Es noticia
Menú
Locura en el mercado de Aspen: los compradores se pelean por casas que no están a la venta
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
INMOBILIARIO

Locura en el mercado de Aspen: los compradores se pelean por casas que no están a la venta

Ajenos a la subida de los tipos de interés, los compradores adinerados acuden en manada al elegante destino de montaña

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Wes Rogers y Christy Hockmeyer tardaron tres intentos en conseguir que les aceptasen una oferta por una casa de vacaciones de ultralujo en Aspen, Colorado.

La pareja, que tiene planes de casarse, se puso a buscar una propiedad en serio hace unos seis meses, cuenta él. Querían escapar del calor del verano de su vivienda habitual en Georgia y tener un lugar donde sus cuatro hijos pequeños pudieran esquiar. Hicieron una oferta por una casa que se alquilaba cerca del centro de Aspen y parecía que habían alcanzado un acuerdo, hasta que los propietarios cambiaron de opinión sobre la venta. Una oferta que hicieron por una segunda casa fue rechazada porque no cumplía las expectativas de precio "astronómico" del vendedor, según Rogers.

Al fin dieron con una mansión en la cima de una montaña, propiedad del ex director general de Priceline.com Richard Braddock. Ofrecieron 40 millones de dólares, justo por debajo del precio de venta de 44,5 millones, y prometieron un cierre rápido del acuerdo. Rogers cuenta que los representantes de Braddock aún les recordaron repetidamente que tenían otra oferta para disuadirles de intentar renegociar cualquiera de los términos.

"Nunca había comprado una residencia a tal velocidad, y eso que me dedico a los bienes inmuebles", comentó Rogers, cuya empresa, Landmark Properties, es uno de los mayores promotores de viviendas para estudiantes del país. "Teníamos que ser agresivos".

Foto: Hotel Nobu en San Sebastián, propiedad de Millenium.

Su experiencia está dentro de lo habitual para los compradores de gama alta de Aspen en este momento, según cuentan los agentes inmobiliarios locales. El mercado de lujo en el destino de montaña se enfrenta a una gran sobrealimentación, fruto de un inventario extremadamente bajo, restricciones rigurosas a la nueva construcción y una afluencia de compradores muy adinerados. Muchos de estos compradores, estimulados por la pandemia y el trabajo a distancia, buscan un estilo de vida más relajado en una zona conocida por sus estaciones de esquí, tiendas de diseño y restaurantes de lujo, explican los agentes.

Desde la llegada del covid, los mercados ricos y con restricciones de inventario en todo el país, como Palm Beach, Florida, y Malibú, en California, se enfrentan a situaciones similares. Estos mercados cuentan con un número limitado de viviendas disponibles en los lugares más codiciados, y las rigurosas restricciones a la construcción de nuevas viviendas significan que no aparecerán muchas más. En Palm Beach y Malibú, los compradores multimillonarios compiten por la primera línea de playa. En Aspen, a unos 240 km de Denver y con una población de unos 7.000 habitantes, claman por las vistas y el acceso a las Montañas Rocosas. En lugar de ralentizarse a medida que disminuyen las restricciones de la pandemia, el mercado de viviendas de alto nivel en estos lugares no ha hecho más que acelerar, ya que los ultrarricos se beneficiaron de una subida de las acciones a lo largo de 2020 y 2021.

Como resultado, el mercado de viviendas de alto nivel en todo el país ha comenzado a operar de forma independiente del resto del mercado, explica el tasador Jonathan Miller, quien comparó el mercado de ultra lujo a un "espectáculo de circo". Añade que, en 2021, hubo 48 ventas en todo el país por valor de 50 millones de dólares o más, frente a las 29 de 2020. Estos compradores suelen tener casas en múltiples mercados de lujo —a menudo Nueva York, Los Ángeles, el sur de Florida y Aspen— y por lo general no se ven afectados por el aumento de las tasas de interés que han comenzado a ralentizar el mercado inmobiliario en los puntos de precio más bajos.

"Es una fantasía inmobiliaria, aunque sea real", concluye Miller.

Foto: Casa en la calle O'Donnell, junto al Retiro. (Uxban)

Los mercados inmobiliarios de todo EEUU se están enfrentando a la escasez de inventario, pero la caída del número de viviendas a la venta en Aspen ha sido especialmente dramática. En abril de 2022 había solo 37 casas unifamiliares de Aspen a la venta, una caída del 64% desde las 102 propiedades a la venta en abril de 2021, según datos de la agente de bienes inmuebles Carrie Wells, de Coldwell Banker Mason Morse. Al mismo tiempo, el precio medio de las casas unifamiliares de Aspen en lo que va de año es de unos 15,78 millones de dólares, frente a los 10,7 millones de dólares de 2021, según Wells.

Se han vendido 39 propiedades de Aspen por más de $10 millones este año hasta el 31 de mayo, cerca de un 50% más que durante el mismo periodo del año pasado, según el agente inmobiliario Tim Estin, de Aspen Snowmass Sotheby's International Realty. Los agentes indican que los compradores adinerados de Aspen proceden de todo el país y de diferentes sectores.

Según los registros, en enero de 2021, el cofundador de Slack, Stewart Butterfield, y su mujer, la cofundadora de Away, Jen Rubio, compraron una casa de seis dormitorios en el exclusivo barrio de Five Trees de Aspen, con vistas al valle de Castle Creek, por valor de unos 25 millones de dólares. Ese mismo año, Patrick Dovigi, un jugador profesional de hockey canadiense retirado que se convirtió en empresario, batió récords de precio de propiedades en Aspen cuando pagó 72,5 millones de dólares para comprar un complejo de casi 2.045 metros cuadrados a Lewis A. Sanders, fundador de la firma de inversión neoyorquina Sanders Capital. Ninguno de ellos ha respondido a las solicitudes de comentarios.

placeholder Foto: EFE.
Foto: EFE.

Los agentes cuentan que el inventario de Aspen es tan bajo, y la demanda tan alta, que están enviando correos y haciendo llamadas no solicitadas a los propietarios para convencerles de que vendan. Por ello, muchas de las principales transacciones se están cerrando fuera del mercado, lo que significa que las propiedades no llegan a estar oficialmente a la venta, creando un mercado en la sombra al que solo pueden acceder los que están metidos en ese mundo.

Los agentes cuentan además que los propietarios que optan por vender pueden elegir el precio que quieran. Entre los últimos vendedores reticentes se encuentra el diseñador de moda Tommy Hilfiger, que aceptó desprenderse de su mansión en Aspen por 50 millones de dólares en marzo. Él y su esposa, Dee Ocleppo Hilfiger, la habían comprado apenas tres meses antes por 31 millones de dólares.

Hilfiger confirmó que la pareja nunca tuvo intención de vender. Según su agente, Steven Shane, de Compass, habían pasado años buscando una casa para remodelar antes de decidirse por esta propiedad de aproximadamente 665 metros cuadrados y cuatro dormitorios en la pista de esquí de Little Nell, en Aspen Mountain, pero un comprador les hizo una oferta que parecía demasiado buena para ser real. Tras debatir la cuestión, Shane cuenta que les aconsejó que "a caballo regalado no le mirasen el diente". No quiso identificar al comprador.

"Ahora mismo tenemos muchísimos más compradores que vendedores", indica Shane. "Así que la pregunta se convierte en, ‘¿hay un precio que pueda convencer a un vendedor reticente de que se desprenda de su propiedad?".

Foto: El Jardín de La Moraleja. (Amenabar)

Shane cuenta que hace poco cerró un acuerdo después de una conversación informal con otro agente inmobiliario, Craig Morris de Aspen Snowmass Sotheby's International Realty. Morris mencionó que su cliente, el fundador de GoDaddy Bob Parsons, estaba contemplando la posibilidad de poner en venta su casa en la zona de Pearl Court de Aspen. La propiedad, que incluía un terreno vacío de casi 560 metros cuadrados, nunca llegó a ponerse a la venta. Menos de una semana más tarde, tenían un contrato para su venta al cliente de Shane. El cliente, al que Shane no quiso identificar, había estado buscando una casa en el mercado y rápidamente se hizo con ella ofreciendo 42,925 millones de dólares. Parsons había pagado 15,32 millones de dólares por la propiedad en 2017, y unos 4,5 millones de dólares por la parcela adyacente. Parsons no pudo ser contactado inmediatamente para hacer comentarios.

Morris también ha sido parte de una operación reciente por valor de 30,8 millones de dólares fuera del mercado para una parcela de más de 3.000 metros cuadrados cerca de la orilla del río Roaring Fork de Aspen. Se trata de uno de los precios más altos jamás pagados por un terreno no urbanizado en la zona de Aspen. Los registros muestran que el vendedor en esa transacción fue el multimillonario heredero de Walmart, Rob Walton, que no pudo ser localizado para hacer comentarios.

En mayo, tres operaciones que se cerraron en cadena, como fichas de dominó, ilustran lo acalorado que se ha vuelto el juego de las sillas musicales que está teniendo lugar en Aspen.

Todd Lemkin, director de inversiones de la empresa de inversiones Canyon Partners, con sede en Dallas, y su esposa, Kasey Lemkin, vendieron su casa del siglo XIX en el centro de Aspen por 32,25 millones de dólares el mes pasado y se mudaron a una mansión contemporánea cercana. Los Lemkin pagaron 60 millones de dólares por la casa de más de 1.550 metros cuadrados, que tiene siete dormitorios, una piscina cubierta, una pista de bolos, un simulador de golf, un 'spa', una bodega y un garaje con una plataforma giratoria para coches. Los Lemkin no respondieron a una solicitud de comentarios.

"Las autoridades están haciendo que sea cada vez más difícil construir y, por tanto, empujando los precios al alza"

Los vendedores de la nueva casa de los Lemkin, los inversores inmobiliarios Christy Thompson y Stephen Hill, no tenían intención de vender, pero la oferta de los Lemkin era una que no podían rechazar, según cuenta su agente, Liz Leeds de Slifer, Smith & Frampton y REALM. Pasaron a comprar una casa de 51 millones de dólares al capitalista de riesgo Lawrence F. De George, quien había comprado el solar por 16 millones de dólares en 2009. De George construyó una casa de unos 1.400 metros cuadrados y cuatro dormitorios, con un par de ascensores de cristal colocados cerca de una ventana para aprovechar el paisaje circundante, y una sala de cine inspirada en la Edad de Oro de Hollywood.

Thompson, hija del difunto ejecutivo petrolero tejano J. Cleo Thompson, y Hill tienen propiedades por todo Estados Unidos, así como en Belice y las Bahamas, que alquilan a clientes ricos. Según Leeds, utilizan las propiedades como refugio personal y como inversión.

La subida de los precios en Aspen se ha visto impulsada en parte por las políticas de desarrollo restrictivas de la ciudad, según los agentes locales. El consejo de la ciudad restringe en gran medida el desarrollo de nuevas viviendas dentro de los límites de la ciudad de Aspen, explican los agentes, y a principios de año se restableció una moratoria sobre ciertos tipos de desarrollo residencial.

"Las autoridades están haciendo que sea cada vez más difícil construir y, por tanto, empujando los precios al alza", advirtió el agente inmobiliario Tal Alexander, del equipo Alexander de Douglas Elliman.

"No estamos en contra de los ricos. Aquí no hay guerra de clases", aseguró

El alcalde de Aspen, Torre (que no tiene apellido), explicó que la moratoria era una medida temporal hasta que la normativa de uso del suelo de la ciudad pudiera ser ajustada para alinearse mejor con los objetivos de la comunidad. Señaló que un auge previo del desarrollo residencial había provocado una escalada de precios y una presión negativa sobre la mano de obra local, dificultando la contratación de nuevos trabajadores por parte de las empresas locales, el hospital e incluso el cuerpo de policía.

"No estamos en contra de los ricos. Aquí no hay guerra de clases", aseguró. "Solo tenemos que encontrar un equilibrio en el que también pensemos en la sostenibilidad y la longevidad de nuestra comunidad".

En el condado de Pitkin, los propietarios de tierras que esperan construir nuevas viviendas residenciales deben comprar "derechos de desarrollo transferibles", o TDR (por sus siglas en inglés), para ampliar sus propiedades más allá de un determinado tamaño. Cada TDR permite al propietario edificar unos 230 metros cuadrados más. Impulsado por la falta de oferta, el precio de un TDR había subido de 360.000 dólares en 2020 a unos dos millones de dólares a finales del año pasado, según explica Suzanne Wolff, subdirectora de Desarrollo Comunitario del Condado de Pitkin.

Rogers expuso que, si bien 40 millones de dólares era un precio alto para pagar por su casa, no creía que fuera posible construir una propiedad remotamente similar por una cantidad cercana.

"Nos pareció que, a largo plazo, sería una buena reserva de valor", aclaró.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'.

Wes Rogers y Christy Hockmeyer tardaron tres intentos en conseguir que les aceptasen una oferta por una casa de vacaciones de ultralujo en Aspen, Colorado.

Venta Mercado inmobiliario Lujo Pandemia Estilo de vida Estados Unidos (EEUU)
El redactor recomienda