La cerradura, los 'limpias' y las lunas: los problemas que deja Filomena en el coche
  1. Motor
trucos para las bajas temperaturas

La cerradura, los 'limpias' y las lunas: los problemas que deja Filomena en el coche

La nieve, el hielo y las bajas temperaturas se han convertido en los grandes enemigos de los vehículos durante los próximos días. Así es como podemos combatirlos con éxito

Foto: Los problemas que deja Filomena en el coche. (EFE)
Los problemas que deja Filomena en el coche. (EFE)

La llegada de la borrasca Filomena a España ha provocado severos problemas en diferentes ciudades de nuestro país, especialmente en aquellas que no están acostumbradas a la nieve. Es el caso, por ejemplo, de Madrid, donde las importantes nevadas que han caído durante los últimos días y las temperaturas bajo cero que están produciéndose ―y que se van a producir en los próximos días― están dando lugar a graves problemas, especialmente en lo que al transporte se refiere. Sin embargo, la normalidad va al volver en los próximos días y es fundamental que conozcamos una serie de trucos para evitar daños y problemas en nuestro vehículo.

Cuando las carreteras vuelvan a la normalidad y podemos utilizar nuestro vehículo para desplazarnos, es importante que tengamos en cuenta una serie de pasos que debemos de seguir para evitar cualquier tipo de desperfecto. Todos hemos visto cómo los coches que se encontraban aparcados en la calle se han visto enterrados por una importante capa de nieve que, en los próximos días, se puede convertir en un verdadero problema. ¿Qué es lo que tenemos que tener en cuenta a la hora de volver a utilizar nuestro vehículo? En primer lugar, lo ideal sería retirar la mayor cantidad de nieve posible de nuestro automóvil, con el objetivo de que la bajada de las temperaturas no la conviertan en hielo, que es el verdadero problema de esta situación.

Foto: Subir una pendiente con nieve o hielo puede ser una odisea si no se sabe y no se tienen cadenas.

Según nos explica Euromaster, la primera dificultad con la que nos podemos encontrar está directamente relacionada con la entrada a nuestro vehículo. El frío y las temperaturas pueden provocar que el mando no funcione, por lo que deberemos de utilizar la llave para acceder a nuestro coche. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la cerradura puede haberse congelado, por lo que sería muy importante utilizar alcohol para conseguir deshacer el hielo y que podamos acceder al interior sin problema. Debemos que tener en cuenta que, muy probablemente, tendremos que tirar de la puerta más fuerte de lo habitual para poder abrirla, al poder haberse quedado sellada por la acción del hielo

Antes de arrancar el vehículo, es importante dejar limpio el tubo de escape para evitar un problema en la salida de humos y, a partir de ahí, deberemos de poner la calefacción al máximo, con el efecto antivaho activado, tanto para la luna delantera como para la trasera, con el objetivo de que el aire caliente incida en el cristal. Con ello, conseguiremos que el hielo que aún quede adherido a los cristales se vaya poco a poco despegando, por lo que hay que tener en cuenta que, antes de empezar a circular, deberemos estar varios minutos llevando a cabo esta maniobra. Si queremos acelerar este proceso, podemos utilizar limpiacristales o alcohol ―como hemos hecho en el caso de la cerradura― para acelerar el deshielo.

Pero nos podemos encontrar con otro problema inesperado: los limpiaparabrisas. Es muy probable que muchos de nosotros no hayamos tenido la precaución de dejarlos levantados para evitar que se queden congelados y, por tanto, pegados al cristal. De hecho, muchos usuarios tienen la tentación de, cuando ven hielo en el cristal, accionarlos y, con ello, lo que hacemos en muchas ocasiones es romper las gomas que se encuentran heladas en la luna. Podemos separarlos con limpiacristales o con un chorro de alcohol que ayude al deshielo.

Foto: Euromaster.
Foto: Euromaster.

Además, en el caso de que siga habiendo nieve sobre el cristal es importante retirarla, pues si en este caso accionamos los limpiaparabrisas puede que terminemos por acumularla y se rompan los motores que los hacen funcionar. Y, ni mucho menos, debemos de dar agua para limpiar el cristal, algo que también suele ser bastante habitual: nos encontramos con algo de hielo en la luna y creemos que echando agua vamos hacer que se reblandezca y que se elimine pero, en realidad, estamos generando el efecto contrario: más hielo y más dificultades para los 'limpias' de eliminar este problema.

La última dificultad con la que nos podemos encontrar está directamente relacionada con emprender la marcha. Al llevar el coche aparcado varios días en la misma zona, vamos a encontrar nieve y/o hielo bajo nuestras ruedas, lo que puede suponer un problema a la hora de salir del aparcamiento. Para ello, lo primero es eliminar toda la nieve y el hielo que podamos de manera manual; una vez que lo hayamos hecho, si seguimos viendo que existen placas que no podemos eliminar, lo ideal es colocar unos cartones bajo nuestras ruedas para poder acceder a la carretera sin problema.

De igual manera, lo ideal es quitar el control de tracción para salir y, una vez en marcha, volver a activarlo, pues así evitaremos que el coche pueda quedar atascado. Si a pesar de ello el coche sigue patinando y no conseguimos desatascarlo de su zona de aparcamiento, hay que evitar a toda costa acelerar, porque lo que estamos haciendo es crear un agujero mayor y bloqueando más el vehículo. Lo que debemos hacer es tratar de acelerar suavemente mientras giramos el volante de un lado a otro, con lo que conseguiremos facilitar la salida del vehículo. Si aún así no lo logramos, quizá la mejor solución es que nos ayuden a empujarlo.

Foto: Euromaster.
Foto: Euromaster.

Otras precauciones

Si vamos a utilizar el coche durante estos días de temperaturas bajo cero, es probable que entre un día y otro volvamos a encontrarnos con hielo en los cristales. Para ahorrarnos tiempo y evitar problemas, una de las mejores opciones es colocar cartones en las lunas durante las noches y, así, evitaremos que se genere hielo en ellas. De igual manera, lo ideal es dejar los limpiaparabrisas levantadoas, con lo que evitaremos que se queden pegados a las lunas.

En caso de tener que eliminar hielo de las lunas, pertrechamos con un limpiacristales o con alcohol nos facilitará la tarea. Y, sobre todo, es muy importante salir con tiempo de casa, pues deberemos de tener un extra de paciencia tanto a la hora de ponernos en marcha como ya en la carretera, donde debemos de extremar las precauciones para evitar un problema. Es necesario llevar a cabo los cuidados pertinentes tanto antes de arrancar como ya en circulación y, por ello, debemos de contar con un colchón de minutos que nos permita ser puntuales sin poner en riesgo nuestra integridad física.

Coches Hielo Frío Nieve
El redactor recomienda