Piedras conocidas en el camino de la recuperación de Indra
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Relevo en la presidencia

Piedras conocidas en el camino de la recuperación de Indra

La renovada confianza en el proyecto de Indra se tambalea ante las evidencias de injerencias del Gobierno y las dudas sobre una posible oferta por ITP

Foto: EC.
EC.

Nadie accede ni abandona la presidencia de Indra sin el beneplácito del Gobierno de turno, pero la salida de Fernando Abril-Martorell para dejar paso a Marc Murtra ha encendido las alarmas del mercado. Si la entrada de Abril-Martorell en 2015 se recibió con subidas de casi el 20% en bolsa, el movimiento que comenzó el pasado viernes se ha traducido en una caída de las acciones que ronda el 12% en menos de dos sesiones.

Esto ha truncado la buena racha en los últimos seis meses del valor, que desde octubre había sumado ganancias cercanas al 60%. El abanico de recomendaciones favorables por parte de los analistas supone un reconocimiento del buen posicionamiento alcanzado por un grupo que en los últimos años ha sufrido también travesías por el desierto de los mercados.

Foto: Fernando Abril-Martorell. (EC)

Un buen desempeño comercial durante la pandemia, con crecimiento de la cartera de pedidos a cotas récord, en torno a los 5.300 millones de euros; elevadas perspectivas de crecimiento, impulsadas en buena medida por su división de Defensa (con estimaciones de crecimientos de beneficios en torno al 20% entre 2022 y 2023), que deberían ayudar al grupo a superar ya este año los resultados previos a la pandemia, y el rápido desapalancamiento de la compañía, apoyado en un estricto programa de reducción de costes, han sido los pilares que han favorecido la reconstrucción del optimismo en torno al grupo en los últimos meses. Unos progresos que ahora se consideran en peligro.

Entre las firmas de análisis que han rebajado su recomendación sobre Indra, tras conocerse los planes de relevo, se encuentra Alantra. "Por un lado, nuestra opinión positiva sobre Indra se basaba en nuestra confianza en la capacidad de la dirección para seguir reestructurando, reposicionando y cumpliendo (que ahora se ha debilitado), mientras, por otro lado, pensamos que el riesgo de una mayor 'intervención' del Gobierno en la empresa y de un desalineamiento entre sus intereses y los de los accionistas minoritarios es significativo y una gran preocupación", sostienen en un informe publicado este lunes.

El hombre llamado a ocupar el asiento de Abril-Martorell en Indra viene a azuzar la preocupación por la gestión

El bajo perfil de gestión empresarial de Murtra, el hombre llamado a ocupar el asiento de Abril-Martorell en Indra, viene a azuzar la preocupación por una gestión más llamada a seguir los intereses del Ejecutivo y refuerza la posibilidad de que Indra se meta de lleno en la puja por la compra de ITP Aero, un fabricante de motores aeronáutico con sede en Zamudio (Vizcaya), perteneciente a Rolls Royce.

No puede obviarse que esta fue una opción ya planteada por Indra hace menos de dos años y ante la que el mercado ya se mostró muy poco favorable. De hecho, una de las tardes más negras de la acción de Indra bajo el liderazgo de Abril-Martorell tuvo lugar el mismo día que la compañía admitió su interés en aquella adquisición. El castigo superior al 7% registrado aquel 17 de junio de 2019, que se alargaría durante los dos meses siguientes, hasta superar el 30%, fue una muestra suficientemente contundente del disgusto con que se leía entonces una operación que se entendía como un trago demasiado grande para Indra y con difícil encaje en su 'mix' de negocio.

Nada parece haber cambiado desde entonces. "Es difícil ver el encaje estratégico en la compra de ITP. ¿Qué 'know how' tiene Indra haciendo motores?", cuestiona Manuel Lorente, analista de Mirabaud Securities, quien también observa un riesgo importante en la absorción de una compañía que ahora mismo se valora a precios superiores a la capitalización de la propia Indra.

Foto: Marc Murtra, nuevo presidente de Indra.

Resultaría paradójico, como resalta el propio Lorente, que en un entorno en que todo parece apuntar hacia una creciente digitalización de la economía, una compañía como Indra, especializada los servicios tecnológicos, basara un movimiento transformacional del calado de la compra de ITP, para añadir una nueva área de negocio, en un sector tan vetusto como el de la fabricación de motores para la aviación civil.

"Indra debería reforzar su posicionamiento en el área de ciberseguridad para defensa", defiende, en cambio, el analista de Mirabaud, que, como otras muchas voces, ve oportuno que la compañía apueste por ganar un tamaño que puede ser esencial para afianzar su posición como pilar de la apuesta española por proyectos como el programa paneuropeo FCAS. En ese aspecto podía entenderse el sentido de la reciente aproximación por el grupo alemán Hensoldt. No parece, sin embargo, que el mercado vea en ITP la mejor opción para ganar ese mayor peso. Abril-Martorell ya tuvo tiempo de comprobarlo hace cerca de dos años y el cambio de planes le había servido para recobrar la confianza de los inversores.

Ahora, las injerencias políticas y la apuesta por ITP son dos movimientos que vuelven a surgir en el camino de Indra y que vuelven a llenar de dudas un camino hacia la recuperación que por primera vez en mucho tiempo se mostraba despejado.

Nadie accede ni abandona la presidencia de Indra sin el beneplácito del Gobierno de turno, pero la salida de Fernando Abril-Martorell para dejar paso a Marc Murtra ha encendido las alarmas del mercado. Si la entrada de Abril-Martorell en 2015 se recibió con subidas de casi el 20% en bolsa, el movimiento que comenzó el pasado viernes se ha traducido en una caída de las acciones que ronda el 12% en menos de dos sesiones.

Fernando Abril-Martorell Noticias de Indra
El redactor recomienda