Es noticia
Menú
Draghi naufraga en la primera ronda de liquidez para revivir el crédito empresarial
  1. Mercados
  2. Inversión
los bancos solo piden 82.600 millones

Draghi naufraga en la primera ronda de liquidez para revivir el crédito empresarial

Las entidades financieras han pedido al BCE menos dinero del previsto en la primera de ronda de liquidez orientada a reactivar el crédito en la Eurozona

Foto:

La primera ronda de financiación con la que el Banco Central Europeo (BCE) pretende resucitar el crédito en la Eurozona ha decepcionado. Los pronósticos contemplaban que los bancos le iban a pedir a la institución monetaria entre 110.000 y 150.000 millones de euros en esta inyección inicial del programa de financiación condicionada a largo plazo, conocida por sus siglas TLTRO. Pero no ha llegado a tanto. La demanda se ha limitado a que 255 entidades le han solicitado 82.600 millones de euros.

Aunque esta operación contará con una segunda parte en diciembre, en la que los bancos podrán acudir a por financiación en las mismas condiciones, la decepción mete presión a la estrategia diseñada por el presidente del BCE, Mario Draghi. Su pretensión consiste en que con estas rondas iniciales del TLTRO y su prolongación durante 2015 y 2016 y con los programas de compras de deuda -que responden a las siglas CBPP y ABSPP- que pondrá en marcha en octubre creará al menos 1 billón de euros nuevo -es decir, neto- en la economía. El flojo resultado de la prima ración del TLTRO complica ese objetivo y le puede obligar a pisar el acelerador tanto en la compra de deuda privada como en la posibilidad de tener que ampliar el punto de mira para introducir incluso deuda pública.

Con estas dos rondas iniciales -la de septiembre y la de diciembre- del TLTRO, el BCE aspiraba a suministrado a los bancos 400.000 millones de euros. Tras este primer resultado, la de diciembre debería triplicar la primera ronda para alcanzar las expectativas planteadas por Draghi. "Siempre se puede aplazar la decisión de pedir a diciembre. En diciembre se debería pedir mucho más", asegura José Luis Martínez Campuzano, estratega jefe de Citi en España.

Fuentes del mercado también reconocen que, a la espera de lo que ocurra en diciembre, este primer resultado manifiesta que "sobra mucho dinero". Es decir, que no es cuestión de liquidez. Los últimos datos ofrecidos por el BCE, correspondientes al 17 de septiembre, reflejan que en el sistema bancario existe un excedente de liquidez de 93.000 millones de euros.

Sin que los bancos tengan problemas en este sentido, la sensación es que el BCE se expone a que el TLTRO apenas genere financiación neta y solo sirva para refinanciar los vencimientos de los programas especiales de financiación que la institución activó en el pasado. En este sentido, los bancos tienen pendiente devolver en torno a 350.000 millones de euros hasta finales de febrero provenientes de los programas de financiación bancaria a largo plazo (LTRO) que el BCE lanzó entre finales de 2011 y comienzos de 2012.

Si las rondas de financiación bancaria no bastan para crear 1 billón de euros y engordar el balance del BCE hasta los 3 billones de euros pretendidos por Draghi, el banquero italiano tendrá que convencer a los miembros del Consejo de Gobierno de la entidad para ir más lejos con las restantes medidas extraordinarias. "Sigo pensando que el BCE debería tomar decisiones de crédito (comprar activos) y limitar las operaciones de liquidez", sostiene Martínez Campuzano. Y añade: "La compra de titulizaciones es un primer paso. Aunque por fuerza, debido al reducido tamaño del mercado, no será tampoco muy importante en magnitud. Se queda pendiente la compra de deuda pública, quizás a principios del próximo año".

El resultado de la primera ronda del TLTRO contrasta rotundamente con el balance de su antecesor más próximo, la primera ronda del LTRO que el BCE, también bajo la batuta de Draghi, convocó en diciembre de 2011. Entonces, acudieron a la ventanilla del BCE 523 entidades que le pidieron 489.600 millones de euros.

Pero es que tanto el contexto como el propio diseño de los programas es muy distinto. Con los mercados más cerrados que ahora, el BCE abrió en 2011 su ventanilla para proporcionar financiación a un plazo de tres años con el propósito de saciar las necesidades de liquidez de los bancos y evitar tensiones en este terreno. Como en ese momento las dificultades para financiera eran reales, las entidades acudieron en masa. Primero pidieron esos 489.200 millones y luego, en febrero de 2012, otros 529.500 millones. En total, por tanto, más de 1 billón de euros. ¿A qué lo dedicaron luego? Aunque el BCE aspiraba a que lo usaran para reactivar el crédito, lo emplearon en gran medida para rentabilizarlo mediante la inversión en deuda pública.

Ahora, los préstamos del TLTRO pueden tener una vida de hasta cuatro años -vencerán en 2018- y están orientados a que los bancos reactiven el crédito, puesto que el BCE vincula los préstamos al dinero que a su vez los bancos han prestado a las empresas no financieras y a las familias -excluyendo los créditos hipotecarios-. Al ligar el acceso a esta nueva vía de financiación con los préstamos que conceden los bancos a la economía real, el BCE pretende estimular la resurrección del crédito y aseguró que hará lo posible posible para evitar que se utilice para invertir en activos como deuda pública.

La primera ronda de financiación con la que el Banco Central Europeo (BCE) pretende resucitar el crédito en la Eurozona ha decepcionado. Los pronósticos contemplaban que los bancos le iban a pedir a la institución monetaria entre 110.000 y 150.000 millones de euros en esta inyección inicial del programa de financiación condicionada a largo plazo, conocida por sus siglas TLTRO. Pero no ha llegado a tanto. La demanda se ha limitado a que 255 entidades le han solicitado 82.600 millones de euros.

Subasta Préstamos
El redactor recomienda