CON UNA INVERSION DE 144 MILLONES DE EUROS

Nuevo Citroën C4, una berlina hecha en Madrid para todo el mundo

Se fabricará en versiones diesel, gasolina y eléctrica desde el mes de octubre y las primeras entregas en diciembre

Citroën lanzará al mercado español antes de final de año un nuevo modelo, la berlina C4, también en una variante 100 % eléctrica, que retoma la tradición de las berlinas con una parte trasera en caída pronunciada de tipo cupé. Este modelo, innovador como todo lo que produce la marca francesa, se fabricará en la planta del grupo PSA en la localidad madrileña de Villaverde, donde ya se están construyendo unidades "pre-serie" mientras que la producción definitiva comenzará en octubre. Las primeras entregas a clientes llegarán antes de acabar el año.

Sin duda este es un modelo muy importante para el futuro de Citroën porque retoma la larga tradición de la marca francesa en la producción de vehículos de tipo berlina que comenzó en el año 1928 con el primer C4. Tiene una carrocería que recuerda, por su estilo de la parte trasera, a algunos modelos clásicos de la marca como el GS o el BX. Pero añade un estilo de tipo todocamino, tan de moda en estos tiempos, y la electrificación. Son las dos tendencias que mueven al sector del automóvil en estos momentos y a las que se suma el nuevo Citroën C4.

El nuevo modelo viene a completar la gama de Citroën centrada hasta ahora en vehículos más pequeños y en modelos de estilo todocamino, pero que con esta nueva berlina entra de lleno a competir en el segmento compacto. Lo hace con un vehículo interesante, en el que destaca un capó bastante largo pero sobre todo una parte trasera en caída. Sin embargo, pese a sus dimensiones bastante contenidas, de solo 4,36 m de longitud, su habitáculo es muy amplio como pudimos comprobar en la presentación estática celebrada en la fábrica de Villaverde.

Estética llamativa, entre todocamino y vehículo cupé en el nuevo Citroën C4.
Estética llamativa, entre todocamino y vehículo cupé en el nuevo Citroën C4.

El habitáculo tiene un puesto de conducción muy moderno, con un cuadro digital pequeño pero que se ve completado por un sistema "head up display" de proyección de datos sobre el cristal delantero y sobre todo con una pantalla en la consola central de 10 pulgadas. Todo ello permite ofrecer mucha información al conductor.

Pero lo que más me ha sorprendido al ver el coche han sido las plazas traseras. Si adaptamos las delanteras a las de un conductor normal, yo mido 1,75 m, las plazas traseras son realmente generosas en espacio para las piernas. Aunque lo que me has llama la atención es la cota de altura en esas plazas. Normalmente, en los coches con la parte trasera en caída encontramos el problema de que en estas plazas hay cierta sensación de agobio, incluso para personas de una altura media. En este caso hay mucho espacio, el techo queda suficientemente alejado de nuestra cabeza.

Por lo que se refiere a su maletero, ofrece 380 litros y cuenta con un espacio bajo el piso para poder llevar, en el caso de la versión eléctrica, los cables para poder conectar el vehículo a un enchufe. En cualquier caso, ese doble compartimento en el maletero siempre se agradece. Y también destacable que por todo el habitáculo hay muchos huecos para dejar objetos, algo que siempre es de agradecer. De hecho, suma 35 litros de ese tipo de espacios.

Flexibilidad

Pero sin duda la clave del vehículo y está en que ofrecerá desde su lanzamiento versiones diesel y de gasolina, y la variante 100 % eléctrica. En los térmicos, habrá tres opciones de motor de gasolina con versiones de 100, 130 y 155 caballos de la familia PureTech. Son todos ellos de tres cilindros, lo que asegura la máxima eficiencia. Las dos versiones más pequeñas se ofrecen con cambio manual de seis marchas y la variante de 155 caballos solo con el cambio automático EAT8 de ocho marchas. Este cambio se puede pedir opcionalmente también para la variante de 130 caballos.

Si hablamos de los diesel dos opciones de la familia BlueHDi con potencias de 100 y 130 caballos. El primero está asociado con un cambio manual de seis marchas mientras que el segundo solo se ofrecerá con el automático de ocho velocidades, el conocido EAT8.

La versión ë-C4, 100% eléctrica, es un vehículo ideal para el tráfico urbano.
La versión ë-C4, 100% eléctrica, es un vehículo ideal para el tráfico urbano.

Sin duda lo que hace diferente al nuevo C4 del resto de modelos compactos del mercado es su disponibilidad eléctrica. La mecánica de esta versión es la misma empleada en otros modelos del grupo PSA, entre ellos el Peugeot 208 y el 2008 o el Opel Corsa. Un motor de 136 caballos y una batería de 50 kWh, lo que le proporciona una autonomía de hasta 350 km en el ciclo de homologación WLTP.

Por lo que se refiere a sus acabados, las versiones térmicas contarán con cuatro terminaciones diferentes Live, Feel y Shine además de una variante intermedia. En el caso del eléctrico serán tres los acabados disponibles. Aún no hay precios para este nuevo modelo, dado que la apertura de pedidos no comenzará hasta después del verano.

Este nuevo Citroën C4 es un coche innovador, como todo lo que hace Citroën desde hace más de 100 años. Se posiciona entre medias de una berlina y un todocamino. Del primer concepto tiene sus dimensiones exteriores, con una altura de solo 1,52 m, mientras que del concepto todocamino aporta una estética diferente basada en unos pasos de rueda protegidos, lo mismo que la parte baja de la carrocería. Es lo que podríamos llamar un SUV cupé, aunque en realidad no es un modelo que tenga posibilidades de utilización campera por su escasa altura libre al suelo.

El coche se fabrica en la planta de Villaverde de Madrid, lo que supone una gran apuesta del grupo PSA por España para la fabricación de vehículos. Es más, con la llegada de este modelo a la planta de Villaverde, que se hará desde el principio en versiones térmica y eléctrica, las tres factorías del grupo francés en España, Villaverde, Zaragoza y Vigo, fabricarán vehículos diesel, de gasolina y eléctricos al mismo tiempo.

Sin duda esa la clave de este modelo, que la cadena de producción cuenta con la máxima flexibilidad ya que en la misma línea se fabrican indistintamente versiones de gasolina, diesel o eléctricas. Esto permite que, en función de la demanda, se puedan adaptar los flujos de producción para hacer más coches de un tipo o de otro.

En un principio lo previsto es hacer en torno a un 10 % de versiones eléctricas aunque esta capacidad podría aumentarse hasta el 15 %. Si la demanda exigiera más vehículos eléctricos habría que adaptar la fábrica con algunos pequeños cambios. Para la adaptación de la factoría de Villaverde a la producción del nuevo modelo se han hecho unas inversiones de 144 millones de euros.

La capacidad máxima de producción de este nuevo modelo puede llegar hasta 200.000 unidades anuales, y supondrá el fin de la producción del actual C4 Cactus en la planta de Villaverde. La producción podría alcanzar las 100.000 unidades con un solo turno de trabajo mientras que si la demanda supera esta cifra sería necesario poner en marcha un segundo turno, para lo que se contrataría entre 400 y 600 nuevos empleados. A falta de tres meses para el comienzo de la producción lo previsto es hacer un 70% de variantes de gasolina, un 20% de diesel y el 10% restante eléctrico.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios