Inaugurada en Madrid la primera hidrogenera pública de España
  1. Motor
RECARGA A 700 BARES DE PRESIÓN

Inaugurada en Madrid la primera hidrogenera pública de España

Proyecto conjunto de Toyota España con un grupo de empresas energéticas españolas

placeholder Foto: Esta es la primera estación de hidrógeno que permite repostar a 700 bares de presión.
Esta es la primera estación de hidrógeno que permite repostar a 700 bares de presión.

La pasada semana un consorcio de empresas liderado por Toyota España ha inaugurado la primera hidrogenera de España capaz de recargar un vehículo de hidrógeno a 700 bares de presión. En esta hidrogenera se repostará una flota de 12 unidades del Toyota Mirai. Sin duda, un paso importante hacia una nueva tecnología que permitirá un gran paso adelante hacia la movilidad cero emisiones sin limitaciones. Una tecnología que, por la orografía de nuestro país, abre un nuevo campo de actuación para la economía española.

El hidrógeno es una energía limpia y sostenible que, actualmente, ya supone una alternativa real a las fuentes energéticas tradicionales. La inauguración de esta estación de servicio para repostaje de hidrógeno es, sin duda, un gran paso adelante hacia la era del hidrógeno. Hasta ahora había en España unas pocas estaciones, de uso privado, y con una presión limitada a 350 bares, la mitad que esta nueva. Esta importante diferencia permite cargar el doble de hidrógeno en los depósitos y por ello duplica la autonomía del vehículo.

Esta estación de repostaje está situada en la Avenida de Manoteras 34 de Madrid. Ha sido puesta en marcha gracias a la colaboración entre cinco empresas punteras de diferentes sectores: Toyota España, Enagás, Urbaser, Carburos Metálicos, Sumitomo Corporation España y la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (CEEES).

La nueva estación de repostaje de hidrógeno suministrará hidrógeno verde, generado a partir de energías renovables. Tiene una capacidad de suministro de hasta 10 kg de hidrógeno por día, con una pureza superior al 99,98 % y una presión de repostado de 700 bar/MPa, permitiendo así recargar los depósitos de los vehículos de pila de combustible en menos de cinco minutos.

placeholder Miguel Carsi, presidente de Toyota España, junto a la primera unidad del Toyota Mirai matriculada en España.
Miguel Carsi, presidente de Toyota España, junto a la primera unidad del Toyota Mirai matriculada en España.

La nueva instalación para el repostaje de hidrógeno permitirá recargar una flota de 12 vehículos Toyota Mirai, repartidos entre las diferentes compañías que han colaborado en este proyecto para la puesta en marcha de la hidrogenera. El proceso de repostaje es equivalente al de un modelo de propulsión tradicional con motor térmico, y requiere menos de 5 minutos. El Toyota Mirai es 100 eléctrico, funciona solo con hidrógeno, cuenta con una potencia de 155 caballos y su autonomía con una recarga completa de hidrógeno a 700 bares de presión es de 550 kilómetros.

Aunque en España, de momento, solo hay un Toyota Mirai matriculado, propiedad de la propia marca Toyota, es un vehículo que está a la venta en los diferentes mercados internacionales. En Japón, Estados Unidos, Corea del Sur o Alemania hay ya una amplia red de estaciones de servicio capaces de recargar hidrógeno a alta presión. Y de ahí que la flota de Toyota Mirai, tanto de la generación actual como de la anterior a la venta desde 2014, ya cuente con más de 11.000 vehículos circulando por todo el mundo.

Toyota no está sola en el uso de esta tecnología. Otras marcas apuestan fuerte por ella, como es el caso de Hyundai, con su modelo Nexo. Pero también Mercedes tiene en estos momentos un vehículo de hidrógeno, el GLC Fuel Cell, y lleva años trabajando con este tecnología, lo mismo que Honda, entre otras.

Futuro energético

El hidrógeno es una magnífica alternativa para conseguir una movilidad cero emisiones y apostar por la descarbonización real de la sociedad. Un coche eléctrico requiere una gran cantidad de baterías y su limpieza de emisiones depende de cómo se obtenga la energía eléctrica con la que se recargan las mismas. Y tiene varios problemas, entre ellos la autonomía limitada, la lenta recarga y la falta de infraestructuras necesarias para recargar cada día millones de vehículos al mismo tiempo.

Con el hidrógeno se podría utilizar el excedente de electricidad de la energía eólica o solar y podría utilizarse para producir hidrógeno verde que posteriormente podría utilizarse en cualquier momento para recargar los vehículos. O también para ofrecer energía limpia para las calefacciones o en las empresas o para el alumbrado...

En este sentido, España podría ocupar un papel protagonista en este sentido puesto que es un país donde tanto la energía solar como la eólica tiene un gran potencial que, de momento, se desaprovecha completamente al no poder almacenarse esa energía. Con el hidrógeno este problema se podría solucionar, al ser un vector de energía. Es decir, algo en lo que se pone mucha energía, para disociar el agua y producir el hidrógeno. Posteriormente se hace la reacción inversa, se produce agua que no contamina y se recupera buena parte de la energía aportada previamente.

Coches
El redactor recomienda