Es noticia
Menú
Las aerolíneas mantienen la velocidad de crucero pese a la tragedia
  1. Mercados
  2. Inversión
ACCIDENTE DE AVIÓN EN FRANCIA

Las aerolíneas mantienen la velocidad de crucero pese a la tragedia

Los inversores hacen punto y aparte tras el pánico inicial por el accidente de avión en Francia y vuelven a apoyarse en los fundamentales de las aerolíneas para comprar

Foto:

Si hay dos factores que caracterizan a la bolsa y que ayer se pusieron de manifiesto con el accidente de avión en Francia que le ha costado la vida a 150 personas es que, primero, detrás de los números de la pantalla hay personas y, por tanto, existe un fuerte factor emocional en los movimientos de mercado y, segundo, que al fin y al cabo todo es una cuestión dinero, por muy trágicas que sean las circunstancias en ese momento.

Así, nada más conocerse que la aeronave de la compañía low-cost Germanwings, que realiza la ruta Barcelona-Düsseldorf (Alemania) se había estrellado en los Alpes, todo el sector, que venía manteniendo durante toda la mañana buen tono, giraba a la baja y comenzaba a caer a plomo con Lufthansa (ver cotización), matriz de la empresa que operaba el avión siniestrado, a la cabeza hundida cerca de un 6% presa del pánico inversor.

Sin embargo, este ha sido el precio de la incertidumbre y una vez se han ido conociendo las informaciones, se ha descartado cualquier tipo de atentado y que todo ha resultado ser un fatal accidente, los inversores han vuelto a lo suyo: rentabilidad. Buena parte de estas aerolíneas consiguieron cerrar ayer con subidas en sus cotizaciones y este miércoles siguen a lo suyo, esto es subiendo en el parqué con permiso de Lufthansa, que retrocede otro 1% hoy tras el 1,5% de ayer. En el caso de IAG (ver cotización) que ayer sumó un 3,6% hoy repunta otro 1% y Air France (ver cotización) que subió un 2,9% hoy se deja un 0,8%. En el caso de las compañías europeas de bajo coste que cotizan en bolsa como Ryanair (ver cotización) suma un 2,1%, o Easyjet (ver cotización), que se anota un 0,1%, y eso a pesar de que siempre que ocurre un suceso de estas características se especula con las medidas de seguridad de estas empresas y se desata una oleada de miedo por parte de los pasajeros.

Luz al final del túnel

"El miedo es algo muy puntual.... por muy duro que suene, se cae un avión y la gente sigue volando", explica Ivan Sanfelix, analista de Renta 4. "El tráfico aéreo tiene una demanda inelástica y la gente no varía sus planes. Prueba de ello es la subida de hoy en bolsa al final", asegura.

Y es que detrás de las aerolíneas hay una serie de fundamentales que apoyan el comportamiento que vienen mostrando sus acciones y que en los últimos seis meses se traduce en una subida media del sector en Europa del 38,7%. De hecho, compañías como IAG o Air Lingus se han disparado desde el pasado mes de octubre, tras la corrección de las bolsas, más de un 60%, Ryanair acumula una rentabilidad del 58% y Easyjet del 43%. Las más rezagadas son Lufthansa, con un repunte del 5% y Air France, del 3%.

Esto es así porque el sector está viviendo un momento dulce en el que los astros se han alineado a su favor. Por un lado, "se está experimentando un crecimiento del tráfico aéreo muy elevado gracias a la recuperación en Europa y en Estados Unidos, aunque en este caso la mejora económica está ya consolidada", asegura Sanfelix. No en vano, uno de los sectores cíclicos por excelencia es, precisamente, del que estamos hablando, y tras varios años malos o muy malos, -desde la crisis financiera de 2008 no ha levantado cabeza- las aerolíneas comienzan a ver la luz al final del túnel.

El desplome del crudo, viento de cola

Una circunstancia que se está trasladando a su cuenta de resultados, que está recogiendo los frutos de la mejora del pasajeros y los importantes sacrificios llevados a cabo durante los peores años de la recesión en lo que a reducción de costes se refiere. De hecho, más a más, las aerolíneas tuvieron que enfrentarse a la crisis con unos precios de petróleo elevados y ahora el desplome del crudo, más de un 50% desde junio, está sirviendo de viento de cola para estas compañías que por fin se están beneficiando de un combustible más barato.

Y las perspectivas son todavía mejores. Según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA por sus siglas en inglés), el beneficio de toda la industria alcanzará los 25.000 millones de dólares en 2015 frente a los 19.900 millones obtenidos en 2014. Además, estima que las aerolíneas ganarán 7,08 dólares más por pasajero, lo que supone un 17,9% más que hace un año. A esto hay que sumar un aumento esperado de los volúmenes de carga y de pasajeros del 7%, por encima del crecimiento medio de las últimas dos décadas.

IAG, entre las favoritas del mercado

En este sentido, desde Goldman Sachs hacen especial hincapié con la recuperación del sur de Europa como consecuencia de "el impacto positivo de las condiciones de financiación más laxas y el menor precio del petróleo". Así, para España proyecta un incremento de los volúmenes de cargo del 7% interanual y del 9% del tráfico de naves. No es de extrañar, por tanto, que la española IAG se encuentre entre las favoritas del mercado.

De hecho, a pesar de la carrera que se ha pegado el valor en bolsa, el consenso de los analistas todavía le otorgan un potencial medio de subida del 7,7% y un 75% recomiendan comprar. Es el caso de Citi, con un precio objetivo en los 8,6 euros tras elevarlo después de conocer los resultados correspondientes a 2014 de la aerolínea española el pasado mes de febrero.

El beneficio operativo de IAG de 1.390 millones de euros batió las expectativas de la firma de análisis y del propio mercado y resultó ser un 80,5% mayor que en 2013. También en consejo "comprar" se encuentran Lufthansa y Ryanair, mientras que la escandinava SAS Citi la tiene en "neutral" y Air France en "vender" al presentar todavía problemas de sobrecapacidad y por el impacto del efecto divisa en sus cuentas.

Si hay dos factores que caracterizan a la bolsa y que ayer se pusieron de manifiesto con el accidente de avión en Francia que le ha costado la vida a 150 personas es que, primero, detrás de los números de la pantalla hay personas y, por tanto, existe un fuerte factor emocional en los movimientos de mercado y, segundo, que al fin y al cabo todo es una cuestión dinero, por muy trágicas que sean las circunstancias en ese momento.

Lufthansa Renta variable
El redactor recomienda