SE TRATA DE UN NUEVO CASO DE 'PHISING'

El 'timo del radar' de la DGT: el último truco de los 'hackers' para robarte

Los ciberdelincuentes han encontrado una nueva vía para conseguir robar tu dinero: engañarte con una supuesta multa que, en realidad, nunca ha tenido lugar

Foto: El timo del radar de la DGT: el último truco de los 'hackers' para robarte. (EFE)
El timo del radar de la DGT: el último truco de los 'hackers' para robarte. (EFE)

El exceso de velocidad al volante es una de las infracciones más comunes en nuestro país. Circular por encima de lo que permite la ley tiene como consecuencia el pago de una multa económica y, en algunos casos, la retirada de puntos de nuestro permiso de conducir. Pero, ahora, los ladrones más avispados han encontrado en esta situación tan habitual una manera de hacer dinero... a costa de robártelo a ti tras caer en un nuevo timo.

Las autoridades lo conocen como el 'timo del radar', una práctica que cada vez se ha convertido en más habitual en nuestro país. Pero ¿en qué consiste? Muy sencillo: un día cualquiera, recibimos en nuestro correo electrónico una notificación de la Dirección General de Tráfico (DGT), en la que se nos avisa de que hemos sido multados por superar los límites de velocidad. El 'mail' nos ofrece un enlace para ver la foto del radar... y ahí está la trampa.

Cuando pulsamos en ese 'link', nuestro navegador no consigue acceder a ninguna página, pues aparentemente ha sufrido un error de conexión y no podemos acceder. Pero lo que en realidad hemos hecho es descargar, sin saberlo, un 'malware' que se ha instalado en nuestro dispositivo, pues en realidad la imagen no existe. Es decir, hemos bajado un virus que se hace con todas las contraseñas de nuestro dispositivo, incluyendo las de nuestras tarjetas y cuentas bancarias.

En apariencia, el 'e-mail' que nos llega es oficial. Tanto el remitente como el asunto nos dan la sensación de ser algo completamente legal, especialmente por lo que muestra el extracto de la multa, en el que aparecen nuestro nombre completo, el vehículo, la razón y el importe de la multa e incluso el lugar en el que se ha producido. Todos los datos van enfocados a hacernos pensar que es un documento oficial y nos hace pulsar en el enlace adjunto, lo que será a la postre nuestro fatal error.

Pero ¿cómo podemos distinguir si el 'mail' en el que se nos notifica una multa es oficial o no? Muy sencillo: la DGT no te comunica las infracciones por correo electrónico bajo ningún concepto, sino que lo hace por el método tradicional del correo certificado. Cualquier envío a nuestro correo con este objeto es un intento de 'phising' o, lo que es lo mismo, un entorno web con la misma apariencia del oficial cuyo único objetivo es conseguir hacerse con nuestras contraseñas.

Si saber que la DGT no envía notificaciones por correo electrónico no es suficiente pista para que no sepamos si la multa que nos ha llegado es real o no, existen dos maneras de poder saberlo a ciencia cierta. La primera, que nos debe hacer desconfiar, es que la dirección de correo (más allá de su nombre) no es oficial; la segunda, y mucho más certera, es acceder directamente a la web de la DGT para comprobar si efectivamente tenemos una 'receta' pendiente.

Los ciberdelincuentes han conseguido robar centenares de credenciales gracias a esta elaborada práctica ilegal. Pero ¿cómo podemos acabar con esta plaga? Evidentemente, por nuestra seguridad no hay que pulsar bajo ningún concepto en el enlace y, a continuación, lo ideal es que denunciemos lo ocurrido ante el Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil. Una multa falsa puede acabar con miles de euros fuera de nuestras cuentas bancarias.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios