Cobre a precio de oro... Pese al 'boom', aún no ha llegado el superciclo en las materias primas
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
El repunte podría no ser sostenible

Cobre a precio de oro... Pese al 'boom', aún no ha llegado el superciclo en las materias primas

Puede que los desequilibrios a corto plazo entre la oferta y la demanda justifiquen que el precio del cobre haya alcanzado su máximo en 10 años, pero mantenerse ahí será más complicado

placeholder Foto: EC.
EC.

El precio del cobre se disparó a más de 9.000 dólares la tonelada métrica en la Bolsa de Nueva York al principio de la jornada de este lunes, lo que provocó una subida del 14% para el metal este año y le hizo alcanzar su punto más alto en casi una década. Pero es demasiado pronto para hablar con asombro de un nuevo superciclo de materias primas.

Los superciclos son mercados alcistas prolongados con un gran componente de materias primas, como el que hubo desde finales de los años noventa hasta 2010. El cobre se recuperó rápidamente tras la crisis de 2008 y no alcanzó su pico hasta principios de 2011. Pero es poco probable que las condiciones favorables que lo sostuvieron entonces se repitan —especialmente en China—. Durante ese auge del precio del cobre tras la crisis financiera, China inició lo que pudo ser la ampliación más voraz de la actividad constructora de su historia: la cantidad de superficie inmobiliaria sobre la que se empezó a construir creció más de un 40% en 2010. En 2011, las nuevas construcciones inmobiliarias eran más del doble que las de 2007.

[Consulte la cotización de las materias primas aquí]

Hay pocas posibilidades de que se repita ese rendimiento ahora. La recuperación china debe más a su casi erradicación del covid-19 durante la mayoría de 2020 que a los estímulos sin límite vistos en EEUU y otras economías desarrolladas. De hecho, la masa monetaria M2 en China creció más lentamente el año pasado que la de EEUU, la eurozona, Reino Unido o Japón. El Gobierno está preocupado por el apalancamiento de las grandes empresas inmobiliarias, y por los hogares en general, y no permitirá otro aumento de la construcción originado por la deuda. Tampoco es probable que haya un auge de inversión en infraestructuras por encima de lo que se predijo antes de la pandemia.

Hay factores alcistas legítimos a largo plazo para algunas materias primas, incluido el cobre. El metal se utiliza en los vehículos eléctricos e híbridos. Pero eso no explica por qué el precio del cobre está un 45% por encima de sus niveles prepandemia, cuando ya se conocían sus aplicaciones a largo plazo —ni por qué se está fortaleciendo junto al petróleo, que desde luego no se beneficiará de un futuro más descarbonizado—.

Foto: EC.

Una brecha de suministro a corto plazo es una explicación más lógica para los crecientes precios, y analistas de Goldman Sachs indican que la escasa producción de cobre podría continuar, en parte debido a los confinamientos en Perú. Pero ese desequilibrio no durará para siempre. La imagen es distinta en otras materias primas. El aumento de los precios del petróleo, por ejemplo, que han vuelto prácticamente a sus niveles prepandemia, parece más razonable.

Si el argumento alcista para el cobre, el níquel y el cinc consiste simplemente en una combinación de desequilibrios entre la oferta y la demanda y flujos de capital volátil en lugar de alguna razón de fondo por la que el cobre haya aumentado su valor un 45% respecto a su nivel prepandemia, está bien. Pero, si ese es el caso, los compradores deberían ser honestos consigo mismos sobre lo rápido que pueden invertirse dichas subidas a medida que las posiciones especulativas desaparecen. Sin una mejor justificación del repunte, puede que este no sea sostenible.

El precio del cobre se disparó a más de 9.000 dólares la tonelada métrica en la Bolsa de Nueva York al principio de la jornada de este lunes, lo que provocó una subida del 14% para el metal este año y le hizo alcanzar su punto más alto en casi una década. Pero es demasiado pronto para hablar con asombro de un nuevo superciclo de materias primas.

Materias primas Pandemia Cobre
El redactor recomienda