¿Solo invierte en su pensión a final de año? Pues compra más caro y gana menos dinero
  1. Mercados
  2. Finanzas personales
INSISTEN EN LA NECESIDAD DE ASUMIR MÁS RIESGO

¿Solo invierte en su pensión a final de año? Pues compra más caro y gana menos dinero

La estacionalidad de los planes de pensiones perjudica a los ahorradores, que invierten casi un 4% más caro que el resto del año, según un estudio de Abante

placeholder Foto:

Ahorrar con vistas a la jubilación. No es una opción, empieza a ser un requisito indispensable paragarantizar un mínimo poder adquisitivo después de la etapa laboral. Sin embargo, los hábitos de ahorro en planes de pensionesno siempre son los más recomendables (consulte aquí los mejores productos de cada categoría). Según el último informe realizado por Abante Asesores, aquellas personas que sólo realizan aportaciones para su jubilación en diciembre están haciéndolo casi cuatro puntos porcentuales más caro que si las efectuaran durante el resto de meses del año. Estos datos, extraídos a partir de los precios medios de cierre anuales y de diciembre, arrojan una pérdida de rentabilidad evidente para unos partícipes que suelen dejarse llevar por las campañas de final de año de las entidades.

Abante, que a través de su estudio retrata la industria de los planes de pensiones con sus luces y sombras, insiste en la necesidad de realizar ingresos periódicos a lo largo del año para optimizar la inversión. Otro de los puntos que subraya es la necesidad de que los partícipes asuman riesgos en su inversión y, para ello, no hay más camino que tomar posiciones en renta variable, un activo “despreciado” en opinión de estos asesores.

Según apuntan los últimos datos de Inverco, casi un 60% de los planes contratados en España están referenciados a renta fija (consultar gráfico adjunto). “En los próximos años y en el marco actual, la rentabilidad esperada para estos productos es cercana a cero. Por ello se impone la necesidad de que los inversores replanteen la elección de los planes que les ayudarán a lograr sus objetivos”, señalan desde Abante. El contraste entre los planes de pensiones vinculados a renta fija y variable sigue siendo evidente, con un 59% del patrimonio bajo gestión vinculado a los primeros, un 26% a los segundos y un 18% a aquellos que invierten en activos del mercado monetario.

“Un inversor que empiece a ahorrar con 45 años y destine 10.000 euros anuales con la expectativa de gastar 20.000 euros anuales tras los 67 años puede encontrarse con un problema”, aseguran los expertos. En este punto el retorno esperado de los activos que escoja pasan a ser clave. “Si invierte en productos de baja rentabilidad (un 2% de media anual) obtendrá, además de lo que ahorre, unos rendimientos de 82.000 euros. Con sus pretensiones de gasto tras su etapa laboral se quedaría sin ahorro a los 80 años”, afirman.

Frente a este escenario, si el ahorrador escoge un producto que implique mayor riesgo, pero que genere un rendimiento medio del 6% -en un entorno de inflación media del 2%- podrá obtener unos intereses de 287.000 euros, que le permitiría estirar su ahorro hasta los 95 años. En este sentido, desde Abante creen que los inversores deben modificar sus criterios a la hora de elegir sus productos y desechar la idea de que “sólo son válidas aquellas opciones en las que pesan exclusivamente los criterios fiscales y la huída de todo riesgo”. Los últimos datos de VDOS Stochastics apuntan a que sólo un 30% de los productos de ahorro previsión tienen exposición a renta variable

Otro de los aspectos que estos asesores insisten en subrayar es la necesidad de adelantar el comienzo del ahorro para complementar una posible pensión pública en el futuro. En concreto, el umbral que manejan desde Abante son los 30 años, frente a los 45 a los que buena parte de los ahorradores comienzan a contratar algunos de estos productos.

Uno de los mayores escollos para los planes de pensiones, en opinión de los asesores de Abante, es que, hasta el momento, los planes han sido prácticamente ilíquidos (sólo se podían rescatar en caso de jubilación, fallecimiento, dependencia, incapacidad o supuestos especiales como desempleo de larga duración o desahucio).

Pensiones Rentabilidad Jubilación Renta variable Renta fija Precios Patrimonio Rendimiento Finanzas
El redactor recomienda