Es noticia
Menú
Caos en el mercado de divisas: crecen las apuestas contra el euro y la libra
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
NO ESCAPAN A LA VOLATILIDAD

Caos en el mercado de divisas: crecen las apuestas contra el euro y la libra

Mientras la inflación trastorna el comercio, la volatilidad de las divisas se ha disparado

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La volatilidad de las divisas ha vuelto. Un índice de JP Morgan Chase & Co. que mide las oscilaciones de las divisas vinculadas a los países del G-7 ha subido más del 70% este año. Una medida de la volatilidad del euro se ha duplicado con creces desde noviembre, y ha aumentado sobre todo en marzo. Los indicadores de volatilidad de las divisas extranjeras se disparan cuando una divisa pierde rápidamente su valor.

Las oscilaciones de los precios son una muestra más de cómo la inflación prolongada y los 'shocks' de la cadena de suministro mundial han causado estragos en los mercados financieros en 2022. La subida de los tipos de interés, la invasión rusa de Ucrania y la ralentización económica de China han perturbado la paz que suele reinar en el mundo de las divisas extranjeras. El dólar ha subido a gran velocidad, y el WSJ Dollar Index, que mide el dólar frente a una cesta de divisas, ha ganado más de un 13% en el último año. El euro ha caído más de un 14% frente al dólar y la libra esterlina ha perdido casi un 13% durante el mismo periodo.

Apostar por las divisas solía ser un negocio muy atractivo para los fondos de cobertura. Pero los mercados de divisas se volvieron plácidos tras la crisis financiera de 2008, privando a los operadores de la volatilidad que necesitan para obtener grandes beneficios.

Foto: Foto: Reuters/Dado Ruvic.

Según Jeff Yarmouth, director de Opciones de Cambio en las Américas de UBS, los movimientos significativos diarios del dólar y las rápidas caídas de las acciones están impulsando el fuerte aumento de la volatilidad de las divisas.

Los mercados de bonos, que suelen ejercer de refugio cuando las acciones se desploman, también han sido tumultuosos. El rendimiento del Tesoro de referencia a 10 años superó el 3% en mayo y ha subido 1,381 puntos porcentuales en lo que va de año. La Reserva Federal ha subido los tipos de interés dos veces este año para tratar de frenar la inflación, dando pie a un aumento de los costes de los préstamos, desde los de automóviles hasta los hipotecarios.

"Dada la rapidez con que se han movido los tipos hipotecarios, la volatilidad de las divisas tenía que ponerse al día en algún momento", señala Mazen Issa, estratega de divisas de TD Securities.

Por lo general, los inversores se han centrado en el crecimiento económico antes de comprar o vender activos. Ahora, algunas de sus apuestas prácticamente equivalen a apostar por los bancos centrales de los países que intervendrán con más fuerza para endurecer las condiciones de préstamo. Entre otros motivos, los inversores están apostando por el dólar porque creen que los bancos centrales de otros países no están actuando con la suficiente rapidez para sofocar la inflación.

Algunos fondos de cobertura han estado vendiendo la libra esterlina porque el Banco de Inglaterra indicó que podría no subir más los tipos

El dólar es la moneda de reserva mundial y desempeña un papel fundamental en la economía global. Un dólar fuerte permite a los estadounidenses comprar bienes de otros países a precios más bajos, pero también puede perjudicar a las empresas estadounidenses al hacer que sus servicios o productos estén más caros para los extranjeros. También puede exportar indirectamente la inflación en las economías de mercado emergentes al devaluar la fuerza de sus monedas locales.

Según CME Group Inc., con sede en Chicago, el interés abierto en las opciones de cambios aumentó un 73,9% a finales de abril, en comparación con el mismo periodo del año anterior, superando así a un amplio rango de valores, desde acciones hasta futuros de maíz. El interés abierto, un indicador muy vigilado del crecimiento del volumen, representa el número de contratos comprados o vendidos pero que se dejan abiertos durante la noche sin compensar las transacciones.

Chris Grams, portavoz del operador cambiario, afirmó que las presiones de la inflación y las continuas tensiones geopolíticas contribuyeron a aumentar la actividad comercial en los futuros y las opciones de cambio. En abril, solo el volumen medio diario de contratos de opciones sobre el yen japonés aumentó casi un 200% con respecto al mes anterior.

Algunos fondos de cobertura han estado vendiendo la libra esterlina porque el Banco de Inglaterra indicó que podría no subir los tipos de interés en los próximos meses. La mayoría de los trabajadores de la Reserva Federal, en cambio, han coincidido en que no se pueden descartar subidas adicionales de medio punto en junio y julio. El codirector de Estrategia de Divisas Extranjeras de Goldman Sachs, Zach Pandl, opina que la política del Banco de Inglaterra difiere mucho de la de sus homólogos y probablemente hará que la libra siga cayendo.

Foto: Foto: Reuters/Maxim Shemetov

"Los otros bancos centrales están respondiendo ahora con más fuerza a las perspectivas cambiantes de inflación", explica Pandl.

Mientras tanto, algunos de los mayores gestores de activos del mundo están apostando contra el euro porque esperan que siga cayendo. Basan su postura en el escaso crecimiento, el aumento de los precios al consumo y una posible crisis energética en la UE, que ha propuesto prohibir las importaciones de petróleo de Rusia. Hoy en día, cuesta casi el doble que hace seis meses comprar opciones de venta sobre la divisa, que permiten al propietario vender a un precio acordado.

"No estoy seguro de cómo se espera que Europa alcance a Estados Unidos cuando se enfrentan a todos estos 'shocks' cada pocos años", previno Thanos Bardas, codirector de crédito de grado de inversión en el gestor de activos Neuberger Berman, en referencia a la crisis de la deuda soberana del bloque que comenzó en 2010. Bardas tiene participaciones que se beneficiarán de la subida del dólar frente al euro y el yen japonés.

El conflicto en curso entre Rusia y Ucrania hace que los bancos cobren más por los derivados vinculados al euro. Esto se debe a que los bancos fijan el precio de los derivados de divisas directamente en función de la llamada volatilidad implícita, un cálculo de cuánto se moverá una divisa en un mes u otro periodo de tiempo.

Los inversores también están comprando opciones vinculadas al yen japonés. El yen suele fortalecerse cuando los mercados de valores caen, ya que los inversores japoneses venden dólares para liquidar activos estadounidenses.

La volatilidad de las divisas ha vuelto. Un índice de JP Morgan Chase & Co. que mide las oscilaciones de las divisas vinculadas a los países del G-7 ha subido más del 70% este año. Una medida de la volatilidad del euro se ha duplicado con creces desde noviembre, y ha aumentado sobre todo en marzo. Los indicadores de volatilidad de las divisas extranjeras se disparan cuando una divisa pierde rápidamente su valor.

Inflación Tipos de interés Crisis Hedge funds Conflicto de Ucrania Reserva Federal Divisas G7 Banco de Inglaterra Unión Europea Estados Unidos (EEUU)