Es noticia
Menú
Gil Marín tiene un plan (no solo inmobiliario) para vender el Atlético de Madrid
  1. Mercados
  2. Ibex Insider
IBEX INSIDER

Gil Marín tiene un plan (no solo inmobiliario) para vender el Atlético de Madrid

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones y movimientos. Ibex Insider ofrece pistas para entender a sus protagonistas

Foto: Foto: EC.
Foto: EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Con mucha deuda (600 millones) y muchas ampliaciones de capital (dos en cinco años), podría decirse que la empresa Atlético de Madrid S. A. bordea la ruina a pesar de su última década deportiva gloriosa. Sin embargo, el valor del 'holding' futbolístico controlado y dirigido por Miguel Ángel Gil Marín desde 2004 continúa creciendo a tenor de los precios que los inversores han ido pagando por entrar en su capital. La llegada del gigante chino Wanda (2014) fijó un valor de 225 millones. Más tarde lo hizo el israelí Quantum (2017), a una referencia de 333. Y el último en marcar precio fue el fondo Ares (2021), cuya inversión elevó a 480 la estimación del club.

A la luz de estos múltiplos, más propios de una compañía 'growth', el consejero delegado ha conseguido que su fortuna futbolística se revalorice un 50% desde 2014, a pesar de ver cómo su participación en el Atlético de Madrid se ha diluido casi a la mitad (mantiene solo un 35%). Miguel Ángel Gil es rico de la lista española de 'Forbes' desde el año pasado, al atribuirle una fortuna de 400 millones, casi la mitad de la cual puede asignarse a su parte en el club. Y todo sin haber cedido el control, pues, junto al presidente Enrique Cerezo, tiene la mayoría (65,1%) del vehículo (Atlético Holdco) que a su vez detenta la participación mayoritaria de la institución colchonera (70,4%).

Esta carrera de valor alcanzó un nuevo hito la semana pasada, cuando el Atlético de Madrid presentó su proyecto para desarrollar su futura ciudad deportiva. El plan tiene un subyacente inmobiliario innegable, como demuestra la asociación con la promotora Civitas Pacensis, nuevo propietario del nombre del estadio para los próximos 10 años, interesada a unirse al club colchonero para participar en la operación. Esta vez, el pelotazo no tiene que ver con la reclasificación de suelos, como ocurrió con la permuta de terrenos del viejo estadio Vicente Calderón (salvada por el Tribunal Supremo) o el máximo exponente de la ciudad deportiva del Real Madrid.

Foto: Estadio del Atlético de Madrid, futuro Civitas Metropolitano. (EFE/Chema Moya)

El Atleti ha conseguido que el Ayuntamiento de la capital, ocupado por el reconocido colchonero José Luis Martínez-Almeida, invitado habitual del presidente Cerezo para compartir citas gastronómicas desde que es regidor de Madrid, le agracie con una concesión a 75 años para los 200.000 metros cuadrados de terrenos adyacentes al nuevo estado Civitas Metropolitano. Para desarrollar el potencial de negocio de esos activos, los colchoneros estiman una inversión de 200 millones de euros, un esfuerzo que el israelí Idian Ofer decidió limitar, pues dejó sin cubrir su parte en la última ampliación de capital (60 millones), diluyéndose hasta el 27,8% del accionariado.

En las últimas semanas, Gil Marín ha estado en Londres para verse con Quantum y Ares, sus accionistas de referencia, para tratar los planes de futuro, al margen del nuevo proyecto (inmobiliario) del Atlético de Madrid. Según fuentes de su entorno, este plan (un centro de alto rendimiento, seis campos de fútbol, un gimnasio, una residencia para jugadores y un "miniestadio" con capacidad para 6.000 espectadores) dotará al club de las infraestructuras deportivas necesarias para compararse con otros europeos cotizados (desde la Juventus FC al Olympique Lyonnais), maximizando así el valor capaz de construir en torno a la marca más allá de los éxitos deportivos.

Al Atlético de Madrid solo le falta una pieza para completar el sueño de su consejero delegado. Los colchoneros tienen ya un equipo en Canadá (Atlético Ottawa) y otro en México (Atlético de San Luis), donde compiten en las respectivas competiciones profesionales de fútbol (los equivalentes a Primera División). Sin embargo, la pieza para completar el puzle internacional está en Estados Unidos, donde por precio resulta ya imposible comprar una franquicia de la Major League Soccer (MLS), compuesta por 28 equipos entre las conferencias Este y Oeste, y que llegará a 30 referencias el próximo año (el mismo número que en la NBA). Aun así, el plan sigue sobre la mesa.

Foto: EC.

A punto de cumplir 60 años, el hijo del expresidente Jesús Gil y Gil se ha consolidado como gestor de éxito. A título personal, acapara cargos de poder tanto a nivel doméstico (vicepresidente de LaLiga) como internacional (único español en la ejecutiva de la Asociación Europea de Clubes). Esa experiencia le ha hecho referente para los inversores en el fútbol español, como los nuevos dueños del Real Zaragoza, entre los que figura Joseph Oughourlian (Amber Capital), con quien comparte abogado de cabecera (Pablo Jiménez de Parga) y pasado en el Racing Club de Lens, a los que asesora y presta jugadores (Simeone, Mollejo) y técnicos atléticos (Emilio Cruz, Mariano Aguilar).

MAG ha confesado a sus allegados que cada vez está más cerca su final como primer ejecutivo, que culminará con la venta del Atlético de Madrid. Ese contador se puso ya en marcha con la entrada del fondo Ares, aunque estuvo a punto de cristalizar años atrás, ante el interés de la firma CVC por hacerse con el equipo rojiblanco. Uno de los mejor colocados es el propio Quantum, interesado en asumir el rol de accionista de referencia en alianza con otros inversores. La coyuntura existente, con dinero profesional interesado en grandes marcas continentales, garantiza al Atleti más de un pretendiente. Más difícil será que el club pueda volver a sus socios mediante una salida a bolsa.

Con mucha deuda (600 millones) y muchas ampliaciones de capital (dos en cinco años), podría decirse que la empresa Atlético de Madrid S. A. bordea la ruina a pesar de su última década deportiva gloriosa. Sin embargo, el valor del 'holding' futbolístico controlado y dirigido por Miguel Ángel Gil Marín desde 2004 continúa creciendo a tenor de los precios que los inversores han ido pagando por entrar en su capital. La llegada del gigante chino Wanda (2014) fijó un valor de 225 millones. Más tarde lo hizo el israelí Quantum (2017), a una referencia de 333. Y el último en marcar precio fue el fondo Ares (2021), cuya inversión elevó a 480 la estimación del club.

Atlético de Madrid Ibex Insider Miguel Ángel Gil Marín
El redactor recomienda