PRUEBA OPEL MOKKA 1.4 TURBO GLP

La renovación del Opel Mokka: barato, a gas (ECO) y fácil de aparcar

El Opel Moka puede emplear indistintamente gasolina o gas licuado de petróleo, GLP, y tiene hasta 1.300 km de autonomía

El Opel Mokka es un modelo de tipo todocamino de dimensiones reducidas, lo que lo integra en el segmento B, y por ello con un enfoque bastante urbano. Es lo que podríamos llamar un coche para la aventura de la ciudad, para el día a día de los atascos y de las dificultades para aparcar. Este Opel Mokka no es un coche nuevo, lleva en el mercado desde el año 2012, aunque con una puesta al día en 2017 con la que se mantiene como una buena alternativa en este mercado del todocamino pequeño pero de aspecto llamativo y juvenil.

Lo que hace que este modelo esté de plena actualidad es su motorización, ya que además de las versiones diésel y de gasolina que se ofrecen en el mercado normalmente, también cuenta con una variante de GLP. Esto hace que se convierta en una alternativa interesante en el mercado actual, ya que esta tecnología le permite tener la etiqueta ECO de la DGT. Eso significa que se puede entrar en la zona de Madrid Central sin limitaciones, y que incluso se puede aparcar en esta zona, tanto en verde como en azul, con un 50% de descuento. Lo mismo ocurre en los protocolos por alta contaminación.

Es un coche de dimensiones contenidas, de solo 4,27 metros, pero que gracias al posicionamiento de sus ruedas en los extremos de la carrocería ofrece una habitabilidad bastante razonable para cinco personas, aunque lo ideal es que vayan cuatro. En cuanto a su maletero, tiene 356 litros, que además son muy utilizables por sus formas rectilíneas, lo que lo posiciona en la media de este segmento. El hecho de llevar un depósito adicional de GLP, que va situado bajo el piso del maletero en el lugar en el que habitualmente iría la rueda de repuesto, hace que apenas pierda espacio de carga con respecto a una versión diésel o de gasolina. La ausencia de rueda de repuesto se ve sustituida con un kit antipinchazos que permite salir de un apuro.

Además de esta mejora que supone contar con la etiqueta ECO, también tiene otra ventaja adicional, y es que permite ser una alternativa a un diésel por su coste de utilización. Al usar GLP, el precio del carburante más bajo compensa el coste de utilización con respecto a una versión de gasóleo. Para repostar, además del tapón para echar gasolina, tenemos un segundo tapón, más pequeño, en el que tenemos que poner un adaptador para luego conectar la manguera en el surtidor. La operación es algo complicada la primera vez, pero luego resulta bastante fácil.

En la pantalla digital del cuadro de instrumentos, podemos ver las autonomías con los dos depósitos. Tendremos el dato de autonomía total con ambos depósitos y la de GLP y de gasolina por separado. Este coche puede llegar a ofrecer hasta 1.300 km de autonomía con los dos depósitos llenos al máximo. Eso pocos vehículos lo pueden ofrecer. En este sentido, hay que tener en cuenta que dispone de un depósito de gasolina de 52 litros y uno de GLP de otros 19 kg.

0,55 euros/litro

Sin duda, lo más importante es su consumo. Rodando con rapidez pero sin superar el límite de autopista, incluyendo el margen de error, es decir, rodando a 130 km/h sostenidos, el consumo de GLP se situó en torno a los 7,5 litros. Pero hay que tener en cuenta que el GLP cuesta unos 0,55 euros/litro, aunque varía según el punto de recarga. En cualquier caso, por debajo de los cinco euros cada 100 kilómetros rodando a ese ritmo. Y esa es, junto a la etiqueta ECO de la DGT, su principal ventaja frente a diésel o gasolina. Normalmente, el coche arranca usando gasolina, pero al coger temperatura pasa automáticamente a usar GLP. Cuando se agota este carburante, pasa a usar gasolina otra vez. Además, y contrariamente a lo que ocurre con uno de gas natural, en este caso tenemos un botón en la parte inferior de la consola central para cambiar el carburante utilizado.

Por lo que se refiere a su conducción, esta versión se ofrece solo con motor de gasolina, que es un propulsor 1.4 con turbo de 140 caballos. Es un motor discreto, porque por debajo de las 2.000 vueltas no tiene demasiado empuje. Sin embargo, por encima de ese valor las cosas cambian y el coche ofrece un comportamiento bastante ágil. Sobre todo si se trata de rodar en ciudad, que es su escenario predilecto. Para el entorno urbano, por encima de las 3.500 vueltas ofrece bastante empuje, lo que lo hace un modelo muy alegre en el tráfico congestionado de la ciudad.

En cuanto a su precio, la versión Selective tiene un precio de 21.300 euros según el valor recomendado por el fabricante, pero al ser un coche más antiguo se pueden conseguir buenos descuentos. Pero, sobre todo, se consigue la opción de poder moverse por la ciudad de Madrid casi sin limitaciones y con un coste de utilización muy razonable. Una buena opción.

Ficha técnica

  • Motor: cuatro cilindros en línea.
  • Potencia máxima: 140 CV desde 4.900 rpm.
  • Par máximo: 220 Nm desde 1.850 rpm.
  • Cilindrada: 1.364 cc.
  • Combustible: GLP/gasolina.
  • Velocidad máxima: 197 km/h.
  • Aceleración de cero a 100 km/h: 10,2 segundos.
  • Caja de cambios: manual de seis marchas.
  • Tracción: delantera.
  • Consumos homologados (urbano/extraurbano/mixto): 7,9/ 5,1/ 6,1litros de GLP.
  • Dimensiones (longitud/anchura/altura): 4,27 x 1,78 x 1,66.
  • Capacidad maletero: 356 litros.
  • Peso en vacío: 1.430 kg.
  • Precio: 21.350 euros.
Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios