el E 300de, CON 306 CABALLOS

El coche eléctrico de Mercedes que también es diésel (y no contamina casi)

El nuevo Mercedes E 300de puede hacer hasta 54 kilómetros en modo solo eléctrico y combina un diésel de 193 CV y un eléctrico de 122 CV

Foto: El Mercedes E 300de se ofrece tanto con carrocería berlina como familiar.
El Mercedes E 300de se ofrece tanto con carrocería berlina como familiar.

Con el E 300de, Mercedes demuestra que es perfectamente viable y operativo seguir utilizando, de momento, los motores diésel logrando al mismo tiempo unas emisiones muy bajas. Para ello, en esta versión combina un motor de gasóleo muy eficiente con otro eléctrico formando una mecánica híbrida enchufable. Con ello consigue la etiqueta "0 emisiones" que le facilita circular por el centro de las ciudades sin limitaciones y unos consumos realmente ajustados de 1,7 litros según el ciclo de homologación NEDC.

Sin duda la mecánica térmica más eficiente en estos momentos, la que menos consume y la que menos CO2 emite, es la diésel, si hablamos de circular por carretera para hacer largos viajes. Otra cosa muy distinta es si nos referimos a un vehículo para uso en ciudad, en cuyo caso el sistema más eficiente es un vehículo eléctrico por sus cero emisiones en lo que se refiere a la utilización. Por ello, Mercedes es la única marca que apuesta en este momento por una mecánica híbrida en un vehículo combinando un motor de gasoil y otro eléctrico.

Este vehículo lo hemos probado en un recorrido en el centro de la ciudad de Madrid, por donde se puede circular gracias a su etiqueta "0 emisiones" y también en un tramo por carretera. Ahí es donde saca ventaja su mecánica de gasóleo. Por ello, este Mercedes E 300de representa lo mejor de dos mundos: la mecánica más eficiente para circular en carretera combinada con la más eficaz para la ciudad.

Para ello emplea un motor diesel de última generación, con una nueva válvula EGR adicional que también emplea un escape nuevo, lo que permite optimizar la función del AdBlue para reducir al máximo las emisiones de NOx. Un motor que proporciona 193 caballos. La combinación de ambos motores, diésel y eléctrico, ofrece una potencia máxima de 306 caballos y un par motor de 700 Nm.

Sin limitaciones en Madrid Central.
Sin limitaciones en Madrid Central.

Con ello, tenemos un vehículo capaz de pasar de 0 a 100 km/h kilómetros en solo 5,9 segundos. Aunque sin duda su objetivo no es ser un vehículo de altas prestaciones, sino que el usuario siempre va a buscar mejor el mínimo consumo. En nuestro recorrido de pruebas, de 110 km combinando autopista, carretera de segundo orden y un buen tramo de ciudad completamente atascado, el consumo conseguido fue de 4,1 litros. Una cifra que haciendo una conducción un poco más pendiente del consumo se sitúa fácilmente por debajo de los 4 litros. Y eso a pesar de circular a los 120 km/h legales por autopista.

El Mercedes 300de ofrece un selector de modos de conducción que permite hasta cinco modos diferentes desde el Sport+ con un enfoque muy deportivo hasta el modo "comfort" o Eco en el que se busca el menor consumo. Y se completa con un modo individual para que cada conductor ponga el vehículo exactamente a su gusto.

Además, también cuenta con un selector de modos de utilización del sistema híbrido. Este se gestiona mediante una tecla a la izquierda del cambio, pero solo se puede actuar sobre ella cuando circulamos en los modos Comfort o ECO. En este caso tendemos los modos habituales en este tipo de vehículos, el híbrido para que el propio sistema gestione la utilización del motor eléctrico o el diésel o una combinación de ambos. Luego tenemos un modo "e-save" para guardar la carga de la batería para cuando lleguemos a la ciudad, el modo "charge" para recargar la batería pero gastando más combustible con el motor diesel y el "e-mode" con el que el coche funciona solo en modo eléctrico, hasta que se agote la batería.

Este modelo se integra plenamente en la estrategia de Mercedes de electrificar toda su gama. Para ello ofrecen tres gamas de modelos, siempre sobre la base de las siglas EQ, que definen desde ahora a todos sus modelos electrificados. En este caso se trata de los EQ Power, es decir los coches híbridos enchufes. En el caso del 300, hay dos alternativas con este tipo de mecánica enchufable: una con motor de gasolina y eléctrico, el 300e, y otra con el motor diesel y eléctrico, el 300de, que es el que hemos probado.

Un detalle importante es que en ambos casos el coche está pensado para hacer una carga lenta de la batería. No se pueden utilizar cargas rápidas o semi rápidas, ni tampoco súper cargadores. Simplemente está pensado para una utilización más tranquila, basado en un enchufe en casa, en un Wallbox para hacer la carga más cómoda o un punto de recarga en la oficina. Y a partir de ahí usar el modo eléctrico mientras hay batería y el motor térmico cuando ésta se agota.

La estrategia de electrificación de Mercedes tiene tres pilares, la gama EQ Boost con vehículos con tecnología mild-hybrid de 48 V de la que ya hay una oferta de 20 vehículos en toda su gama. El siguiente paso es el de los EQ Power, los vehículos híbridos enchufables, que en los próximos meses irá ampliando su gama, entre otros con los nuevos GLC. Y el colofón son los modelos EQ, 100% eléctricos, de los que el EQC es el primer modelo lanzado, del que ya se pueden hacer pedidos pero cuyas entregas llegarán a principio de verano.

Mercedes ya ha presentado un ambicioso plan de electrificación para los próximos años. El objetivo es que en 2025 el 40% de las ventas en el mercado europeo sean electrificadas, pero en un paso aún más ambicioso, lo que Mercedes prevé en su plan Ambition 2039 es que en el año 2030 el 50% de sus ventas a nivel mundial sean de modelos eléctricos o híbridos enchufables. Por ello, la marca alemana cada día lanza nuevos modelos.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios