño parecen ser otros. (Tesla)
Las formas angulosas crearon polémica, pero los problemas de diseño parecen ser otros. (Tesla)

Prácticamente, todo lo que gira en torno a Elon Musk se convierte de forma automática en noticia, y probablemente porque casi todo en lo que se implica él o sus empresas es innovador o sorprendente. Ya sean misiones espaciales o automóviles eléctricos. Y precisamente uno de estos últimos, el Cybertruck, se erigió en polo de atracción mediática desde el minuto uno de su vida, cuando allá por 2019 el máximo responsable de Tesla lo presentó oficialmente en Los Ángeles y quiso exhibir una de sus curiosas capacidades: la utilización de cristales irrompibles. Musk, ante cientos de profesionales que seguían el acto a pie de escenario y millones de espectadores que hacían lo propio por televisión y redes sociales, lanzó una bola de acero contra una de las ventanillas... que se fracturó hecha añicos. Y en un segundo intento contra otro cristal, el resultado fue similar. ¿Contratiempo real, error de cálculo, exceso de fuerza del multimillonario sudafricano o montaje publicitario? Hubo teorías para todos los gustos, pero el caso es que el Cybertruck ya era famoso a nivel planetario en cuestión de minutos.

placeholder Elon Musk, tras destrozar los cristales 'irrompibles' del Cybertruck con bolas de acero en la presentación del coche.
Elon Musk, tras destrozar los cristales 'irrompibles' del Cybertruck con bolas de acero en la presentación del coche.

Musk explicaría después que el problema estuvo en haber utilizado durante aquella presentación multitudinaria un prototipo que previamente había sido sometido a varias pruebas similares. Al parecer, trabajadores de Tesla habían golpeado varias veces con un mazo esas mismas ventanillas para verificar su resistencia, pero eso había originado unos daños que, aunque inapreciables a simple vista, impidieron resistir los bolazos posteriores. ¿Nacía gafado el futurista 'pick-up' eléctrico de la firma californiana, que Musk pretendía poner a la venta en 2021 a partir de 40.000 dólares? En realidad, los principios de la Física tienen poco que ver con la mala suerte, y las explicaciones, en apariencia, tenían sentido. Además, todo deriva de un hecho curioso: mientras el resto de fabricantes investigan y desarrollan en secreto, las tecnologías ligadas a Elon Musk parecen retransmitidas, y eso tiene sus riesgos. O sus ventajas, quién sabe.

A muchos les pudo extrañar, sobre todo fuera de Norteamérica, el tipo de vehículo, pero todo cobra sentido en un mercado donde los 'pick-up' copan desde hace décadas los primeros puestos en matriculaciones. En Estados Unidos, por ejemplo, el Ford F-150 es líder desde hace 40 años, y esa misma camioneta 'pick-up' de Ford domina el mercado canadiense desde hace varias décadas también. De hecho, y volviendo a las matriculaciones estadounidenses, durante los ocho últimos años el podio ha estado copado por vehículos 'pick-up', de modo que la idea de Musk no parecía descaminada. Otra cosa es su diseño, futurista y anguloso, y que inmediatamente generó oleadas de seguidores y de detractores en torno al Cybertruck.

A vueltas con el parabrisas

Pero el diseño, gustos al margen, es determinante en muchos aspectos de un vehículo: aerodinámica, seguridad, eficiencia, funcionalidad... Y al parecer, las rotundas líneas del Tesla Cybertruck estaban quitando el sueño a los encargados de su desarrollo. Problemas aparecen siempre, sea cual sea el vehículo o la marca, pero la discreción o la confidencialidad no parecen términos aplicables a la empresa de Musk, y fue este quien confirmó que el parabrisas delantero era lo que más les preocupaba. Una vez más, inconveniente retransmitido. Y es que el enorme tamaño del cristal frontal, su forma cuadrangular y el hecho de ir 'enrasado' completamente con la carrocería impedía el uso de un limpiaparabrisas convencional.

placeholder Una de las fotos publicadas por Musk muestra un prototipo con un enorme limpiaparabrisas de un brazo.
Una de las fotos publicadas por Musk muestra un prototipo con un enorme limpiaparabrisas de un brazo.

Para entonces, Elon Musk ya había dejado claro que su 'pick-up' eléctrico no estaría listo en 2021, y que se retrasaba a 2022. Y comentando unas imágenes de prototipos del Cybertruck que ilustraban sus comentarios en redes sociales, Musk reconocía que habían pensado en un limpiaparabrisas desplegable que fuera escondido normalmente bajo la tapa del maletero delantero, solución que el propio directivo de Tesla calificaba de "compleja". Como el Cybertruck no podía montar los brazos de los limpiaparabrisas donde los llevan casi todos los vehículos (en la unión de capó y parabrisas) porque se verían afectados por el flujo del aire en su posición de reposo, los ingenieros y diseñadores de la marca habían optado (había que avanzar como fuera) por situarlos en los laterales del parabrisas, completamente visibles también pero en una posición más aerodinámica. Como destacaban semanas atrás desde Carglass, empresa especializada en este campo, la solución de Tesla recordaba a la usada por SEAT en los Altea y en una de las generaciones del Toledo, aunque con una diferencia: la marca española ocultaba los limpiaparabrisas dentro de un marco acanalado que recorría los laterales del parabrisas, mientras que el Cybertruck no contaba con ese sistema.

placeholder Según algunos expertos, el parabrisas de un brazo dejaría amplias zonas del cristal sin barrer.
Según algunos expertos, el parabrisas de un brazo dejaría amplias zonas del cristal sin barrer.

Para Carglass, además, la solución 'filtrada' planteaba muchas dudas, pues además de perjudicar la aerodinámica, un brazo con un barrido tan amplio exigiría un motor potente y pesado, y dejaría sin limpiar una amplia zona del cristal en la parte superior derecha, pues las imágenes mostraban un solo limpiaparabrisas: en el lado del conductor. Además, muchas de las cámaras de los sistemas de asistencia a la conducción ADAS van montados en la zona central superior del parabrisas, que debe estar siempre limpia para que funcionen correctamente, lo que incrementa las dudas sobre la solución final.

placeholder Cristal totalmente enrasado con el capó, pero ni rastro del limpiaparabrisas en el Cybertruck de 2019.
Cristal totalmente enrasado con el capó, pero ni rastro del limpiaparabrisas en el Cybertruck de 2019.

No obstante, parece que Tesla está trabajando en diversas patentes relacionadas con la limpieza del parabrisas, como un dispositivo electromagnético en el que el brazo limpiador, escondido bajo el capó cuando no está en funcionamiento, se desliza transversalmente a lo largo de todo el cristal por unos carriles, de modo que barrería prácticamente el 100% de la superficie y permitiría situar las cámaras muy arriba. E incluso se habla de un sistema que limpiaría el parabrisas mediante rayos láser, tecnología que la marca de Elon Musk querría aplicar también a la limpieza de las lentes de las cámaras del vehículo y a los paneles solares que recubrirán una parte de la carrocería de sus futuros modelos.

Segundo retraso: ahora, 2023

Transcurría 2021 y el Tesla Cybertruck no llegaba, y desde la firma californiana empezó a manejarse como fecha de lanzamiento más factible mediados de 2022. Además, surgía un problema añadido: los competidores no se habían sentado a comprobar cómo solucionaba Musk sus líos con el diseño y muchos estaban ultimando vehículos eléctricos de carrocería 'pick-up', como el Ford F-150 Lightning, para el que se ha detectado una expectación tan gigantesca entre el público que Ford ha tenido que dirigirse por correo a sus concesionarios para 'recordarles' que mantengan los precios anunciados oficialmente desde Detroit: unos 41.000 dólares. Porque no habrá oferta para tanta demanda y muchos usuarios estarán dispuestos a pagar más dinero. Además, Rivian tiene ya listo su R1T, GMC remata su Hummer EV y Chevrolet trabaja a todo ritmo en su Silverado EV.

placeholder El Cybertruck estará disponible con tracción trasera (un solo motor) o con tracción total (con dos o tres motores).
El Cybertruck estará disponible con tracción trasera (un solo motor) o con tracción total (con dos o tres motores).

Y todo apunta a que este año tampoco habrá Cybertruck a la venta, pues los rumores giran en torno a una nueva fecha para el inicio de la producción: primer trimestre de 2023. En Estados Unidos se da por hecho que Elon Musk realizará algún tipo de comunicado antes de finalizar este mes de enero para poner fin a las dudas, y fijar así oficialmente esa fecha 'definitiva' de comercialización. La pandemia y el insuficiente suministro de semiconductores se han unido a los citados problemas de desarrollo del 'pick-up' eléctrico de Tesla. O no necesariamente problemas, sino mejoras incorporadas sobre la marcha, como el sistema de dirección a las cuatro ruedas con función 'cangrejo', que permitirá desplazamientos laterales o giros completos en muy poco espacio debido a que las ruedas traseras pueden llegar a girar tanto como las delanteras, una solución que también se había anunciado para el Hummer EV y que pareció gustar a los responsables de Tesla.

placeholder El interior del Cybertruck se caracterizará por el diseño minimalista habitual en la marca.
El interior del Cybertruck se caracterizará por el diseño minimalista habitual en la marca.

Aunque muchos analistas opinan que existe otro factor que ha conducido a los sucesivos retrasos: el Cybertruck no sería realmente prioritario en estos momentos para Elon Musk, que por ejemplo está viendo dispararse las ventas del Model 3, líder de ventas absoluto en Europa el pasado mes de septiembre. Y las ventas mundiales de Tesla en 2021 superaron las 936.000 unidades, un 87,4% más que en 2020. Todo un bálsamo para compensar el azaroso nacimiento del Cybertruck.

Prácticamente, todo lo que gira en torno a Elon Musk se convierte de forma automática en noticia, y probablemente porque casi todo en lo que se implica él o sus empresas es innovador o sorprendente. Ya sean misiones espaciales o automóviles eléctricos. Y precisamente uno de estos últimos, el Cybertruck, se erigió en polo de atracción mediática desde el minuto uno de su vida, cuando allá por 2019 el máximo responsable de Tesla lo presentó oficialmente en Los Ángeles y quiso exhibir una de sus curiosas capacidades: la utilización de cristales irrompibles. Musk, ante cientos de profesionales que seguían el acto a pie de escenario y millones de espectadores que hacían lo propio por televisión y redes sociales, lanzó una bola de acero contra una de las ventanillas... que se fracturó hecha añicos. Y en un segundo intento contra otro cristal, el resultado fue similar. ¿Contratiempo real, error de cálculo, exceso de fuerza del multimillonario sudafricano o montaje publicitario? Hubo teorías para todos los gustos, pero el caso es que el Cybertruck ya era famoso a nivel planetario en cuestión de minutos.

Elon Musk California Texas Energía Industria automóvil Seguridad
El redactor recomienda