Es noticia
Menú
Mazda CX-3, un aventurero urbano
  1. Motor
YA A LA VENTA DESDE 17.307 EUROS con descuentos

Mazda CX-3, un aventurero urbano

Es un nuevo segmento para Mazda en el que compite con Nissan Juke, Opel Mokka o Peugeot 2008 entre otros modelos

La marca japonesa Mazda lanza al mercado español el CX-3 su todocamino pequeño para competir dentro de un segmento con un fuerte crecimiento en el que se integran el Nissan Juke, el Opel Mokka, el Peugeot 2008 o el Fiat 500X. Sus argumentos son muy claros, un diseño muy vistoso pero nada recargado, unas mecánicas eficientes y un muy buen comportamiento en carretera. Su precio de partida, 17.307 euros con las ayudas oficiales y de la marca ya incluidas.

Mazda está imparable en el mercado español, con una previsión de crecimiento de ventas de un 50% para 2015, consecuencia de una gama de modelos completamente renovada. A los CX-5 (todocamino compacto) y Mazda 6 actualizados en primavera se ha sumado el Mazda 2, un modelo del segmento B completamente nuevo y ahora este CX-3 es el siguiente modelo que llega al mercado. Y en septiembre llegará el MX-5, el ya legendario roadster más vendido en el mundo. Aún más destacable es que las ventas en el año 2014 crecieron un 71% frente a las de 2013.

Pero ahora toca hablar del CX-3, un todocamino de dimensiones contenidas gracias a sus 4,27 metros, pero que al mismo tiempo ofrece una estética muy diferente a la de sus rivales, que son mucho más llamativos. Sobre todo el Nissan Juke. En el caso del CX-3 es más discreto, tiene un frontal bastante robusto, pero el resto del coche es más suave y elegante, con unas líneas redondeadas. No es demasiado alto, con 1,53 metros.

Tampoco su altura libre al suelo es muy elevada, solo 15,5 cm., por lo que si no fuera por sus protecciones plásticas en los pasos de ruedas y en los bajos del coche casi podría pasar desapercibido que se trata de un modelo todocamino. El objetivo de los diseñadores ha sido lograr un modelo moderno, con cierto enfoque urbano y con el máximo espacio en el interior pero contando con sus dimensiones externas contenidas.

Por ello, aunque es realmente un todocamino, con ciertas posibilidades de uso fuera del asfalto, en realidad el coche ha sido diseñado para rodar principalmente por asfalto y con frecuencia por ciudad. Y de ahí ese diseño más urbano, que le diferencia de sus rivales en el mercado.

El CX-3 ofrece un habitáculoamplio para sus dimensiones, con cinco plazas, aunque las traseras no tienen una excesiva distancia para las piernas. Lo que si ofrece es una buena sensación de espacio interior, incluso en estas plazas posteriores, por su buena altura interior.

Lo que transmite nada más entrar en el habitáculo es una muy buena sensación de calidad percibida, con el empleo de buenos materiales, incluida la piel tanto en los asientos como en el salpicadero en las versiones más completas.Nome gusta que su cuadro de instrumentos es excesivamente sencillo, en línea con el que emplean otros modelos como el 3 o el 2. Un aspecto destacable también es que ofrece bastantes posibilidades de personalización con una terminación bicolor que combina piel negra y blanca y con algunos detalles en color granate.

Por lo que se refiere a su maletero, está en línea con sus rivales del mercado dentro de este segmento. El punto de partida son los 350 litros que se pueden ampliar hasta los 1.260 si se pliegan completamente los asientos traseros. Son cifras razonables para un modelo que mide 4,27 metros.

La gama del nuevo CX-3 es muy ajustada, y adaptada a las necesidades del mercado español. Solo hay tres motorizaciones. El punto de partida es un diesel de 105 caballos, un motor que proporciona una conducción muy agradable como pudimos comprobar en la primera toma de contacto realizada con el nuevo modelo en las proximidades de Barcelona. En este caso, nuestra primera prueba la hicimos con la variante manual y con tracción a las ruedas delanteras.

El coche se mueve muy bien, con alegría y gracias a un cambio con buenos desarrollos y una palanca de cambios precisa y muy manejable su comportamiento es divertido. Les decía que es un todocamino pensado para uso urbano por sus dimensiones, pero con este motor ofrece un buen comportamiento por carretera donde se pueden hacer muchos kilómetros sin el menor problema y con unos consumos muy ajustados.

Con esta motorización básica, el CX-3 alcanza los 177 km/h y su consumo homologado es de 4,0 litros. Con este mismo motor se puede contar también con la tracción 4x4, y en este último caso se ofrece tanto una versión con cambio manual como otra con el cambio automático, también de seis relaciones.

Además de la versión básica con motor diesel, el CX-3 está disponible con dos motores de gasolina. Por un lado el 2.0 de 120 caballos y como tope de gama la variante de 150 caballos. Todos los motores, incluido el diesel, incorporan la tecnología Skyactiv que reduce al máximo los consumos de carburante.

En el caso de la variante de 120 caballos se ofrece con cambio manual o automático, pero lo que no está disponible con este motor es la tracción 4x4, por hacer más sencilla la gama. En el caso del manual su velocidad máxima es de 192 km/h, mientras que su consumo homologado es de 5,9 litros que se reducen hasta los 5,8 con el automático.

Por lo que respecta al más potente de la gama, el de 150 caballos, solo se ofrece con la tracción 4x4 y está disponible tanto con el cambio manual como con el automático. En este caso hablamos de un vehículo que puede alcanzar los 200 km/h y cuyo consumo en el caso del manual es de 6,4 litros, que baja hasta los 6,3 en el automático.

Con este último también pudimos hacer una parte del recorrido previsto para la toma de contacto. En este caso ofrece una conducción muy agradable y está mucho más enfocado a rodar por buenas carreteras gracias a su alegre motor. Me ha gustado mucho cómo se asienta sobre el asfalto gracias a unas suspensiones bastante firmes y también el tacto que proporcionan tanto la dirección, rápida y muy precisa, como el cambio de marchas automático de esta variante de 150 caballos. Es muy obediente a su conductor y a las órdenes que se le dan desde el acelerador y mediante las levas en el volante.

A bordo del Mazda CX-3 hemos encontrado sobre todo un habitáculo que destaca por una gran calidad de terminación. El nuevo todocamino de Mazda incorpora unainstrumentación perfectamente orientada hacia el conductor con la pantalla Head Up Display que, pese a su tamaño reducido, facilita mucho la vida al conductor y le proporciona mucha información. En el salpicadero se ha instalado una pantalla de 7″ para ofrecer información de comunicación y entretenimiento y dispone de un mando HMI en la parte trasera consola entre los asientos que se puede manejar sin apartar la vista de la carretera. Es el mismo sistema empleado en el resto de la gama Mazda y bastante funcional.

El Mazda CX-3 ofrece un amplio equipamiento de información y entretenimiento en el que destaca el sistema de conectividad MZD Connect,basado en el empleo del smartphone, para acceder a Internet de manera segura y sencilla, con bluetooth y acceso a distintas aplicaciones. El sistema de navegación incluye tres años de actualizaciones.

Además, el CX-3 incorpora los últimos sistemas de seguridad activa i-Activsense, así como una seguridad pasiva de primer nivel.No faltan entre su equipamiento elementos como el control de crucero adaptativo, sistema de asistencia para el reconocimiento de distancia, aviso de obstrucción delantera, frenada de emergencia, sistema de asistencia de frenada en ciudad, control de ángulo muerto, asistente de cambio de carril, alerta de tráfico trasero o control de luces de largo alcance.

La gama se basa en dos acabados, el Style y ekl Luxury y por encima de este dos terminaciones con un equipamiento aún más ampliado, el Luxury White y el Luxury White Travel.

Es destacable que desde el acabadobásico, Style, ofrece un buen equipamiento muy completo, con climatizador, control de crucero, asistencia a la frenada de urgencia en ciudad, arranque por botón. Y en el Luxury son de serie las llantas de 18”, faros Full LED, navegador, tapicería mixta cuero/piel, Head Up Display, cámara de visión trasera y levas en el volante para las versiones que cuenten con el cambio automático.

Además, por un sobreprecio de 1.050 euros se puede acceder al Pack Travel, un paquete de ayudas a la conducción muy completo que incluye control de ángulo muerto y alerta de tráfico trasero, control de luces de largo alcance y direccionales, control de crucero adaptativo y frenada de emergencia. Un pack interesante para todos los usuarios. Y es que la seguridad no tiene precio, pero en este caso tiene un coste muy reducido para todo lo que nos puede ayudar en el uso diario.

El objetivo de ventas que Mazda España se plantea para un año completo de este modelo es de 4.000 unidades, lo que le posicionaría como el segundo modelo más vendido de la marca, tras el CX-5 y que pondría a la gama todocamino como la gran protagonista de Mazda en España copando más del 60% de las ventas. Según las previsiones de Mazda, el 70% de ventas del CX-3 corresponderán al diesel.

La marca japonesa Mazda lanza al mercado español el CX-3 su todocamino pequeño para competir dentro de un segmento con un fuerte crecimiento en el que se integran el Nissan Juke, el Opel Mokka, el Peugeot 2008 o el Fiat 500X. Sus argumentos son muy claros, un diseño muy vistoso pero nada recargado, unas mecánicas eficientes y un muy buen comportamiento en carretera. Su precio de partida, 17.307 euros con las ayudas oficiales y de la marca ya incluidas.

Todocamino Tecnología Seguridad
El redactor recomienda