Las baterías de los coches eléctricos pueden ser las próximas víctimas de la inflación
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
crecientes precios de las materias primas

Las baterías de los coches eléctricos pueden ser las próximas víctimas de la inflación

Las baterías se han vuelto más baratas por las economías de escala, pero los crecientes precios de las materias primas podrían invertir esa tendencia

placeholder Foto: EC.
EC.

Unas baterías cada vez más baratas durante la última década han vuelto los vehículos eléctricos más competitivos en precios. Pero una creciente demanda de vehículos eléctricos (EV, por sus siglas en inglés) podría invertir esa tendencia. La carrera para asegurar los materiales clave se volverá más decisiva.

Los precios de los materiales de las baterías se han disparado este año a medida que aumenta la demanda de EV. Los precios del carbonato de litio, utilizado en cátodos, se han doblado en lo que va de año, según la firma de análisis Benchmark Mineral Intelligence. Los precios del hidróxido de cobalto, que aumenta la densidad energética y la vida útil de la batería, han subido más de un 40%.

La pandemia ha provocado alteraciones, pero el problema real es más de fondo, sobre todo en el litio. “El exceso de oferta que hizo caer los precios desde mediados de 2018 hasta mediados de 2020 provocó que muchos proyectos fueran suspendidos junto a otros proyectos más nuevos paralizados”, declara Scott Yarham, que dirige la fijación de precios de los metales de las baterías en S&P Global Platts.

Benchmark Mineral Intelligence espera que la mayoría de mercados de materias primas para baterías se mantenga ajustada esta década. Y prevé que el mercado del litio entre en déficit en 2022. La mayoría de contratos de la cadena de suministro son ‘trasladados’, lo que significa que los fabricantes de EV tienen que soportar aumentos de costes, declara Caspar Rawles, jefe de evaluación de precios y datos en Benchmark. Pero los fabricantes de baterías siguen enfrentándose a presiones en los márgenes. Los fabricantes de coches darán marcha atrás cuando puedan haciendo que los proveedores de baterías se enfrenten entre sí.

Foto: EC.

Puede que las acciones de baterías eléctricas, que llevan en racha desde el año pasado, tengan que tomarse un respiro. Empresas líderes como la china Contemporary Amperex Technology (CATL) y la coreana LG Energy Solution pueden tener una mayor capacidad de negociación con los fabricantes de automóviles. En los primeros cinco meses del año, han ido a la par —cada una con poco más del 25% del mercado de baterías para EV de pasajeros, según SNE Research—.

Tras una década de reducciones de precios impulsadas por economías de escala, puede que los ahorros se vuelvan más sólidos. Las materias primas actualmente representan la mayoría del coste de una batería: los materiales de los cátodos como el litio, el níquel y el cobalto suponen entre el 30% y el 45% del total, según S&P Global Platts.

Las nuevas tecnologías pueden ayudar, pero asegurar un suministro ascendente también está cobrando mayor importancia. Tesla ha firmado un acuerdo de suministro de níquel con la australiana BHP, según declaró esta última el jueves 22 de julio. Los fabricantes de automóviles BMW y General Motors han firmado acuerdos de suministro de litio con empresas mineras. CATL adquirió hace poco una participación en una mina de cobre y cobalto. Los contratos de suministro a más largo plazo también se han vuelto más comunes.

Foto: EC.

Los fabricantes de baterías chinos se benefician de una cadena de suministro de EV sólida. Si bien la mayoría de la actividad minera no se desarrolla en casa, China domina el proceso de los materiales químicos que van en las baterías. Representa el 65% de la producción de materiales del ánodo y electrolitos y el 42% de los materiales catódicos, según Goldman Sachs.

“En general, China tiene un mayor control de las cadenas de suministro que cualquier otro, por lo que deberían estar mejor posicionados”, dice Adam Panayi, director de la firma de análisis Rho Motion.

Eso se podría traducir en un ahorro de costes para los descendientes de EV favoritos de China, aunque también crea grandes incentivos para que otros países desarrollen su propia capacidad de transformación. Mientras tanto, parte de la espuma de las baterías está empezando a volver río arriba.

*Contenido con licencia de ‘The Wall Street Journal’.

Unas baterías cada vez más baratas durante la última década han vuelto los vehículos eléctricos más competitivos en precios. Pero una creciente demanda de vehículos eléctricos (EV, por sus siglas en inglés) podría invertir esa tendencia. La carrera para asegurar los materiales clave se volverá más decisiva.

Coche eléctrico Materias primas Precios
El redactor recomienda