ASEGURA QUE SERÁN INSTALADOS EN "ZONA ÚTIL"

No hay tantos radares como parece: la DGT confirma cajas vacías y señales 'para nada'

Pere Navarro aseguró que, en muchas ocasiones, detrás de un cartel o de una caja no existe el radar que creemos que está ahí, algo que consigue el mismo efecto disuasorio

Foto: Atención, no siempre detrás de un cartel o en una caja hay un radar.
Atención, no siempre detrás de un cartel o en una caja hay un radar.

Uno de los grandes miedos del conductor español tiene que ver con la posibilidad de que le pongan una multa por exceso de velocidad. En los últimos años, el número de cinemómetros que hay en nuestras carreteras han crecido exponencialmente o, lo que es lo mismo, cada vez que circulamos más rápido de lo permitido por la normativa es más posible que nos llegue una 'receta' a casa. Pero atención, la DGT ha confirmado una sospecha histórica.

Habitualmente, el conductor suele levantar el pie del acelerador en las zonas en las que es más probable que haya un radar. Y qué mejor indicador que ver un cartel que nos avise de la proximidad de un cinemómetro o ver una caja -en el lateral de la carretera o en pórticos, principalmente- que pueda contener el citado medidor de velocidad. Sin embargo, Pere Navarro, máxima autoridad de la Dirección General de Tráfico, asegura que la DGT utiliza el 'efecto placebo'.

¿Qué significa? Pues, ni más ni menos, que lo que sospechábamos muchos conductores desde hace tiempo: que en nuestras carreteras hay más señales y cajas que radares. O, lo que es lo mismo, que no siempre que vemos un cartel, hay un radar pocos metros después. Navarro ha defendido esta situación con una explicación bastante sencilla: "Solo el cartel de aviso de radar ya surte el efecto deseado", afirma en una entrevista con 'Europa Press'. Es decir, que reduzcamos la velocidad.

La DGT también ha anunciado que, en los próximos meses, se instalarán más radares en nuestras carreteras, aunque "no existen grandes planes de expansión" en lo que a número se refiere. Eso sí, en todos los casos asegura que la instalación de los nuevos controles de velocidad están enfocados a disminuir el número de accidentes y, en ningún caso, con afán recaudatorio. Por ello, la idea es instalarlos en puntos o trámos donde sean "útiles".

Navarro también quiso hablar sobre la polémica de la velocidad a la que multan los radares, después de que centenares de denuncias hayan dado la razón al usuario al entender que buena parte de los cinemómetros de nuestras carreteras no estaban aplicando correctamente los márgenes de error. El director de la DGT no descartó que los próximos que se instalen tengan porcentajes distintos antes de sancionar: "Si hay que dar más margen, se da y no pasa nada", aseguró.

El siguiente paso: bajar la velocidad a 30 km/h en ciudad. (Pixabay)
El siguiente paso: bajar la velocidad a 30 km/h en ciudad. (Pixabay)

Bajar la velocidad en ciudad

De igual manera, también explicó otras de sus prioridades a corto plazo es que se apruebe antes de las elecciones generales del 28 de abril el Real Decreto por el que se modifica el Reglamento General de Circulación, para poder establecer la velocidad máxima en ciudad de 30 kilómetros por hora: "La diferencia es que ahora el límite es de 50 km/h y excepcionalmente 30 km/h y cambiamos a un modelo en que las calles serán de 30 km/h y excepcionalmente de 50km/h".

Durante los próximos meses, el gran objetivo de la DGT no es otro más que conseguir reducir la siniestralidad de nuestras carreteras y consideran que la manera más sencilla para lograr bajar el número de muertes anuales tiene que ver con limitar la velocidad máxima: "En seguridad vial, lo que mata es la velocidad, pues agrava las consecuencias de cualquier accidente". Aunque sea con anuncios 'falsos' de radar que actúen como efecto placebo.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios