MOTOR DE 270 CABALLOS Y FRENOS REFORZADOS

Conducimos el Peugeot 308 GTi, del trabajo al circuito

Es un vehículo pensado para el uso diario, para ir a la oficina o llevar a los niños al colegio, pero que se adapta fácilmente para rodar en un circuito y hacerlo muy deprisa

Peugeot lanza al mercado español el nuevo 308 GTI, un modelo del segmento compacto que emplea la mecánica más potente de Peugeot, un propulsor de 270 caballos, con los frenos, la transmisión y la dirección reforzadas para ofrecer la máxima deportividad. Esto le permite ser un coche de calle o de circuito, según el momento. Este coche, desarrollado por Peugeot Sport, ya está a la venta por 32.050 euros.

Tras el lanzamiento del nuevo Peugeot 308, que aporta un notable incremento de tecnología y que está disponible con las carrocerías de vehículo compacto y familiar, ahora la marca francesa amplía su gama con la variante más deportiva y emocionante, el 308 GTi. Bajo estas siglas, ya legendarias en la marca del león tras aquel primer 205 GTi de los años ochenta, se esconde su vehículo más rápido y potente.

Este 308 GTi supone una perfecta combinación entre un modelo compacto como el Peugeot 308 y una variante de enfoque muy deportivo, que permite rodar en un circuito sin el menor problema. Para ello, el coche fabricado en la cadena de producción pasa a las instalaciones de Peugeot Sport para experimentar una transformación para potenciar su deportividad. Es entonces cuando llegan al vehículo los frenos reforzados desarrollados por Alcon, el diferencial mecánico Torsen o las suspensiones diferentes a las del resto de la gama del 308.

El nuevo 308 GTi aporta una estética muy diferente, en la que quizá lo más destacable es su parrilla frontal en color negro, sus llantas de 19” de aspecto carbono con neumáticos de perfil muy bajo y una carrocería de altura rebajada, más pegada al suelo. En este sentido es 11 mm más bajo que el resto de la gama del 308. También sus pinzas de freno de color rojo, sus grandes entradas de aire o su escape doble son detalles que demuestran que estamos ante el 308 más deportivo.

Volante con marca de posición
Volante con marca de posición

Motor muy elástico

Igualmente en el interior encontramos muchos detalles diferenciadores, zonas en color rojo, las costuras de los asientos terminadas en este color, la banda roja en el centro del volante y algunos detalles exclusivos más. Y unos asientos con una gran sujeción lateral para el cuerpo. Pero lo que se mantiene inalterado respecto al resto de la gama es el denominado i-cockpit, la verdadera seña de identidad del habitáculo del Peugeot 308. Un volante pequeño y muy manejable, una instrumentación digital y una gran pantalla en la consola central para manejar la mayor parte de los sistemas del vehículo.

Pero queda lo mejor, rodar con este coche. En realidad el nuevo 308 GTi es un vehículo con una doble personalidad. Es un modelo que se puede usar en el día a día, un coche muy racional, eso sí, bastante rápido en sus reacciones. Pero no deja de ser un coche utilizable a diario. Para ello cuenta con un motor muy elástico, que permite hacer una conducción bastante suave y racional.

Lo bueno llega cuando empezamos a dejar que el motor suba de vueltas, entonces se convierte en una verdadera máquina de devorar kilómetros, un auténtico pura sangre. Para poder comprobar su comportamiento en las condiciones más apropiadas y con la máxima seguridad, nuestra toma de contacto con el nuevo 308 GTi la hicimos en el circuito del Jarama. Allí pudimos probar ese lado más deportivo que sin duda es el que marca la diferencia con respecto al resto de la gama 308.

Su motor empuja con bastante fuerza en el entorno de las 3.000 vueltas, pero cuando forzamos el ritmo y llegamos hacia las 5.000 rpm es cuando realmente aquello demuestra que es un GTI, un coche emocional y muy deportivo. Las curvas de Le Mans fueron el lugar perfecto para empezar a comprobar el gran trabajo que hacen las suspensiones, que permiten rodar muy deprisa con el coche y poder buscar unos límites que son muy altos.

Unas siglas mágicas
Unas siglas mágicas

Fácil de conducir

Un cambio muy rápido, de seis marchas, que permite sacar todo el potencial que ofrece un motor turbo que parece no tener fin en su subida de vueltas. Una de las cosas que más sorprende es la gran capacidad de tracción que proporciona esta variante GTi del 308. Para ello cuenta con un diferencial autoblocante mecánico de tipo Torsen.

Este funciona perfectamente y demuestra que todavía se pueden hacer las cosas muy bien al estilo antiguo, sin necesidad de recurrir a la electrónica para todo. Y permite rodar muy deprisa y enlazar curvas casi sin darnos cuenta. Todo ello con un tarado de bloqueo del 35%, un porcentaje muy razonable. El otro aspecto que sorprende es la gran capacidad de frenada que tiene y que viene muy bien cuando uno empieza a rodar deprisa, más cerca de los límites. Es un coche realmente fácil de conducir incluso en un circuito.

Pero creo que lo mejor, y lo más destacable, es que una vez fuera del circuito permite una conducción suave y tranquila. Es un vehículo que puede utilizarse para el día a día, con la cosa negativa de que tiene un precio de 32.050 euros y de que en cuanto nos despistemos un poco estaremos circulando muy rápido.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios