¿Se ha quedado corta Telefónica con el recorte del dividendo?
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Reduce un 25% la remuneración

¿Se ha quedado corta Telefónica con el recorte del dividendo?

La decisión de Telefónica de reducir sus pagos supone un paso en la dirección que venían exigiendo los analistas, pero se queda por debajo de las demandas de estos

placeholder Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

A cualquiera que haya padecido los estragos ocasionados por la acción de Telefónica en los últimos años le sabrá a poco, pero observar a la operadora lucir hoy sobre el parqué con ganancias que rondan el 13% en el año ya representa un giro reseñable. No en vano, la compañía que dirige José María Álvarez-Pallete ha encadenado seis ejercicios consecutivos de pérdidas en bolsa.

Esta renovada vitalidad de las acciones de Telefónica recibió en los primeros instantes de este jueves un nuevo impulso (que se difuminó con el paso de las horas) de la mano de los resultados de 2020. Unas cifras, sin duda, negativas (con un recorte del 13% del oibda), pero menos de lo que los inversores ya habían asumido, con el oibda del cuarto trimestre superando en un 5% las estimaciones del consenso. "Los resultados del cuarto trimestre muestran la solidez de la posición competitiva de Telefónica en sus mercados principales, con un segmento residencial resistente que compensa parte de la actividad perdida en el segmento corporativo, incluso en un contexto de negociación a la baja de clientes convergentes", subrayan en Mirabaud Securities en una nota de análisis tras los resultados.

Foto: Sede de Telefónica. (Reuters)

Pero este mejor rendimiento no ha servido a la compañía para esquivar lo que ya suponía una demanda casi unánime entre las casas de análisis: el recorte del dividendo. Pese a la insistencia con la que el grupo había defendido durante varios trimestres la sostenibilidad de sus pagos —especialmente desde que reactivó el año pasado la fórmula del 'scrip dividend'— la realidad ha acabado doblegando la voluntad del equipo de Pallete, que ha anunciado un tajo del 25% a la remuneración al accionista.

El recorte de los pagos se sitúa por debajo de las demandas más exigentes del mercado

Un movimiento, eso sí, que queda lejos de satisfacer la visión extendida entre los analistas, favorables a un recorte superior, de hasta el 50%, que fuera acompañado de la retirada del 'scrip', que finalmente Telefónica ha decidido mantener en vigor. En opinión de Juan Peña, analista de GVC Gaesco, esta decisión puede leerse como "una señal de Pallete de que no quiere que los analistas e inversores externos controlen su manera de llevar la compañía. Todos le reclamaban bajar a 0,2 y él ha decidido dejarlo en 0,3 euros".

Sin embargo, lo que dista de uno a otro escenario tiene implicaciones para nada insignificantes para la compañía, dado que implica repartir entre los accionistas unos 550 millones de euros más o menos al año. Para un grupo que ha tenido en su elevado endeudamiento uno de sus principales talones de Aquiles en los últimos años y que tiene que abordar en los próximos trimestres inversiones de calado, la cuestión no es baladí y explica que algunos analistas consideren que el recorte ha resultado insuficiente.

Foto: Oficinas de Telefónica en Múnich. (EFE)

Según estos, ajar la remuneración representa un paso doloroso en el que conviene no quedarse corto para evitar tener que reeditarlo en un futuro próximo y recuerdan que con un pago de 0,2 euros el grupo ya estaría ofreciendo una remuneración suficientemente atractiva (de en torno al 5,5%). Y al fin y al cabo, subrayan, contar con un dividendo elevado se ha revelado claramente insuficiente para mantener el interés de los inversores.

Es cierto que el grupo puede confiar en que, al igual que en los dos últimos pagos (en los que el pago en 'scrip' rondó el 66%), la mayor parte de los próximos dividendos no impliquen salida de caja, al ejecutarse mediante el abono de acciones. Pero el progresivo incremento de la base accionarial que esto conlleva representa, además de un lastre al atractivo de sus acciones —por su efecto dilutivo—, una presión a la sostenibilidad futura de estos pagos. Santander es un buen ejemplo de esto.

En cuatro años Telefónica ha visto caer su resultado operativo más de un 24%

En cualquier caso, la diferencia entre asumir el recorte del dividendo anunciado este jueves como suficiente o todo lo contrario debe fundamentarse, obviamente, en las perspectivas que se tengan del negocio. Incluso la abultada deuda del grupo luciría menos inquietante en un entorno favorable para las cuentas de la compañía, pero lo cierto es que, desde hace años, su tendencia se ha mostrado persistentemente negativa. En cuatro años, sus ingresos se han reducido en más de un 17% y su resultado operativo en un 24%.

En su presentación de este jueves, Telefónica ha planteado 2021 como un ejercicio de estabilización de sus principales métricas, poniendo freno al deterioro reciente. La compañía ha dado en los últimos tiempos diversos pasos (integración con Virgin en Reino Unido, adquisiciones en Brasil, desinversiones en geografías y segmentos no estratégicos...) que pese a su aparente lógica no han obtenido el beneplácito esperado de un mercado que se sigue mostrando escéptico sobre la capacidad del grupo para hacer rentable su negocio.

Evidenciar que esas medidas son el inicio del camino hacia unas cifras más sólidas —amén de un balance más saneado— será el reto para la compañía de Álvarez-Pallete que le debe permitir dejar en un segundo plano las discusiones sobre el dividendo y materializar el valor que, después de todo, los analistas siguen apreciando en una compañía a la que otorgan un potencial de revalorización que supera hoy en día el 25%.

A cualquiera que haya padecido los estragos ocasionados por la acción de Telefónica en los últimos años le sabrá a poco, pero observar a la operadora lucir hoy sobre el parqué con ganancias que rondan el 13% en el año ya representa un giro reseñable. No en vano, la compañía que dirige José María Álvarez-Pallete ha encadenado seis ejercicios consecutivos de pérdidas en bolsa.

José María Álvarez Pallete Noticias de Telefónica
El redactor recomienda