Es noticia
Menú
Cómo quitar hielo y nieve del parabrisas del coche (y cómo no hacerlo para romperlo)
  1. Motor
trucos de invierno

Cómo quitar hielo y nieve del parabrisas del coche (y cómo no hacerlo para romperlo)

Cuando uno se encuentra a primera hora de la mañana con el coche helado puede quedarse bloqueado: aquí algunos trucos para retirar la escarcha del cristal sin dañarlo

Foto: Cómo quitar hielo y nieve del parabrisas del coche (EFE)
Cómo quitar hielo y nieve del parabrisas del coche (EFE)

Cuando llega el invierno muchos disfrutan del momento de quedarse en el sofá, con una manta, en el mejor de los casos con una chimenea, a ver el mal tiempo pasar por la ventana. Pero llega la mañana del lunes, a primera hora, y el coche está helado. La bajada de temperaturas provoca que las heladas nocturnas dejen una durísima capa sobre el parabrisas que dificulta la visión, y muchas veces uno puede quedarse bloqueado a la hora de tomar una decisión. ¿Le echo agua caliente para que se vaya más rápido? ¿Arranco el coche y enciendo los limpiaparabrisas?

Lo primero que hay que pensar es que, llegado este momento del año, es necesario tener el coche preparado para las bajas temperaturas. Por ello, lo primordial es llenar el depósito de líquido limpiaparabrisas con un producto concreto que contenga anticongelante —casi todos los productos del mercado lo suelen incluir—, dado que el agua con jabón en invierno se puede congelar y, con ello, se podría congelar la bomba del sistema. Aun así, existen algunos trucos para retirar la capa de hielo correctamente sin dañar las lunas para liberarlos del hielo y poder conducir apropiadamente.

Foto: Fuente: iStock

Arrancar el coche... y esperar

Lo primero que puedes hacer antes de ponerte a limpiar el vehículo es arrancar el coche, pero procura que no se activen los limpiaparabrisas. Con el motor encendido el hielo se derretirá más rápido, especialmente si enciendes la calefacción. Aunque éste es un truco, desde Mapfre señalan que no es el consejo más recomendable. En este caso, habrá que esperar a que la escarcha se despegue del cristal y, finalmente, se pueda retirar. Existen vehículos que tienen función de parabrisas térmico, que hacen que en poco tiempo el cristal se quede libre de hielo y nieve.

Eso sí, si se va anecender la calefacción, desde la DGT recuerdan no hacerlo a una temperatura muy alta: con una temperatura exterior de diez grados bajo cero, activar fuerte la calefacción puede provocar la rotura de la luna a los cinco minutos en más del 80% de los casos; a cinco grados bajo cero sucede en el 70% de los casos y a 0 grados, casi en el 60%. Es mejor encenderla a una temperatura media, para no provocar fuertes cambios de temperatura en el interior del vehículo que puedan provocar daños en la luna.

Líquido anticongelante y rasqueta

Si vives en una zona propensa a las heladas es más que probable que ya tengas guardado en el maletero o en la guantera una rasqueta de plástico para retirar el hielo; si no es así, hazte con uno, ya que en invierno será uno de tus mejores aliados. Según los consejos de la aseguradora Mapfre, el método más eficaz para retirar el hielo del parabrisas es rociar un líquido anticongelante por la luna para poder quitar después el hielo con la rasqueta; ahora bien, en caso de no disponer de ella, siempre se puede utilizar una tarjeta de plástico, pero no utilices la tarjeta de crédito: usa una que no vayas a utilizar porque en el proceso se puede romper. Otra opción es la de utilizar la caja de plástico de un CD, por ejemplo, pero en ningún caso se debe usar nada metálico, ya que puede arañar el cristal.

A falta de líquido... alcohol

Si no se tiene ningún líquido o 'spray' anticongelante, el alcohol puede ser un buen sustituto para descongelar los cristales. El alcohol tiene un punto de congelación inferior al del agua, por lo que si la capa no es muy gruesa se puede utilizar este producto antes de utilizar la rasqueta. Para hacerlo, no obstante, hay que tener en cuenta que se debe aplicar —directamente o mezclado con agua— directamente sobre la luna, nunca llenar el depósito del líquido para los parabrisas con alcohol.

¡Nunca uses sal ni agua caliente!

Cuando no hay rasqueta, ni líquido anticongelante ni alcohol... pueden surgir las malas ideas. Uno puede pensar que si se echa sal en el suelo para minimizar las heladas o para derretir la nieve puede ser una buena idea sobre el coche. Craso error. Efectivamente la sal evita la congelación... pero no descongela y puede arañar los cristales y corroer la chapa del vehículo. Pero además de los daños... no conseguirás descongelar el cristal.

Algo a lo que se tiene fácil acceso si no se dispone de otros productos es agua, y se puede llegar a pensar que verter agua caliente sobre el cristal puede ayudar a que se descongele más rápido. Desde Mapfre señalan que esto es una "verdadera temeridad", porque al entrar el agua caliente en contacto con el hielo de la luna se puede llegar a romper el cristal debido a un cambio brusco de temperatura.

Bloquea los limpiaparabrisas

Otro de los errores comunes es, una vez arrancado el coche, activar los limpiaparabrisas y activar el agua que los limpia. Sin embargo, cuando hay escarcha sobre la luna es bastante probable que las escobillas estén pegadas por el hielo, por lo que activar los limpiaparabrisas puede hacer que se dañen, no solo las propias escobillas, sino también el motor de los 'limpias'. Para estar preparado ante posibles heladas, lo recomendable es dejar los limpiaparabrisas levantados, para evitar que se queden congelados pegados al cristal.

El truco del cartón o el parasol

Si se tiene la previsión de levantar los limpiaparabrisas antes de una helada, ¿por qué no ir más allá? Para evitar que el cristal se congele y tener que trabajar la mañana siguiente para retirar el hielo de la luna, se puede colocar un cartón o un parasol sobre la luna delantera por la noche, sujetándolo con los limpiaparabrisas. De este modo la helada caerá directamente sobre el cartón o el parasol, dejando 'libre' el cristal por la mañana.

Cuando llega el invierno muchos disfrutan del momento de quedarse en el sofá, con una manta, en el mejor de los casos con una chimenea, a ver el mal tiempo pasar por la ventana. Pero llega la mañana del lunes, a primera hora, y el coche está helado. La bajada de temperaturas provoca que las heladas nocturnas dejen una durísima capa sobre el parabrisas que dificulta la visión, y muchas veces uno puede quedarse bloqueado a la hora de tomar una decisión. ¿Le echo agua caliente para que se vaya más rápido? ¿Arranco el coche y enciendo los limpiaparabrisas?

Trucos
El redactor recomienda