LLEGARÁ EN JULIO con un precio de 41.300 EUROS

Ford Mustang, la leyenda continúa

Al volante de las versiones V8 de 450 caballos o Eco-Boost de cuatro cilindros con 290 CV y con cambio automático de 10 marchas

La multinacional norteamericana Ford lanzará al mercado español y europeo el nuevo Mustang el próximo mes de julio. El vehículo aporta una estética renovada, nuevos motores y cajas de cambio y mucha más tecnología que su antecesor, para hacer del legendario deportivo un vehículo muy interesante y una opción a tener en cuenta en el mercado español. Su precio parte de los 41.300 euros.

Ford lanzó al mercado en el año 1963 un coche pensado para ser el deportivo barato. Era, por ello, un vehículo sencillo de construcción, con un motor de los habituales en aquella época en Estados Unidos, un V8 de gasolina, y por supuesto con una transmisión automática. A partir de ahí, y en sus distintas evoluciones, el coche ha ido ampliando su leyenda no solo en el mercado norteamericano, sino a nivel mundial.

Sin embargo, el Mustang no llegó al mercado español y europeo hasta el año 2014 de manera oficial. Hasta entonces, la única posibilidad era adquirir un vehículo a través de un importador o comprar un vehículo usado. Pero desde 2014 se han vendido 33.000 unidades en el mercado europeo y de ellas 1.100 en España. De estas unidades comercializadas en el mercado español, el 80% correspondieron al Coupé y en cuanto a motorización, casi se reparten al 50% entre las variantes de cuatro y de ocho cilindros.

El nuevo modelo supone una profunda actualización del modelo lanzado en Europa en 2015 y estará disponible a partir del mes de julio. El espectacular modelo se ofrecerá desde entonces con una interesante gama, muy bien estructurada. Básicamente hay dos carrocerías, la versión Coupé y la variante convertible.

Asientos Recaro opcionales.
Asientos Recaro opcionales.

La versión convertible incorpora una capota de lona, con un sistema más parecido al del modelo original. Tiene un bloqueo de la capota que hay que abrir de manera manual y a partir de ahí tiene un sistema eléctrico que se ocupa de esconder la capota automáticamente en la parte trasera, en una zona del maletero. Este tiene un capacidad de 402 litros en la versión Coupé, que se reducen hasta los 332 litros en el caso del descapotable.

En ambos casos es un vehículo que se puede considerar un 2 + 2 pero que yo sinceramente diría que está más cerca de un cuatro plazas. Y es que sus plazas traseras son suficientemente amplias sobre todo si hablamos de la variante descapotable en la que la altura libre disponible es mayor. La diferencia entre ambas versiones de carrocería, Coupé o descapotable, es de solo 4.000 euros.

En cuanto a su aspecto mecánico, hay dos versiones de motor disponibles. Una más enfocada para el mercado norteamericano que es el motor V8 de 5 litros de cilindrada con 450 CV y otra más dirigida hacia el mercado europeo. En este caso, se trata de una variante que emplea un motor de cuatro cilindros, de la familia de propulsores Eco-Boost, con 290 caballos de potencia. La diferencia entre el motor de cuatro cilindros y el V8 supone 8.000 euros.

Por otra parte, también hay dos opciones de cajas de cambio, una más pensada para Europa, una manual de seis marchas, mientras que la opción automática estrena una nueva caja de 10 marchas. El precio de partida del nuevo Mustang es de 41.300 € para la versión Coupé con el motor Eco-Boost de 290 caballos y el cambio manual. Si optamos por el motor V8 de 450 caballos entonces tendremos que pagar 8.000 € más. Si queremos una variante descapotable habrá que pagar 4.000 € más con respecto al precio de partida. Y la última opción que se ofrece en la gama es el cambio automático, de 10 marchas, en cuyo caso deberemos pagar otros 3.000 € más respecto a la variante manual.

Cuadro de instrumentos en modo circuito.
Cuadro de instrumentos en modo circuito.

Su comportamiento es realmente deportivo si queremos pisar con contundencia el acelerador y tenemos un coche que es además muy divertido. Divertido porque es un tracción trasera y porque su motor es muy potente, sobre todo en el caso del V8 de 450 CV. Por supuesto, tiene todo tipo de controles electrónicos, de sistemas de ayuda a la conducción, de control de estabilidad. Pero el conductor tiene la opción de quitarlos para poder disfrutar al máximo de los caballos y de la conducción. Y con el modo más radical encontramos también un cuadro de instrumentos enfocado hacia el uso en circuito, un sistema de arranque optimizado e indicaciones de las fuerzas G de aceleración o de frenada. El cuadro de instrumentos es una pantalla digital de 12,3 pulgadas, que es completamente configurable a gusto del conductor.

Un aspecto interesante es que ofrece diferentes modos de conducción. A los ya habituales confort, sport o nieve, habituales en casi todos los modelos, en este caso el Mustang ofrece una opción más que es la opción Track, pensada específicamente para rodar muy deprisa en un circuito. De esta forma, y en función de la posición seleccionada, se ajusta el funcionamiento de la dirección, de la caja de cambios cuando incorpora el automático o de la respuesta del acelerador. Pero, sobre todo, ajusta la calibración del control de estabilidad para dejar a su conductor más o menos libertad con la conducción y con los excesos, siempre en función del modo elegido.

Con el nuevo modelo hemos podido hacer una primera toma de contacto por carreteras de la costa francesa, conduciendo por un lado la variante descapotable con el motor V8 y por otro lado el Coupé con el motor Eco-Boost de cuatro cilindros. Y en ambos casos con el cambio automático.

Es un coche realmente espectacular, que ha ganado muchos enteros en cuanto a su comportamiento rutero con esta evolución. Para ello aporta, entre otras muchas cosas, una suspensión magnética capaz de ajustar el funcionamiento de la suspensión en cada rueda a las condiciones concretas de cada momento, y eso se nota mucho en su precisión. La suspensión magnética permite ajustar cuatro modos diferentes, Normal, Sport, Track y un modo Drag para permitir la máxima aceleración.

La dirección es muy rápida y precisa y ofrece al conductor mucha información sobre lo que está pasando sobre la carretera. Una novedad importante en esta nueva versión es su cambio de 10 marchas. Es un cambio rápido que permite sacar partido de los dos motores de forma bastante eficiente. Con el motor de cuatro cilindros, de gasolina, se consiguen unos valores bastante razonables para el tipo de coche que es, de 9,0 litros. Con el motor V8 de cinco litros esto es más difícil, pero aun así consigue una notable reducción del consumo. Su valor homologado es de 12,1 litros con el cambio automático.

El legendario Mustang.
El legendario Mustang.

Para ello, lo que hace es siempre poner marchas más largas en cuanto se deja de pisar el acelerador. Cuando vamos circulando a 80 km/h por ejemplo por una carretera en bajada y levantamos el pie para mantener la velocidad, el coche pone hasta décima. Lo mejor es que ante la más mínima solicitación sobre el acelerador quitará dos o tres marchas de manera inmediata. Por ejemplo al pisar para salir de la curva a esos 80 km/h, pasará de 10ª a 6ª. Eso si circulamos en el modo normal. Si rodamos en modo sport en lugar de décima llegará hasta 8ª y al pisar el acelerador reducirá hasta 5ª. En cualquier caso la gestión del cambio es muy buena y rápida.

En cuanto a sus motores, la variante de cuatro cilindros ofrece un comportamiento sano y deportivo, permite un buen nivel de prestaciones pero el coche resulta mucho más discreto. Por contra, el motor V8 es mucho más llamativo por su sonido, pero también más efectivo y permite rodar muy deprisa. Pero tal y como están las carreteras francesas de radares no era el momento oportuno de probar hasta puede llegar este gran motor.

Diferencial autoblocante

El otro aspecto clave en el comportamiento del vehículo, y que aporta ese toque deportivo innegable, es su diferencial trasero autoblocante. Con ello, cuando una rueda pierde tracción al abordar una curva, el sistema se ocupa de enviar más par a la otra rueda, limitando con ello el efecto diferencial. Y con ello se mejora su dinamismo y la velocidad de paso por curva.

Hay un último aspecto importante en el nuevo Mustang, que supone una notable evolución con respecto al modelo disponible hasta ahora, los sistemas de ayuda a la conducción. El nuevo modelo ofrece el control de crucero adaptativo que permite rodar más seguro y tranquilo en carretera o la asistencia pre-colisión que avisa al conductor de la posibilidad de un choque frontal y si este no actúa puede activar automáticamente los frenos.

También la cámara de visión trasera que hace más seguras las maniobras de aparcamiento. La imagen captada de la parte trasera se proyecta en una pantalla táctil de 8 pulgadas situada en la consola central. El otro aspecto importante es la conectividad. El Mustang ofrece un sistema de navegación conectada por satélite sobre esa misma pantalla táctil de 8”.

Las primeras unidades llegarán al mercado español a principios del mes de julio. Estos son los precios recomendados por la filial española:

  • Ford Mustang Fastback, 2.3, 290 CV manual, 41.300 euros
  • Ford Mustang Fastback, 2.3, 290 CV automático, 44.300 euros
  • Ford Mustang Convertible, 2.3, 290 CV manual, 45.300 euros
  • Ford Mustang Convertible, 2.3, 290 CV automático, 48.300 euros
  • Ford Mustang Fastback GT, 5.0, 450 CV manual, 49.300 euros
  • Ford Mustang Fastback GT, 5.0, 450 CV automático, 52.300 euros
  • Ford Mustang Convertible GT, 5.0, 450 CV manual, 53.300 euros
  • Ford Mustang Convertible GT, 5.0, 450 CV automático, 56.300 euros
Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios