según bank of america merrill lynch

Las tendencias que pueden transformar el futuro de la inversión a partir de este año

El presente año puede marcar un antes y un después en los mercados. Hay una serie de tendencias que conviene tener muy en cuenta

2015 puede ser un año clave para el devenir de los mercados. Así al menos lo piensa uno de los bancos más importantes del mundo, Bank of America Merrill Lynch (BoAML), que ha recopilado una serie de tendencias que pueden cambiar el mundo a partir de este mismo año.

En primer lugar, la entidad se refiere al nivel de crecimiento que está teniendo la economía americana en términos nominales en los últimos años frente a su media histórica. En el gráfico a continuación se ve muy bien cómo, a pesar de que se habla de la fortaleza de la economía USA, si se compara con el siglo pasado, el potencial de crecimiento es mucho menor. 

En concreto, la media de crecimiento nominal del PIB fue del 3,5% en los últimos siete años, por debajo de la media del 6,6% anterior a ese periodo. 

Otro aspecto muy relevante es el nivel de inflación en América. Merrill Lynch avisa de que es "extremadamente" baja en comparación con los estándares históricos, que pueden verse en el gráfico siguiente. Los niveles son los más bajos desde los 60, pero este no es un fenómeno exclusivo de EEUU, pues como bien apunta el banco, la inflación es muy baja en todo el mundo.

Y tras la baja inflación... la deflación. Uno de los principales miedos que recorre los mercados, sobre todo en Europa y Japón, algo que ha supuesto un verdadero cambio para la política monetaria (el Abenomics y el nuevo QE en Europa son un buen ejemplo de ello).

Esta circunstancia ha inundado el mercado de liquidez y ha impactado de forma directa en el balance de los bancos centrales. En este aspecto, hay un gráfico que asusta, el cual ya adelantábamos el martes en Los mercados en directo. Se trata del efecto que el Q1, el Q2 y el Q3 ha tenido en el balance de la Reserva Federal.

Desde la quiebra de Lehman, los bancos centrales han recortado los tipos de interés 550 veces. Cifra concluyente donde las haya que Merrill Lynch precisa un poco más: esto supone que se ha realizado una rebaja de tipos una vez cada tres días. El banco destaca que en muchas economías los tipos de interés no tienen precedentes, como es el caso de Inglaterra. En 300 años, el Banco de Inglaterra no había puesto los tipos tan bajos como ahora (al 0,5%), tal y como se aprecia en la imagen.

Pero este exceso de liquidez no sólo ha provocado descensos en los tipos de interés, también ha disparado a las bolsas. Como puede verse en el siguiente gráfico, la bolsa americana no ha hecho más que subir y subir en los últimos años. De hecho, el Dow Jones está en máximos históricos, mientras que el bono USA a diez años está en niveles de los años 50.

Y como es lógico, el reflejo de esta subida libre está en la capitalización del mercado americano, que es la más alta de la historia -19,4 billones de dólares-.

Por otro lado, la entidad apunta a otro aspecto fundamental que todo inversor debe tener en cuenta: el exceso de deuda pública acumulado sigue siendo un fenómeno global. Como ejemplo, BoAML pone a Italia, cuyo nivel de deuda estatal está en máximos de los años 40.

Este contexto económico viene aderezado por una serie de riesgos geopolíticos que no dejan indeferente al mercado. Rusia y Ucrania, China y Japón o el auge de ISIS en Oriente Medio son los conflictos que más preocupan... mientras que el tamaño del ejército estadounidense es el más bajo desde la Segunda Guerra Mundial.

La demografía, por su parte, también presenta una tendencia preocupante. Aunque cada vez hay más personas en el mundo, la población es cada vez más vieja. Según Merrill Lynch, para 2050 se estima que haya 2.000 millones de personas con una edad de 60 años o más.

Pero si hay algo que va a cambiar el futuro de los mercados (si es que no lo ha hecho ya) es la tecnología. Como indica la entidad, la tecnología sigue y seguirá innovando muchas industrias, mejorando la productividad, reduciendo costes y empujando la actividad económica. El auge de la tecnología es imparable, pues en 2003 había 500 millones de aparatos conectados en todo el mundo y para finales de este año se estima que sean 7.200 millones. En 2050, las previsiones apuntan a 50.000 millones de dispositivos, es decir, seis por persona.

Inversión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios