Porsche Taycan Turbo, la berlina deportiva de otra dimensión
  1. Motor
PRUEBA PORSCHE TAYCAN TURBO

Porsche Taycan Turbo, la berlina deportiva de otra dimensión

Sus 625 caballos lo convierten en una berlina muy rápida pero con una gran dependencia de los puntos de recarga

placeholder Foto: Porsche Taycan una espectacular berlina deportiva y 100% eléctrica con la más avanzada tecnología.
Porsche Taycan una espectacular berlina deportiva y 100% eléctrica con la más avanzada tecnología.

El Porsche de Taycan es una moderna berlina eléctrica con un impresionante aspecto exterior y la máxima deportividad, como no podía ser de otra forma en una marca legendaria como esta. Pero es mucho más, porque además de todas esas características tiene una que le hace diferente al resto de vehículos eléctricos del mercado, su estructura eléctrica de 800 voltios. Es la berlina deportiva del futuro, aunque de momento tiene muchas limitaciones para su uso diario, sobre todo en España por la falta de supercargadores. En este enlace pueden ver más imágenes de la prueba.

Este Porsche Taycan Turbo que hemos probado en esta ocasión es una espectacular berlina, muy deportiva, llamativa, muy fácil de conducir, un coche realmente impresionante con el que su conductor se convierte en el protagonista de cualquier entorno. Pero también es un coche muy exclusivo, muy selectivo no solo por su precio, de 155.000 euros, sino porque requiere también tener un punto de recarga eléctrica muy potente. De lo contrario es un coche inviable.

Si una persona tiene un punto de recarga con un wallbox en su casa capaz de cargar a 11 kW, este Taycan puede ser una opción razonable, pero si el punto de recarga es menos potente, la situación se complica bastante. En un enchufe doméstico convencional, de 2,3 kW, necesitaremos unas 50 horas para una recarga completa de la batería.

Supercargadores

Si viviéramos en Noruega, donde en cada gasolinera tenemos muchos equipos de recarga con hasta 250 kW de potencia, sería una magnífica opción. Pero en España solo hay media docena de puntos de recarga, los turbocargadores de Porsche, donde poder cargar hasta con 270 kW. En estos últimos, una recarga completa lleva menos de una hora.

placeholder Puesto de conducción típico de Porsche también en el revolucionario Taycan.
Puesto de conducción típico de Porsche también en el revolucionario Taycan.

También hay que hablar de su autonomía, un tema clave en cualquier coche eléctrico y mucho más en este caso. La autonomía homologada es de 450 km para esta versión Turbo, pero yo no he llegado a ver más de 420 km de autonomía en su marcador, situado en el centro del tablero. Esto significa que circulando en el modo normal, y con una conducción tranquila, podremos hacer entre 350 y 380 km. Pero si apretamos con más fuerza el acelerador y pasamos al modo Sport, estaremos por debajo de los 300 km.

Es por ello una opción muy limitada, pero una vez comentada esta limitación, es un vehículo excepcional. Y representa como ningún la filosofía de Porsche, máxima deportividad asociada con la tecnología más avanzada para lograr no solo las máximas prestaciones sino buscando al mismo tiempo la máxima eficiencia.

Hablemos de tecnología, y de lo que hace diferente a este Taycan del resto de vehículos eléctricos, su estructura de 800 voltios. Esa es una diferencia muy importante que le permite cargar sus baterías a la máxima potencia y eso es un valor añadido que por el momento no tiene ningún otro coche del mercado. Pero Porsche siempre hace las cosas diferentes y además de esa característica única también aporta otro detalle, que tiene una caja de cambios de dos marchas.

Foto: Oliver Blume, CEO de Porsche durante la presentación "online" de los resultados logrados en 2020.

Normalmente, todos los coches eléctricos solo tienen una marcha, lo que hace que su velocidad máxima siempre esté bastante limitada con el objetivo de preservar la carga de su batería. En este caso tiene dos velocidades una para arranque que funciona hasta unos 80 km/h y otra larga para poder rodar tranquilamente por carretera a 200 km/h o más sin problemas por un consumo exagerado. La velocidad máxima del Taycan Turbo es de 260 km/h.

Pero tanto una característica, la de los 800 V, como su velocidad máxima hacen que sea un modelo de momento poco pensado para España por esas dos razones. La mencionada ausencia de puntos de recarga de 250 kW y en cuanto a su velocidad, tampoco tiene demasiado sentido en España porque con el límite que tienen todos los coches buenos eléctricos de 180 km/h ya estaríamos un 50% por encima del límite de las carreteras españolas.

625 caballos

En cualquier caso, este Porsche Taycan Turbo se sitúa en otra dimensión con respecto al resto de vehículos del mercado. Su capacidad de aceleración, que es realmente impresionante gracias a la potencia de sus dos motores con 625 caballos de potencia, que con la función Overboost y el asistente de arranque "launch control" sube hasta los 680 caballos durante unos segundos.

placeholder Espacio para los cables de recarga en la parte trasera que tiene tapa y queda cubierto.
Espacio para los cables de recarga en la parte trasera que tiene tapa y queda cubierto.

Y si hablamos de par motor, igualmente con la función overboost alcanza los 850 Nm. Eso unido a que el par está disponible desde el momento mismo en el que pisamos el acelerador, que tenemos dos motores que transmiten su potencia a los dos ejes. Y también a un sistema de tracción total eléctrica que permite ajustar el par de manera independiente a cada una de las ruedas, tenemos un auténtico misil para la carretera.

Creo que es un coche que no se puede utilizar normalmente por las carreteras españolas. Hay que ir muy pendiente del acelerador, porque a la más mínima presión sobre el acelerador, acelera de una manera increíble. Esa gran aceleración, que nos hará ir muy deprisa, también conllevará gastar más deprisa la batería, por lo que siempre andaremos pendientes de la autonomía restante.

Una maniobra de adelantamiento es un verdadero placer si podemos pisar con fuerza el acelerador. Y rodar por una carretera de segundo orden, con curvas, y sentir cómo empujan las cuatro ruedas y con un centro de gravedad tan bajo, es una sensación difícil de igualar. Eso sí, para rodar en estas circunstancias, cuidado con la autonomía.

El coche ofrece cuatro modos de conducción que se seleccionan, como en todos los Porsche, mediante un selector de modos en el volante. Básicamente son tres modos, Normal, Sport y Sport +, a los que suma una opción Range. Esta última representa el modo de "emergencia" con el que cuando ya vamos mal de batería podemos activar una manera de conducir mucho más lenta y eficiente. En este caso, la velocidad está limitada a 100 km/h, solo funciona un motor y las prestaciones se reducen a la mínima expresión. Pero es importante tener presente esta alternativa porque en el día a día puede ser muy útil.

En el modo normal ya tenemos una conducción muy deportiva, permite fuertes aceleraciones y tenemos la sensación de llevar un misil por la carretera. Una simple presión sobre el acelerador permite aceleraciones muy fuertes y nos demuestra que, aunque sea eléctrico, es un deportivo de raza firmado por Porsche.

Habitabilidad

Esta versión Taycan Turbo, tiene una denominación que puede resultar engañosa. Por supuesto no tiene Turbo ni nada parecido, pero la denominación se ha mantenido para seguir la tradición de otros modelos, como el Panamera. Emplea dos motores síncronos uno situado en cada eje y están acompañados de una batería Performance + con una capacidad de 93 kWh.

placeholder Ancho, muy bajo, con las baterías en el piso, lo tiene todo para ofrecer un comportamiento dinámico excepcional.
Ancho, muy bajo, con las baterías en el piso, lo tiene todo para ofrecer un comportamiento dinámico excepcional.

Otra ventaja importante del Taycan frente a algunos de sus rivales eléctricos es la puesta a punto de su chasis, algo en el que los ingenieros de Porsche son auténticos maestros. El punto de partida es una plataforma completamente nueva, y desarrollada solo para modelos eléctricos, en la que su batería se sitúa en todo el piso del vehículo. Permite un reparto de pesos ideal y proporciona un excelente comportamiento dinámico.

Además, y de manera opcional en esta versión, y de serie en el Taycan Turbo S, ofrece lo último en tecnología adaptada a la conducción más deportiva. Barras estabilizadoras activas, dirección activa en las cuatro ruedas o frenos carbocerámicos para asegurar una frenada óptima en una utilización al límite en circuito.

Su habitáculo es muy amplio, tiene buena sensación de espacio y los ocupantes de las plazas traseras viajan muy a gusto. Es un vehículo de cinco plazas aunque en realidad la central trasera es menos confortable. Por lo que se refiere a su maletero, el coche cuenta con un amplio vano de carga en la parte trasera, de 366 litros, y en el que se incluye una parte con tapa para guardar los cables de recarga, algo que resulta muy útil. Con ello se evita llevar los cables sueltos con el riesgo de que se puedan deteriorar. A esta capacidad de carga se añade el maletero delantero, un hueco que permite aprovechar el espacio vacío del teórico vano del motor, con otros 81 litros.

Si nuestro objetivo es tener un coche muy llamativo, con el que no pasar desapercibidos en ningún momento y estamos dispuestos a montar un potente wallbox en nuestra casa o en la oficina y gastar 155.000 euros, pero sobre todo si tenemos otros coches para usar a diario, entonces quizá si pueda ser una opción muy válida, pese las limitaciones que conlleva por su autonomía limitada. Si no se cumplen todas estas premisas, no será nuestro coche.

Coches
El redactor recomienda