Es noticia
'Winter is coming': la mejora de la actividad económica en Europa apunta a espejismo
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Sorpresa del PMI en noviembre

'Winter is coming': la mejora de la actividad económica en Europa apunta a espejismo

Pese a un inesperado repunte de la actividad empresarial en noviembre, todas las señales apuntan a que el deterioro de la economía europea se intensificará en los próximos meses

Foto: Foto: EC.
Foto: EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Corren tiempos de desesperanza para la economía europea. El brusco resurgimiento del coronavirus en Europa Central, que está dando pie a situaciones que se creían desterradas de la realidad sanitaria continental, se ha presentado en las últimas semanas como la última de una serie de desdichas que amenazan con trocar la euforia que impregnaba los discursos sobre la recuperación hace tan solo unos meses en una nueva oleada de sinsabores.

En esas circunstancias, los datos de la encuesta PMI conocidos este martes pueden observarse como una especie de oasis en el desierto económico del otoño europeo que mitigue los peores presagios. Pero eso sería decantarse exclusivamente por la versión optimista de la situación. La realista es otra.

Foto: Fábrica de Seat en Martorell.

Después de varios meses a la baja, la lectura preliminar de la actividad económica en Europa en noviembre reflejó un inesperado repunte en noviembre, elevando la situación del sector de servicios a su mejor nivel en tres meses y con un llamativo incremento de los ritmos de contratación.

“Es alentador que los crecientes vientos en contra de los problemas de la cadena de suministro y el aumento de los precios no hayan impedido que la economía mantenga un ritmo de crecimiento decente”, observa al respecto Bert Colijn, economista sénior de ING, en una nota publicada tras conocerse estos datos.

Pese a un dato actual mejor de lo esperado, las cifras de confianza sufren un derrumbe

Sin embargo, en el mejor de los casos, las cifras de la encuesta PMI ofrecen la imagen de un vaso medio lleno, en el que se siguen vertiendo dificultades que hacen difícil imaginar que la mejora experimentada en noviembre pueda tener continuidad en los próximos meses. El derrumbe de la confianza de los empresarios, en pleno impacto de los problemas de suministros, el repunte de la inflación y la nueva ola del covid así parecen señalarlo.

“No es de sorprender, dada la combinación de los retrasos en el suministro, los intensos aumentos de los costes y la renovada preocupación por el covid-19, que el optimismo se haya desplomado hasta su mínima desde enero de este año, aumentando los riesgos a la baja a corto plazo para la economía de la zona euro”, apunta Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit, la consultora responsable de la encuesta.

Con dificultades para hacer frente a sus pedidos, a causa de la escasez de insumos, y soportando un incremento de los costes sin precedentes en varias décadas, poco tiene de sorprendente que la situación que atisban en adelante los empresarios europeos sea cualquier cosa menos alentadora.

Foto: La vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño. (EFE/Huesca)

No en vano y pese al repunte de noviembre, el promedio del último trimestre ya apunta a una considerable desaceleración frente al anterior y los expertos auguran un deterioro adicional en el mes de diciembre, con el freno añadido de las restricciones por el coronavirus. “Aunque fue un poco sorprendente que el aumento de las infecciones por covid y el endurecimiento de las restricciones asociado aún no hayan afectado al sector de servicios, es poco probable que siga siendo así dado el deterioro de la situación del covid”, comenta en este sentido Jessica Hind, economista para Europa de Capital Economics.

Todo esto envuelto en el complejo escenario que siguen dibujando la evolución de la inflación, que conduce el índice de precios tanto en servicios como en manufacturas a cotas récord en los registros de la encuesta (que comprenden más de 20 años), evidenciando una creciente presión para que los bancos centrales restrinjan su barra libre de liquidez a los mercados. El aviso emitido este mismo martes por la alemana Isabel Schnabel, miembro del Comité Ejecutivo del BCE, sobre los riesgos al alza de la inflación representa la mejor muestra de la inquietud que se está abriendo paso en el banco central. “Si un miembro del Comité Ejecutivo del BCE llama a los riesgos de inflación ‘sesgados al alza’, esto es una señal clara de que la salida gradual de la política monetaria ultralaxa está a punto de comenzar”, consideran a ING.

Un viraje hacia políticas monetarias más restrictivas se presentaría como un freno más que añadir a una economía europea que, pese a la sorpresa de los PMI publicados este martes, deja poco margen para las celebraciones.

Corren tiempos de desesperanza para la economía europea. El brusco resurgimiento del coronavirus en Europa Central, que está dando pie a situaciones que se creían desterradas de la realidad sanitaria continental, se ha presentado en las últimas semanas como la última de una serie de desdichas que amenazan con trocar la euforia que impregnaba los discursos sobre la recuperación hace tan solo unos meses en una nueva oleada de sinsabores.

Banco Central Europeo (BCE) Inflación Coronavirus
El redactor recomienda